Compartir

Searching película - El Palomitrón

LOS ANTECEDENTES

Si hiciéramos una lista con los directores más conocidos del mundo, Aneesh Chaganty no estaría ni siquiera entre los reservas. La trayectoria de este realizador comenzó, como la de muchos en los nuevos tiempos, en la publicidad. Así, desarrolló vídeos de prueba para los productos de Google y se puso al frente de algún que otro vídeo musical. Sin embargo, y a pesar de que Searching es su primer largometraje, ha conseguido llamar la atención de todos los estudios de moda, incluidos Lionsgate y Blumhouse. Chaganty, de aspecto cuidado y con esa aura siliconiana que acompaña a todos los de su generación, firma una ópera prima basada en las nuevas narrativas. Cuando se supo que Sony estaba preparando un thriller que se contaría a través de pantallas de ordenador y móvil, todas las alarmas se prendieron: ¿Emoji: La película pero ahora con asesinatos? No podíamos estar más equivocados.

LA PELÍCULA

Enfrentarse a Searching, a priori, es todo un desafío. Las mentes anquilosadas pueden darse de bruces con un formato tan efectivo como exigente. Como ya saben, la película de Chaganty está contada a través de pantallas. Muy al estilo de lo que ya hiciera Modern Family, por ejemplo, con su episodio de los viajes. Aclarado pues, se demuestra que el concepto no es nuevo, sino su aplicación. Donde Eliminado, en 2014, hacía aguas a través de sustos ridículos y recursos agotados ya medio siglo atrás, Searching vuela libre. Entendámonos: no es que la película que protagoniza John Cho invente nada, sino que llega para explotar, ahora sí, una narrativa de reciente creación. Si Eliminado recurría a sistemas operativos inventados y atajos de teclado convenientes, Searching se vuelca en la pátina costumbrista y hace que todo sea más real, que duela más.

Como tampoco era cuestión de reinventar esto del séptimo arte de un día para otro, Searching es un thriller básico: hay un misterio, un personaje intrépido y una verdad que resulta falsa, dando pie a otra realidad mucho más gris. No hay dónde perderse, e incluso lo previsible puede ser jugar en casa con la afición a favor. En ella seguimos a David Kim, un padre viudo que tiene que enfrentarse a la desaparición de su hija y a un drama todavía mayor: no saber quién es su hija. Lo que podría parecer el más barato de los lemas para un telefilme se convierte en Searching en una oportunidad perfectamente aprovechada para meter cemento en la brecha generacional y regalarnos un thriller que atrapa y una mirada sincera hacia los problemas del primer mundo.

Y después de la zanahoria, el palo. La maniobra del estudio con Searching es tan burda como efectiva: el éxito en taquilla de películas como Crazy Rich Asians y, anteriormente, Black Panther, explica el abandono de ciertos sectores de la sociedad americana que no se veían representados. El éxito, pues, si exportamos la narrativa yankee, se vuelve todavía más reluciente, puesto que traspasa esa barrera tan estadounidense como perversa. Vayan a disfrutarla, ustedes que no están pervertidos.

John Cho Searching - El Palomitrón

ELLOS Y ELLAS

Como suele ocurrir en las historias del progenitor coraje, la actuación principal brilla sobre el resto. Un recurrente de las series como John Cho, al que vimos en Star Trek, y que sí, es uno de los colgaos (muy fumaos), cumple con creces como una Erin Brockovich desesperada. A su lado, destaca Debra Messing, otra habitual de la tele. La Grace de Will y Grace se desenvuelve a las mil maravillas en este papel más serio y es crucial en el desarrollo de la trama. Todos cumplen, nadie sobresale. Justo lo que uno le pide a una película en la que lo importante es el cómo y no el quién.

LA SORPRESA

¡Que estamos en un thriller! Si les contamos la gran sorpresa final o si encuentran o no a la niña perdida, les estaríamos estropeando el filme. Más allá de lo obvio, Searching es una sorpresa en sí misma: trasciende la condición que el estudio le había asignado, se vuelve tremendamente disfrutable desde una perspectiva millennial y, por último, tiene una duración muy correcta (102 minutos).

Searching - El Palomitrón

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

Hay muchos, y alguno de ellos escabroso, pero quizás el más importante, puesto que abre un nuevo mundo, es cuando el personaje de Cho se da cuenta de que su hija no tiene casi amigos. Y que, además, no sabe quién es y por qué actúa como actúa. Todo esto a través de unas fotos de Instagram en las que se ve a Kim comiendo sola, de fondo.

TE GUSTARÁ SI…

Mantienes la mente abierta a la forma de contar las cosas que tiene Searching y, probablemente, si tienes menos de un gritón de años. Pero no seamos prejuiciosos.

LO MEJOR

  • Adaptar una narrativa existente y aprovecharla.
  • John Cho contra el mundo.
  • El giro final, que no por previsible está peor ejecutado.

LO PEOR

  • El mismo discurso puede echar a algunos espectadores, equivocados, para atrás.
  • La conveniencia (¡oh, conveniencia!) de ciertos factores.

Matías G. Rebolledo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.