Compartir

Dos años después de que se coronara como Mejor director por su trabajo (¿deberíamos decir trabajazo?) en El silencio de los corderos, Jonathan Demme irrumpía de nuevo en la gran pantalla con una nueva adaptación de una novela, esta vez con una tónica totalmente diferente a la de los escritos de Thomas Harris. Se llamaba Philadelphia y fue la “culpable” de darle a Tom Hanks su primer Premio Oscar y de concienciar a toda la sociedad de la realidad del SIDA lejos de falsos estigmas. O, al menos, de toda la realidad que podía conocerse a principios de los años 90.

25 años después de su estreno, Sony Pictures Home Video lanza una nueva edición en 4K Ultra HD que supone una remasterización de la cinta tan brillante como las que nos tiene acostumbrados a ver últimamente la compañía. ¿Y hay algo que pueda ser mejor que un aumento en su calidad de imagen y sonido? Probablemente, sí: La cantidad de extras que acompañan a esta nueva edición y que nos adentran todavía más en cómo se rodó Philadelphia y nos hace comprender la verdadera importancia que tuvo rodar una película como esta en el Hollywood noventero.

LOS EXTRAS

Disponibles con subtítulos en un gran abanico de idiomas para que, al contrario que ocurre con el contenido extra de otras cintas, no perdamos ningún detalle de lo que nos cuentan, el Blu-ray 4K Ultra HD de Philadelphia abre su contenido extra con la posibilidad de ver la película acompañada de los comentarios de su director y de Ron Nyswaner, guionista. Poder disfrutar una vez más de esta cinta sabiendo todo lo que se les pasaba por la cabeza en esos momentos a dos de sus principales responsables consigue llevar la experiencia de visionado a otro nivel totalmente apto para fans

  • Nuevo teaser de (RED) y Coca-cola con entrevistas a Tom Hanks y Denzel Washington: La organización creada por el cantante Bono para acabar con el SIDA en el pueblo africano cuenta con la colaboración de Coca-cola desde 2011. Fruto de esta colaboración, y para demostrar los grandes avances que se han hecho en la lucha contra el SIDA desde el estreno de la cinta, surgió el documental La última milla (disponible gratuitamente aquí), que cuenta con colaboración de parte del equipo de la película y del cual esta edición de Philadelphia nos muestra un pequeño teaser. 
  • Escenas eliminadas: Nada más y nada menos que seis son las escenas que se quedaron fuera del metraje final de Philadelphia (que ya era de prácticamente 2 horas de duración) y que ahora podemos recuperar gracias a su nueva edición doméstica. Cómo fue la deliberación del juzgado, terapias que Andy intentó para recuperarse o conversaciones entre Andy y Joe son algunas de las sorpresas que este contenido adicional nos tiene preparadas. 
  • Entrevistas e imágenes de la manifestación en el Tribunal: Ahora nos parece algo descabellado (o, al menos, eso es lo que queremos creer) pensar que haya gente que trata a los enfermos de SIDA como personas que “se lo han buscado” y a quienes prefieren ni siquiera acercarse, pero la sociedad de los 90 estaba todavía llena de desconocimiento sobre la enfermedad y las leyendas sobre la misma campaban a sus anchas. Por eso no es de extrañar que hubiese diversidad de opiniones, y todas ellas se nos muestran en este contenido adicional que nos enseña cómo fue la manifestación a la salida del juzgado del personaje interpretado por Tom Hanks y qué pensaban las personas presentes en ella. 
  • Documental Un pie en una piel de plátano, el otro en la tumba: Este documental de algo más de una hora de duración, y que ya pudimos ver en otras ediciones de la cinta, nos cuenta cómo es el día a día del enfermo de SIDA. Estuvo producido por el propio Jonathan Demme, a quien más adelante podemos oír hablar de uno de sus mejores amigos, enfermo de SIDA, presente en el documental y parte muy responsable de que el cineasta se decidiera a rodar la cinta. 
Jonathan Demme durante el rodaje de Philadelphia
  • Documental Gente como nosotros: Así se hizo Philadelphia: “Philadelphia es una declaracion atrevida sobre el amor”, dice Ron Nyswaner en un momento de este documental de una hora de duración que gira en torno a todo lo que supuso rodar Philadelphia y, por supuesto, cómo se rodó. Gracias a los testimonios de todo su equipo podemos ser plenamente conscientes de la visión que estos tenían en los 90 y que les llevó a rodar la cinta para intentar, con el poder del cine, llamar directamente la atención de toda aquella parte de la sociedad “que pensaba que nunca conocería a nadie que pudiera morir de SIDA”. Uno de los datos curiosos nos lo da Nyswaner: En aquel entonces, en Hollywood, había alrededor de diez guiones que trataban el SIDA y en todos se giraba en torno a heterosexuales. En palabras del equipo, hasta entonces, “los gays siempre habían tenido un papel algo ridiculizado en las películas”, incluido en El silencio de los corderos con esa aparición de Buffalo Bill. 
  • Corto original sobre cómo se hizo: Como su propio nombre indica, alrededor de cinco minutos de imágenes en las que el equipo describe a sus personajes, el director habla sobre su visión de la película, etc. 
  • Anuncios de televisión del bufete Joe Miller’s Macready & Shilts: El bufete del abogado interpretado por Denzel Washington también tenía sus propios spots publicitarios y aquí  los podemos ver. Dignos del mismísimo Saul Goodman. 

A este despliegue de contenido extra le acompañan, cómo no, el videoclip de la canción Streets of Philadelphia, banda sonora de la cinta interpretada por Bruce Springsteen y ganadora de un Oscar; y también el tráiler con el que Philadelphia llegaba por primera vez a nuestras retinas. Todo ello con una visión todavía más mejorada de la que nos ofrecía su anterior Blu-ray que, aunque con algún defecto de imagen propio de una cinta de hace 25 años, da a Philadelphia un mayor colorido, una mayor nitidez y, en definitiva, una mayor sensación de realidad. Una realidad que empezaba a instaurarse en nuestra sociedad, precisamente, durante los años en los que se rodaba la cinta. Imprescindible en nuestras estanterías es quedarnos cortos.

Silvia Martínez

Compartir
Ally McBeal fue la primera serie que vi y el personaje de Robert Downey Jr. del primero que me enamoré. A partir de ahí, periodista, cinéfila, seriéfila y una mezcla entre Bridget Jones y la niña de El exorcista en mis ratos libres. Actualmente, en busca de un pacto con el diablo que me otorgue más años de vida para ver todo lo que me queda... ¡Y poniendo orden a este sarao como buenamente puedo!

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.