Compartir

 

palomi0

 

Lógicamente era impensable hace ya dos años celebrar un segundo aniversario en este contexto. Y era impensable porque El Palomitrón ni nació ni fue concebido para convertirse en la apuesta que a día de hoy involucra a un equipo humano de 20 redactores enajenados por el mundo del cine y de las series. Y es que es difícil de explicar, aislando los acontecimientos que desencadenan los procesos, en qué momento se nos fue de las manos y optamos por tirarnos a una de las piscinas más complicadas que servidor ha conocido. Complicada no sólo por el presente, heredero de un pasado que nunca fue fácil y germen de un futuro oscuro que promete romper definitivamente las reglas del juego más tradicionales, que vive el sector en el que nos movemos, con su imparable difuminación de los roles que jugamos todos los implicados en esto de informar, sino también por lo difícil que resulta compensar el esfuerzo, tiempo y sacrificio personales invertidos más allá de la dimensión gratificante, y extrictamente personal, que nos regala nuestro trabajo diario.

Nos movemos en un sector en el que nuestro mayor enemigo es nuestro cerebro en su vertiente más racional. Un sector en el que las metas a corto y medio plazo son sinónimo de frustración casi asegurada y el tesón, la constante reinvención y búsqueda de nuevas fórmulas moldean la única llave que puede abrir puertas que quizá nunca encontremos. Debemos estar preparados para encajar que existe una alta probabilidad de que nunca veamos los frutos de la siembra pero de la misma manera aceptamos también que todo es posible y que los límites en esta vida brillan por su ausencia si la pasión se convierte en nuestro aliado. Y esta pasión es la esencia nuestras aletas mágicas y nuestro flotador insumergible, es la fuerza que nos impide salir de esta piscina y pedir la toalla.

Por todo esto, el editorial de este año tiene que estar forzosamente dedicado de manera muy especial a la plantilla de El Palomitrón. 20 nadadores que se merecen todo el reconocimiento del mundo porque día a día participan y aportan en un proyecto que no les promete nada, que han sabido adaptarse al medio y disfrutar sus recompensas sin olvidarse de luchar cuando es necesario. Porque gozan nadando a braza, pero también lo hacen nadando a croll y están preparados para nadar a espalda o incluso a mariposa si la cosa se complica. 20 personas que han elegido desarrollar sus capacitaciones en esta web e invitar a compartir su pasión a todos los lectores que cada día nos elegís como punto de información celebrando con nosotros nuestras alegrías y nuestras decepciones.

Y es que resulta admirable el grado de compromiso y fidelidad que se puede alcanzar sin contraprestación económica alguna por medio. Como también resulta admirable, y extremadamente gratificante, comprobar el grado de complicidad y el espíritu de equipo que puede llegar a establecerse entre personas con una realidad vital tan diferente. Todos unidos para sacar esta aventura adelante, todos unidos para demostrar que sí se puede y que se está consiguiendo. Un verdadero lujo de redactores multidisciplinares cuya implicación y fe en la apuesta que supone El Palomitrón es otro motivo más para perseverar y no perder nunca de vista la óptica constructiva y positiva de la vida.

Nos enfrentamos a nuestro tercer año con más fuerza y con más ilusión que nunca. Mejorando nuestras contenidos, consolidando secciones que han nacido en estos doce últimos meses (LOS ARCHIVOS PERDIDOS en cine, RECAPITULANDO en series y la joven CINE PARA LEER) y terminando de diseñar nuevos rincones en la web que seguro serán de vuestro interés, así como proyectos paralelos y nuevas experiencias que nos enriquecerán y ayudarán a posicionarnos definitivamente con solidez en el sector.

Como siempre, es imposible no dar las gracias a todos los profesionales que desde las agencias de prensa y las distribuidoras confiáis en nuestra labor y os acordaís de nosotros, pese a la guerra que damos muchas veces, y a todos los compañeros de medio que comparten con nosotros la locura del cine y la televisión convencidos de no estamos aquí para competir, sino para compartir, ayudarnos y disfrutar juntos.

Para tí, lector y seguidor, nuestro tesoro más preciado, son la últimas líneas. Las que te agradecen que encuentres nuestro contenido interesante y que hayas decidido contar con nosotros como un punto más de información y consulta. Gracias por tu fidelidad.

 

Alfonso Caro

Compartir
Artículo anteriorRECAPITULANDO: NOVEDADES Y NOTICIAS DE LA SEMANA EN EL MUNDO SERIÉFILO
Artículo siguienteASÍ NOS VA
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.