Compartir

 

ed

 

Ya recuperados del triunfante paso por Madrid,  Barcelona y Málaga del FESTIVAL DE SERIES DE CANAL +, llega la hora de las conclusiones: Conclusión primera: todo el mundo sigue una serie, cuando no varias. El abanico de edades es mucho más amplio que el de sectores como el cine o, incluso, los videojuegos, y el grado de fidelidad al formato es muy elevado. Conclusión segunda: el éxito de la ficción televisiva en los últimos años se puede achacar a varios factores, el principal de ellos el aumento en presupuestos de las series de televisión, que provoca que cada vez más estrellas de cine (actores, directores, escritores) se involucren en proyectos para la pequeña pantalla, aumentando la calidad de las series y provocando los fenómenos de masas de los últimos años: PERDIDOS, BREAKING BAD, JUEGO DE TRONOS

Pero quien crea que toda esta “nueva Edad de Oro” se debe solo a la irrupción de canales como HBO o a la inspiración de genios como J.J. ABRAMS, está  viendo tan solo una parte del paisaje. La más obvia. A nosotros nos gusta pensar que hay un factor definitivo que ha hecho que la serie de televisión se convierta en el formato preferido por una buena parte de la industria audiovisual mundial.

Ese factor eres tú.

O nosotros. O la Audiencia. O la Red. O las redes sociales. Llámalo como quieras. Ese es el hecho que diferencia este tiempo de cualquier otra época de la Historia de la Televisión: La increíble capacidad de comunicar, en segundos, a millones de “camaradas” espectadores, qué ver o qué no ver; y a la vez, claro, la enorme visibilidad que creadores, medios y anunciantes tienen de nuestras filias y fobias para probar, aprender, rectificar y perfeccionar sus obras. En nuestra opinión, ningún medio como la televisión ha aprovechado mejor en los últimos años las posibilidades de Internet para crecer en prestigio e influencia sobre el espectador.

El hecho es que aún hay posiciones que relativizan, cuando no demonizan, el papel de Internet en el estado actual del panorama audiovisual. Muchos coinciden al señalar a LOS SOPRANO como el salto de calidad que nos llevó de KOJAK a THE WIRE, de FALCON CREST a HOUSE OF CARDS. Y normalmente también nombran a PERDIDOS como la primera serie capaz de crear un culto propio en Internet, en generar la fiebre por ver el último capítulo online, costara lo que costara.

Pero… ¿Y si no fuera del todo así? ¿Y si las series, las grandes series que todos conocemos, hubieran existido desde casi el principio de la televisión, solo que ahora somos capaces de verlo todo, y antes no? ¿Y si, sencillamente, LOST fue la primera gran serie que Internet utilizó como bandera para reivindicarse como espacio de debate, de opinión, de elección de contenidos? En nuestra opinión, el gran artífice del cambio en el panorama audiovisual ha sido el usuario de Internet. Con sus virtudes y defectos, el espectador, por primera vez, es el motor del cambio, y no un mero consumidor de contenidos.

 

canales

 

La prueba de fuego está ya aquí: WUAKI TV lleva operando desde hace bastante tiempo, haciendo un paciente acopio de contenidos y sumando más de un millón de usuarios; CANAL + ha presentado YOMVI PLAY, su servicio de VOD, que ofrece un catálogo enorme de series y películas, incluyendo sus últimos estrenos; y hay más: HULU y NETFLIX, los gigantes norteamericanos de contenidos online bajo suscripción, aguardan el momento oportuno para desembarcar definitivamente en Europa, y con ella España. Es el momento que miles de seguidores de todo tipo de series esperan: acceso a discreción a su show favorito, sin límite. Por atrevernos a soñar, soñamos con catálogos en V.O. y doblados. Con estrenos simultáneos. Con emisión de capítulos en directo.

Si todas estas plataformas logran consolidarse en nuestro país; si se atreven a dar contenido de verdadera calidad al aficionado a las series; si contamos con la posibilidad de acceder a una mareante cantidad de contenidos pasados, presentes y futuros, a un click de distancia y a un precio ajustado, tendremos el escenario ideal que han buscado, durante décadas, telespectadores, creadores y anunciantes: audiencias millonarias, series de calidad e ingresos para todas las partes. Si esto ocurre, ¿quién se atreverá a discutir que la nueva Edad de Oro de las series de televisión es la que está a punto de llegar?

 

Paco Fernández

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.