El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS

EL CANDIDATO

ANTECEDENTES

El director canadiense Jason Reitman (hijo de Ivan Reitman, célebre director de Los cazafantasmas) es conocido por sumergirse en cada uno de los proyectos que desarrolla. Ya sucedió con Juno y Up in the air, en las que además de la dirección, se hizo cargo del guion y de la producción ejecutiva con un éxito notable. En El candidato, Reitman repite fórmula y se acompaña de uno de sus actores fetiche, el hiperactivo (e infalible) J.K. Simmons.

Una característica bastante particular del cine de Reitman es el planteamiento de cuestiones éticas, generalmente subyacentes a la historia principal. Aborto, capitalismo exacerbado, maternidad (véase Tully) y, en este caso, los límites de la privacidad de un personaje público.

LA PELÍCULA

La película cuenta la historia del surgimiento y caída del carismático senador Gary Hart que capturó la ilusión de los jóvenes votantes y fue considerado el candidato favorito para la nominación presidencial demócrata de 1988. Su campaña fue boicoteada por la historia de su relación extramatrimonial con Donna Rice, en la que puede ser considerada como la primera vez en la que el periodismo político se mezcló con el periodismo de tabloides.

La sutil pero efectiva manera que Reitman utiliza para introducir temas trascendentales y conceptos complejos lo convierten en un buen contador de historias. Si a esto le unimos su estilo clásico de realización, una adecuada ambientación y un buen plantel de actores, es difícil que cualquiera de sus películas no parta del aprobado. La diferencia entre ellas y lo que las puede hacer destacar, es la conexión emocional que consiguen con el espectador.

El candidato es un correcto drama político que relata una historia interesante desde un punto de vista ético, pero que no llega a emocionar. Tal vez sea porque no conocíamos el caso en el que está basada o por su ritmo irregular, pero lo cierto es que a la película le falta fuerza dramática para engancharnos. Aunque recomendable para aquellos que disfrutamos con el género, creemos que pasará sin pena ni gloria por la gran pantalla.

ELLOS Y ELLAS

Hugh Jackman da vida al senador Hart, protagonista indiscutible de la película. Su actuación es correcta, alternando momentos brillantes (su patente incomodidad con la prensa) con otros menos logrados (esa extrañamente fría relación que mantiene con su familia). Creemos que un actor de la talla de Jackman podría haber hecho más para para meternos en la historia.

Tanto Vera Farmiga como J.K. Simmons brillan con luz propia como secundarios de lujo, destacando este último. El carácter que imprime a su personaje, con un ligero toque “a lo Whiplash”, hacen disfrutable cada uno de los segundos que aparece en pantalla.

LA SORPRESA

El peluquín que luce Jackman no nos ha dejado indiferentes, pero lo que realmente nos ha sorprendido es la historia en la que está basada la película. Aunque en Europa es bastante desconocida, en América forma parte de la historia del periodismo.

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

En el último tercio de la película (la más lograda), la discusión sobre cómo gestionar a la prensa entre los personajes de Jackman y Simmons.

TE GUSTARÁ SI…

Eres seguidor de dramas políticos o quieres reflexionar sobre un tema de tan candente actualidad como la privacidad personal.

LO MEJOR

  • Los actores secundarios, especialmente J.K. Simmons.
  • La sutil pero efectiva manera de introducir temas transcendentales y conceptos complejos.
  • El estilo clásico de realización.

LO PEOR

  • Ritmo irregular; lento en ocasiones.
  • No llega a conectar con el espectador.
  • Hugh Jackman está correcto, pero podría haber hecho más.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.