El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

EL DOBLE MÁS QUINCE IMAGEN DESTACADA EL PALOMITRÓN
CINE ENTREVISTAS NUESTRO CINE REDACTORES

EL DOBLE MÁS QUINCE: ENTREVISTA A MIKEL RUEDA Y GERMÁN ALCARAZU

El doble más quince, el tercer largometraje del cineasta bilbaíno Mikel Rueda, se ha estrenado este viernes 28 de febrero después de su paso por el Festival de Málaga y el Festival de San Sebastián. Protagonizada por Maribel Verdú y Germán Alcarazu, la historia se ambienta en Bilbao, un día cualquiera, donde dos personas desconocidas quedan sin saber muy bien para qué y pasan un día juntos donde el miedo que sienten, junto a la sensación de soledad, consigue difuminarse y convertirse en paz dentro de la burbuja efímera que crean. 

Sobre las cuestiones que trata la película, y demás aspectos, charlamos el otro día con su director Mikel Rueda y con uno de sus protagonistas, Germán Alcarazu

Orígenes del proyecto

MIKEL RUEDA EL PALOMITRON

El director Mikel Rueda nos comentó que al finalizar A escondidas, en 2014, ya empezó a idear esta historia pero no sería hasta 2016 cuando pudo hacer el cortometraje con el ojo puesto en realizar el largometraje posteriormente: “Escribí El doble más quince pero era una versión muy diferente. De repente surgió la oportunidad de rodar el cortometraje que era una secuencia autoconclusiva que dejaba el final abierto (…) era para probar la estética y probar visualmente a Maribel Verdú y a Germán Alcarazu”. Aunque la base de El doble más quince ya se encuentra en Caminan, el cortometraje dirigido en 2016, sí es cierto que durante los dos años de diferencia entre corto y filme surgieron constantes cambios en el guion: “Me di cuenta de que necesitaba respetar más a los personajes, respetar sus silencios y eso es lo que cambié: que tuvieran más tiempo para escucharse en silencio”. 

Ensayos previos al rodaje

EL DOBLE MÁS QUINCE EL PALOMITRÓN

Nos comentó Mikel Rueda que para él es muy importante ensayar el texto con los actores antes de comenzar a rodar. “Durante los ensayos fui incorporando al guion diálogos que manteníamos, hablábamos e incluimos cosas en el guion todo el rato, el guion no puede estar cerrado sino que debe estar muy vivo, muy abierto a lo que ellos sentían”. Porque otro dato fundamental, tal y como nos comentó el actor Germán Alcarazu, es que los actores no habían leído el guion cuando llegaron a los ensayos: “Lo importante era que no supiesen de qué iba la película porque me parecía más importante trabajar los temas de la película y ver cómo ellos se encontraban con esos temas. Teníamos seis semanas de rodaje y conseguí cinco de ensayos, eso es valiosísimo”.

Germán Alcarazu, segunda película con Mikel Rueda

GERMÁN ALCARAZU - EL PALOMITRON

El actor de Bilbao ya había trabajado con Mikel Rueda anteriormente, había sido el protagonista de su segunda película, A escondidas, y conocía perfectamente la forma de rodar del cineasta. “Trabajar con Mikel Rueda es un regalo. Es ponerte delante de una mirada que te cuida (…) la primera vez que trabajé con él tenía quince años y estaba viviendo un momento muy complicado, como mi personaje en El doble más quince, pero fue una experiencia muy bonita, siempre ha sido un apoyo para mí y cuando te dedicas a lo que te gusta y lo compartes con alguien como Mikel el trabajo deja de ser trabajo realmente”. 

Hubo un momento en que Germán Alcarazu no tenía del todo claro de poder protagonizar la historia de El doble más quince debido a su edad: “Crecía mucho, me cambiaba el cuerpo, las facciones y había ese miedo de si podía hacer ese personaje pero tuvimos suerte porque pudimos acercarnos al momento, a la edad del personaje”. 

El actor nos contó también sus sensaciones sobre los ensayos que tuvo con Mikel Rueda: “Antes de que Maribel Verdú llegase yo estaba ensayando previamente con Mikel pero no había leído nada del guion, no entendía mucho pero estuve una semana hablando con él sobre el amor, sobre los temas de la película que yo desconocía y cuando leí el guion ya lo entendí todo. Quería saber cómo pensaba yo respecto a los personajes, en qué punto estaba yo y en qué punto estaba el personaje, se trataba de reconocernos (…) Me sentí totalmente identificado cuando leí el guion”.

Los temas de la película

EL DOBLE MÁS QUINCE EL PALOMITRON.

De acuerdo con Mikel Rueda y Germán Alcarazu, se podrían establecer similitudes entre A escondidas y El doble más quince en el sentido de que las dos hablan del miedo, el miedo que sienten sus protagonistas pero la última película trata muchos más temas. En palabras de Germán Alcarazu: “Es un canto a la vida, que son experiencias. En la vida estás solo y eso nos aterra pero te das cuenta de que en esa soledad se junta gente en tu camino pero no sabes cuanto va a durar: igual son 24 horas como la película pero 24 horas que te marcan de por vida (…) Siempre es todo con tiempo limitado, la esencia de la vida es llenarte de experiencias porque es lo que te llevas”. 

Sobre la diferencia de edad de los protagonistas Mikel Rueda lo deja bastante claro: “Tanto la adolescencia como la edad adulta son dos momentos vitales importantes: en la adolescencia quieres ser pero no sabes el qué, eres un proyecto de algo muy difuso y tienes dudas sin respuesta, te encuentras con la vida que te dice que debes seguir un camino y cuando has hecho todo eso te encuentras con la vida adulta y te vuelves a hacer las mismas preguntas que te hacías en la adolescencia: ¿Esto que he hecho es lo que quería hacer? ¿Ya se acaba aquí? (…) Son momentos muy separados pero muy parejos en cuanto a deseos y a cuestionamiento vital, de repente cuando te paras ocurren cosas y la película va de eso: de parar y dejarte ser”. 

El doble más quince se estrena hoy viernes 28 de febrero en los cines

Javier Valera

¡Gracias por participar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.