Compartir

¿Por qué tenéis que verla?

Es la primera de las dos entregas protagonizadas por Timothy Dalton. El galés encarna una versión más sobria de Bond, y la propia trama es más compleja y alejada del humor al que nos acostumbró la época Roger Moore.

Además, encontramos en esa cinta una chica Bond que rompe con los cánones de mujeres despampanantes reducidas a apariciones esporádicas. Maryam D’Abo nos deja una violonchelista que, si bien no se aleja del todo del estereotipo “mujer en apuros”, demuestra tener bastante arrojo, y no chirría que su protagonismo se alargue prácticamente durante todo el metraje. Su profesión, además, permite agregar al combo la música clásica y la bella ciudad de Viena.

En nuestra memoria colectiva

Las primeras escenas de la antología suelen ser, por lo general, importantes secuencias de acción que engloban perfectamente la esencia de James Bond. 007: Alta tensión es buen ejemplo de ello, pero es que además ¿qué hay más característico que el carácter seductor del británico?

Inmediatamente antes de dar comienzo los créditos iniciales, Bond aterriza con su paracaídas sobre el toldo de una embarcación privada. La única persona a bordo: una atractiva mujer. 007 le toma prestado el teléfono para hacer la pertinente llamada de trabajo y, después, decide quedarse un rato más en ese barco en compañía de la señorita.

 

El villano

Menos es más. Y más es menos. Por lo general, pese a que haya un villano central, también suele haber esbirros aparejados a todas las películas de la serie Bond. En Alta tensión ocurre algo ligeramente diferente, ya que hay tres villanos, pero ninguno de los tres resalta como para ponerse a la cabeza.

Por un lado está Georgi Koskov (Jeroen Krabbe), un agente doble disfrazado de desertor de la KBG. Por otro lado, Brad Whitaker (lo interpreta Joe Don Baker, que pasó a ser uno de los buenos en GoldenEye y El mañana nunca muere), un traficante de armas que colecciona figuras de cera de importantes figuras militares con su cara. Y, finalmente, completa el trío Necros (Andreas Wisniewski), un asesino infalible que tan pronto estrangula con unos auriculares como porta botellas de leche explosivas.

El gadget

En esta ocasión el “regalito” que Q le hace a James Bond es un llavero. Pero evidentemente no un llavero cualquiera, sino uno que se activa mediante diferentes tipos de silbido. El estándar echa un gas aturdidor de metro y medio de alcance, cuyo efecto dura 30 segundos. También funciona como explosivo si el silbido es insinuante.

Como plus, lleva colgadas unas llaves que abren el 90 % de las cerraduras del mundo.

No hay Bond sin acción

Sin lugar a dudas, una de las escenas más llamativas de 007: Alta tensión, es la pelea en las alturas en la que se bate el protagonista contra Necros. Es acción puramente bondiana, ya que el solo hecho de que suceda en un avión (o más bien suspendidos fuera de él) proporciona a la secuencia la espectacularidad y tensión que se espera en las peripecias del espía más famoso del mundo.

Es evidente quién gana el duelo, aunque la forma en la que se resuelve el mismo es del todo inesperada. Si no os lo creéis, os invitamos a comprobarlo.

Demasié pal Bondy

Bien es verdad que es probablemente una de las escenas más rescatadas de la película, esa que en su momento se incluyó en todos los trailers: una persecución de coches que acaba con el de Bond encasquetado en el interior de una caseta de madera, sin impedirle esto seguir conduciendo sobre una interminable superficie de hielo.

Y por si esto fuera poco, 007 y Kara terminan su huida utilizando la funda del Stradivarius de la chica como trineo.

007 Curiosidades

  1. Fue la última película de la saga Bond en usar el titulo de una historia de Ian Fleming hasta que llegó Casino Royale en 2006. La deserción de Koskov se recoge en dicho escrito, y el resto de la película es original.
  2. Se barajó a Pierce Brosnan para el papel de Bond, aunque era incompatible con la serie Remington Steele en la que trabajaba por aquel entonces. Dicha serie fue cancelada esa misma temporada, y Brosnan acabó convirtiéndose en el sucesor de Timothy Dalton.
  3. Es, junto a Desde Rusia con amor, la única película en la que se menciona a SMERSH, la organización criminal que Bond combatía en los libros de Fleming.
  4. El título original de la película es The Living Daylights, y proviene de la expresión inglesa “to scare the living daylights out of”, que significa dar un susto de muerte. Bond utiliza esta frase en uno de sus diálogos, aunque en el doblaje al español se pierde el matiz.
  5. John Barry colaboró por última vez poniendo música a la saga del famoso espía, y tiene un cameo como el director de la orquesta en la que Kara está tocando en la escena final.
  6. Tal y como afirma James Bond en la película, todos los instrumentos fabricados por Antonius Stradivarius tienen nombre propio. Sin embargo, no hay ningún violonchelo llamado “La Dama Rosa”, como el de Kara.
  7. El príncipe Carlos de Inglaterra y Lady Di, muy fans de la saga Bond, fueron por primera vez a visitar el rodaje de una de sus películas. Durante la visita, Diana golpeó a Carlos en la cabeza con una botella de attrezzo. La foto dio la vuelta al mundo.

DiscoBond: su tema principal

The Living Daylights fue el último tema central que compuso John Barry para la saga Bond, y lo hizo mano a mano con el grupo noruego A-ha. Después del éxito de la canción introductoria a Panorama para matar, el productor Albert R. Broccoli quiso apostar de nuevo por una banda en auge en aquel momento.

Existen dos versiones de esta canción: la que aparece en la película y una ligeramente más larga, con variantes en los instrumentos y la parte final. Es esta última la que incluyó A-ha en su tercer álbum Stay on these roads. También pueden encontrarse dos temas de The Pretenders en la banda sonora de Alta tensión: If there was a man (suena en los créditos finales) y Where has everybody gone?

Aitziber Polo

 

ESPECIAL JAMES BOND EN EL PALOMITRÓN

¡CONSULTA TODAS NUESTRAS FICHAS!

Especial James Bond El Palomirón

TODO JAMES BOND EN MOVISTAR+

¡CONSULTA SU PROGRAMACIÓN!

Especial James Bond

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.