Compartir

LOS ANTECEDENTES

Muchas son las películas que nos llegan desde los países más lejanos y exóticos del continente asiático. Gran parte de estas producciones tratan temas sociales y reflejan los problemas que imperan en sus comunidades. Uno de los asuntos más tratados y latentes es el papel que ejercen las mujeres en esos países, permaneciendo frecuentemente relegadas a un segundo plano, cuestionadas por la sociedad, con el miedo latente a deshonrar a sus familias y obligadas a reprimir sus libertades morales y sexuales a consecuencia de los condicionantes culturales y religiosos.

Iram Haq, directora y actriz de origen indio residente en Noruega, ha realizado una película autobiográfica donde aborda con valentía este tema: El viaje de Nisha. El título original, Hva vil folk si, hace referencia a un dicho popular pakistaní que podría traducirse como “Qué dirá la gente“, frase muy empleada por las familias en el momento en el que consideran que han sido deshonradas (cuando uno de sus miembros ha tenido relaciones sexuales antes del matrimonio).

LA PELÍCULA

El viaje de Nisha es el segundo largometraje de la cineasta Iram Haq, después de I am yours. La directora pone en la vida de la protagonista sus propios sucesos y experiencias, cuando a sus 14 años fue secuestrada por sus familiares y tuvo que vivir en Pakistán con unos parientes que apenas conocía. Con este filme, Haq quería plasmar la dura realidad que sufren muchas mujeres del mundo árabe, víctimas del patriarcado y machismo imperante en la sociedad de muchos países.

En el filme se nos presenta a Nisha, una chica de 16 años de raíces pakistaníes que vive en Noruega junto a sus padres y hermanos. Ella intenta seguir las costumbres familiares y cumplir con el deber de sus tradiciones, pero al mismo tiempo lleva una vida típica de una chica occidental. Cuando su padre la descubre en su habitación junto a su novio noruego, reacciona duramente. Avergonzados y deshonrados, sus padres deciden mandar a Nisha a Pakistán con unos parientes para aprender la cultura de sus orígenes.

El filme no duda en mostrar todas sus cartas a la hora de retratar la situación de la mujer en ciertas sociedades y países. La historia es narrada en ocasiones con crudeza y tristeza, pero nunca es abordada desde el odio ni el maniqueísmo; no hay héroe ni villano, simplemente actúan desde del dictado de sus creencias y circunstancias personales. Una de sus virtudes es la gran construcción de los personajes principales, que son retratados con complejidad y gran personalidad, especialmente el de Nisha, con la que el espectador puede conectar fácilmente.

Aparte del buen uso y desarrollo de la narrativa y su buena fotografía y localizaciones, en ocasiones da la sensación de ser una película ya vista anteriormente en más de una ocasión, pero con otro título. Su ritmo se hace algo irregular y da vueltas al mismo tema, ya dejado claro desde el principio. El último tramo vuelve a remontar tras un desenlace más que evidente, pero que es compensado con un abierto aunque muy digno final.

El viaje de Nisha-El Palomitron

ELLOS Y ELLAS

La joven y debutante actriz Maria Mozhdah consigue meterse en la piel de Nisha de una forma muy auténtica, realizando una difícil pero profunda interpretación. Su origen natal le permite sentirse identificada más fácilmente tanto con su personaje como con la directora, logrando caracterizar a una mujer interesante y compleja. Con pocas palabras consigue captar la angustia y la vergüenza por la que está pasando la protagonista. El resto de personajes femeninos también están muy bien dibujados, cumpliendo bien su labor de dar vida a los familiares de la protagonista, limitados por la tradición y conservadurismo cultural.

Por el lado masculino, encontramos a Adil Hussain como el padre de Nisha, el aparente antihéroe de la película. Hussain encarna a un hombre frío y violento, que quiere lo mejor para la educación de su hija, pero sus formas provocan el efecto contrario. La relación padre-hija es, sin duda, de lo mejor de la cinta, y en ella se aprecia claramente el contraste entre dos generaciones: una anclada en el pasado más clasicista y la otra que intenta avanzar y hacer su vida de forma libre e independiente.

LA SORPRESA

La capacidad que tiene la directora para contar una sencilla pero realista historia consigue sorprender sin caer en los convencionalismos.

El viaje de Nisha-El Palomitron

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El momento más destacado es, sin duda, la parte en la que Nisha es obligada a viajar a su país de origen, Pakistán, a pesar de su negativa. Un claro ejemplo del poder patriarcal que ejercen los hombres sobre sus hijas o parejas en ciertas culturas o países, que se ven arrastradas a hacer cosas en contra de su voluntad.

TE GUSTARÁ SI…

Si eres de los que disfrutan con los dramas de autor sociales y profundos, con las ideas claras y con momentos duros e incómodos.

LO MEJOR

  • Las relaciones familiares.
  • Cómo se muestra el contraste cultural entre Oriente y Occidente.
  • Los personajes, tanto femeninos como masculinos, son fuertes y complejos.
  • El mensaje que da es claro y conciso, sin rodeos.
  • Su desenlace.

LO PEOR

  • Tiene algunas escenas bastante duras que pueden no gustar a todo el público.
  • Guarda algunos tópicos ya vistos anteriormente.

 

Aitor Gallego

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.