Compartir

Antes de entrar en materia, cabe señalar que una serie que arranca con unos créditos en los que suena “Il Mondo”, el archiconocido himno generacional de Jimmy Fontana compuesto en 1965, tiene todas las papeletas para entrarnos bien desde sus primeros compases. Y El Milagro, quizá una de las grandes apuestas de SKY para reclamar un sitio (y no un rincón) en el cada vez más frondoso paisaje de las plataformas televisivas, tiene con solo tres capítulos visionados toda la pinta de terminar convirtiéndose en uno de los premios más atractivos para el espectador en esta primera tómbola que marca el inicio del curso 2019.

Niccolò Ammaniti, célebre escritor italiano que ha visto ya varias veces su obra llevada al cine (la última su novela “Tu y yo”, llevada la cine por Bernardo Bertolucci en 2012) se pasa a la dirección junto a Francesco Munzi y Lucio Pellegrini para encargarse personalmente de un relato que juega en la eterna dualidad razón/fe su baza maestra para articular el viaje interior de sus protagonistas. 

La galería de personajes de El Milagro es variopinta, y todos ellos están destinados a enfrentarse cara a cara con una virgen de la que manan gotas de sangre sin una explicación científica aparente. Una estatua encontrada por la policía en una redada rutinaria, y escondida de los ojos de la opinión publica por un gobierno confundido que a las puertas de un Brexit a la italiana se enfrenta a una crisis de identidad europea que amenaza con cambiarlo todo para siempre.

En este contexto viven (y sobreviven) los personajes centrales de la trama, cuyos lazos poco a poco se irán desvelando para que (presuponemos) todos finalmente acaben desfilando delante de la virgen sangrante, milagro para unos y motor de la autosugestión para otros. 

 

Las virtudes que asoman

Cabe dejar claro que El Milagro encierra un poderío visual enorme. Su excelente fotografía es un reclamo para que el espectador centre su cabeza en la historia y preste atención a una narración muy bien empaquetada pero que se toma su tiempo en mostrar sus ases, por lo que tres capítulos nos resultan, en este caso, muy escasos para poder hacer una valoración más amplía. Esta sensación, igualmente, debería leerse como un activo formidable de la serie, porque El Milagro pide y promete más de los visto hasta ahora, que en cualquier caso convence bastante.

La narración y su montaje, además, dotan de bastante ritmo a su devenir e infieren positivamente en el trazado de personajes, especialmente en el caso de Marcello, el párroco interpretado por Tommaso Ragno y uno de los personajes más sórdidos y magnéticos que hemos visto en los últimos meses en una serie de televisión. En sus antípodas, porque aquí parece que todo está bastante polarizado, un convincente Guido Capprino dando vida al primer ministro italiano, sensato y prudente, y por tanto réplica perfecta (y quizá complementaria) a la inestabilidad de Marcello.

Del resto de personajes y sus tramas aventuramos que iremos sabiendo más poco a poco, al igual que esperamos con cierta expectación la aparición de Javier Cámara en escena, reservada a capítulos posteriores. 

 

Más que Mafia

Uno de los aspectos más atractivos de El Milagro es su alejamiento de las líneas narrativas a las que nos tenían acostumbrados las series italianas en los últimos años, y aunque una serie italiana sin toques políticos o Mafia de por medio es posible que se nos sorprendiese demasiado, lo cierto es que la factura de El Milagro, que no renuncia a las señas de identidad de la ficción italiana, sí se mueve por momentos en cotas universales, y explotadas por grandes títulos de la ficción cinematográfica y televisiva. Su montaje, música y soluciones técnicas recuerdan en no pocos momentos a títulos tan emblemáticos como Distopia, y algunos recursos narrativos (ojo al puzzle que puede suponer finalmente el prólogo que comenzamos a ver a partir del segundo capítulo) pueden esconder muchas sorpresas. El uso de la luz también confiere a la serie una personalidad especial, y por momentos la acerca al thriller más oscuro, sin renunciar ni al sexo ni a la violencia.

Con todo, tendremos que ver qué nos deparará el resto de la serie, pero todo pinta muy prometedor. Italia también quiere jugar en las grandes ligas del thriller.

 

  • Fecha de estreno: 22 de enero de 2019
  • Plataforma de emisión: SKY
  • Número de episodios: 8
  • Duración aproximada: 60 minutos
  • Te gustará si te gusta… los thrillers con un toque sobrenatural

 

 

Alfonso Caro

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.