El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

PRIMERAS IMPRESIONES SERIES

EL CORAZÓN DEL IMPERIO: ROMA EN FEMENINO

El realizador Israel del Santo, que con El corazón del Imperio firma su cuarta colaboración con Movistar+ tras Conquistadores, El Palmar de Troya y la más reciente Lola, vuelve a poner al servicio del espectador un producto que cabalga entre el documental y la ficción, fiel a un estilo muy personal que se respira tanto en el proceso de rodaje como en el montaje, arrojando de nuevo un acabado que brilla con luz propia y le posiciona como uno de los realizadores más personales e interesantes de nuestra televisión.

Con una fórmula que dedica un 30% del metraje al documental puro y duro y un 70% a narrativa de ficción, El corazón del Imperio, que guarda muchos ases debajo de su manga, es capaz de cumplir con su papel didáctico sin renunciar en ningún momento al entretenimiento. Un combo que abre su visionado a todos los públicos, y que consigue despertar (o recuperar) en el espectador el interés por el marco histórico que aborda, que en este caso es el imponente imperio romano.

Una nueva visión para ajustar cuentas con la historia

Con cinco siglos de dominio total (y otros diez si no nos olvidamos del Imperio romano oriental), la historia del imperio romano es la historia del mundo, de una pangea en latín cuyo legado ha sido decisivo en el devenir de nuestras civilizaciones. Pero tantos siglos de historia han vuelto a olvidarse de las figuras femeninas del imperio, que haberlas las hubo y con unas personalidades tan arrolladoras como interesantes. Con este aspecto claro, y tras el envite de Santiago Posteguillo, coguionista y conductor del programa, que apostó desde los inicios por ceder el testigo del protagonismo a estas mujeres el equipo de El corazón del Imperio (casi en su totalidad formado por mujeres)  comenzó un rastreo de información muy exhaustivo y no poco complicado debido a la fragmentación de los datos y las referencias. Como apuntaba el director de la docuserie en la presentación «Hay una serie de mujeres que se salen del tiesto, que están en las fuentes pero que cuesta mucho más localizarlas. Y teníamos claro que nuestro equipo de arqueólogas, doctoras en filología o historia, debían ser las personas que recuperasen esa información, la interpretasen y la diesen forma«. Por su parte, Posteguillo apuntaba: «La serie es transgresora porque renuncia a recontar la historia y apuesta por contarla completa. Se ha hablado mucho del asesinato de Julio César pero nosotros hemos innovado centrándonos en cómo reciben la noticia su mujer o la propia Cleopatra«.

Aitana Sánchez-Gijón, Sandra Escacena, Erika Sanz, Alba Luna, Carolina Garrido, Inty El Meskine, Jennifer Bucovineanu, María Granada y Joana Pastrana conforman el elenco de la serie, y en sus manos (y su talento) ha quedado la tarea de dar vida a una galería de mujeres arrolladoras que aniquilaron los sólidos muros de constricción social de su tiempo.

Las protagonistas

Los seis capítulos de El corazón del Imperio centran el tiro en un elenco de mujeres elegidas con mucha precisión para visibilizar la presencia de las mujeres en una vida romana que ha pasado a los libros de historia teniendo solo en cuenta a sus protagonistas masculinos. Por eso la serie es reveladora en muchos de sus puntos, y amplia la mirada del espectador.

LAS GLADIADORAS: AMAZONA (Joana Pastrana), ACHILIA (Erika Sanz) y AUNIA (María Granada)

Ellas son las protagonistas del primer capítulo para que nos quede claro que en la arena romana no solo luchaban hombres, y que el Imperio amó y aplaudió a aguerridas luchadoras, tan famosas y temibles con sus armas en mano como sus compañeros masculinos. Para Joanna Pastrana, la primea mujer de la historia en ganar el Campeonato de Europa de boxeo de peso mínimo y debutante frente a la cámara «Poder dar un paso atrás en el tiempo y encarnar a luchadoras que se dejaban literalmente la vida en la arena ha sido una experiencia reveladora en el plano personal«

FULVIA (Sandra Escacena)

Mafiosa, intrigante y conspiradora, casarse con Marco Antonio solo es una anécdota en su curriculum. Hablamos de la primera mujer de la historia que vio su rostro acuñado en una moneda y la primera en ponerse al mando de ocho legiones romanas (cerca de 50.000 soldados). Para Sandra Escacena, la actriz que interpreta a Fulvia, «El Corazón del Imperio es una serie importante para las niñas y las jóvenes, para que sepan que siempre ha habido mujeres fuertes en la historia y con esta serie buscamos ampliar esta galería de referentes para ellas«.

CLEOPATRA (Inty el Meskine)

Con ocho idiomas y una formación en la Biblioteca de Alejandría, una de las mujeres más famosas y poderosas de la historia también tiene su hueco en la serie. Pero esta vez no es la amante de nadie, sino prácticamente una diosa temida y respetada por los hombres.

JULIA MESA (Aitana Sánchez-Gijón)

La mujer más importante de su época no solo comandaba legiones, también fue la primera senadora de Roma, y junto a su hija, las únicas dos que los han sido en la historia del imperio. Aitana Sánchez Gijón, que repite son Israel del Santo tras Conquistadores, se las tuvo que ver con el latín y su sintaxis, reconoce su gran interés por la figura de Julia Mesa, una mujer que en sus palabras «era una mujer manipuladora, que utilizó todo tipo de artimañas y todas las herramientas a su alcance para mantener la línea de poder de su casta, de su familia, primero desde la sombra y después como senadora«. Como curiosidad, apuntaros que Julia Mesa es la hermana de Julia Domna, la protagonista de los libros «Yo, Julia» y «Y Julia retó a los dioses«, de Santiago Posteguillo y del que os adelantamos que ya está preparando su saga de libros sobre Julio César.

HELIOGÁBALO (Alba Luna)

Probablemente el primer trans de la historia documentado de la historia y también el protagonista de la primera boda gay de la historia. De darle vida se encarga Alba Luna, en su primer papel frente a una cámara.

LIVIA DRUSILA (Carolina Garrido)

Con las sospechas de su implicación en hasta seis asesinatos para alcanzar sus objetivos, Livia Drusila (mujer, madre y abuela de emperadores) ha pasado a la historia por sus envenenamientos, una memoria impuesta por los historiadores que en la serie será expandida para centrarse en su apasionante (y ambiciosa) personalidad.

VÍRGEN VESTAL (Jennifer Bucovineanu)

Dos cosas ha de guardar una vestal: el fuego sagrado del templo de la diosa Vesta y su virginidad. Si no cumple alguna de sus tareas, el castigo es seguro. Y como es de esperar, El corazón del Imperio irá un poquito más allá para abordar la figura femenina más respetada y venerada de Roma.

En total seis episodios que suponen un nuevo baño de historia y que con mucha probabilidad despertarán las miradas más inquietas, aquellas que siempre quieren ir más allá, aquellas que buscan el relato completo.

Alfonso Caro

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.