El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Crítica de Nanatsu no Taizai tercera temporada capítulos 1-8 destacada - El Palomitrón
ANIME / MANGA CRÍTICAS REDACTORES

NANATSU NO TAIZAI S3: HILANDO EL DESTINO

Fue en 2012 cuando Nakaba Suzuki, padre y creador de Nanatsu no Taizai, comenzó su aventura recreando desde su propia perspectiva la historia del Rey Arturo. Una historia que se ha convertido en una de las obras más populares de la década y cuya adaptación animada ha sido la guinda del pastel. Una guinda que hasta ahora estaba cocinada por A-1 Pictures pero que, por motivos todavía sin dilucidar, ha pasado a manos de otra casa. 

De esta forma, la tercera iteración de Nanatsu no Taizai pasa a manos de Studio DEEN y con ello a un nuevo hogar que, a pesar de haber sabido darle cabida a la obra entre sus paredes, todavía le queda mucha alma que amasar. Por ello, por los cambios que han surgido y por esta vuelta tan esperada de la franquicia —que en esta ocasión no se ha demorado ni dos años— de ahora en adelante vamos a realizar desde la redacción una serie de entradas que recopilarán los hechos más destacables de esta nueva temporada. Una que, aunque no cuenta con la calidez y el decoro de A-1 Pictures, todavía logra emocionar al público y narrar algunos de los arcos más destacables de la historia.

Crítica de Nanatsu no Taizai tercera temporada capítulos 1-8 Elizabeth y Meliodas - El Palomitrón

Nuevos cargos y una vuelta al pasado

Fue el pasado verano de 2018 cuando nos despedimos de la segunda temporada de Nanatsu no Taizai. Un encuentro que cerraba con Meliodas abrazado a Elizabeth frente a una hoguera contemplando un fuego que simbolizaría su amor pero también el cruel destino que de ahora en adelante deberían afrontar tanto ellos como sus compañeros. Un destino que se demoraría hasta otoño de 2019 con la vuelta de la tercera temporada de la serie. Es cierto que el episodio que abrió este nuevo periplo conducido por otro director y un nuevo estudio de animación no avivó mucho la llama que había provocado meses atrás la franquicia. Un episodio que contaba con demasiados elementos de decoro y poca información útil de cara a continuar la historia. A pesar de ello, fueron sus últimos minutos los que nos dotaron de la chispa necesaria para introducirnos de nuevo en la obra de Suzuki

Tras una gran victoria por parte de los Siete Pecados Capitales y los Caballeros del Reino de Liones frente a los Mandamientos y gran parte del ejército de los demonios en la que Fraudrin finalmente muere, el monarca del reino, Bartra, nombra a Howzer Gran Caballero Sagrado. Un cargo que este acepta encantado y que le otorgará una responsabilidad innegable para con el reino y el pueblo. Desde ahora no sólo deberá rendirles culto a ambos, sino que deberá protegerlos y luchar por el bienestar común. Uno libre de demonios y seres que no poseen cabida en este mundo. 

Crítica de Nanatsu no Taizai tercera temporada capítulos 1-8 Howzer - El Palomitrón

Al otro lado de las murallas, en el Bosque del Rey Hada, se encuentran King y Diane. Y junto a ellos la nueva trama que abrirá esta nueva temporada. A pesar de las celebraciones que se están realizando en la ciudad, tanto uno como otro piensan que sus compañeros no están a salvo y que su capitán Meliodas, ha muerto. La batalla anterior para ellos tuvo otro final y eso ha hecho que el destino que ambos tenga otra dirección. Una que en esta ocasión aprovechará tanto Nakaba Suzuki como Susumu Nishizawa para formar un nuevo arco en la obra que saltará al vacío del pasado y nos hará reencontrarnos con viejos conocidos y con el origen de algunos de los personajes más notables en los compases actuales de la obra.

Cambio de identidad

Pero… ¿por qué hablamos de saltos temporales? Estando en el Bosque del Rey Hada, King y Diane tienen un encuentro con Gloxinia y Drole. Dos de los Mandamientos frente a los cuales previamente han luchado y que guardan, en más de un sentido, una intensa relación con ambos personajes. En dicho encuentro, Drole y Gloxinia les proponen a King y Diane realizar una prueba para comprobar realmente si son capaces de vencer a sus compañeros y al clan de los demonios que azota al Reino de Liones. Una prueba de vida o muerte que les transportará 3000 años en el pasado y les dotará de unos cuerpos totalmente nuevos. No tienen otra opción que aceptar la prueba, asistir a ese viaje planteado y observar quiénes son y qué ha cambiado. King toma la forma de la propia Gloxinia y Diane se torna en Drole; hada por hada, gigante por gigante. Aunque la cuestión es ¿por qué?

Tal y como cuentan Gloxinia y Drole en el presente, ambos no son realmente los enemigos de los Pecados Capitales y mucho menos del Reino de Liones. Pero es su pasado el que les puso entre la espada y la pared y les ha obligado, en cierto modo, a estar bajo el yugo de Zeldris. Por lo tanto, con este viaje King y Diane podrían cambiar aquello que hace 3000 años les perpetuó a tener tal presente y convertir a dos posibles enemigos en dos importantes aliados. Ni el hada ni el gigante quieren seguir con esta endiablada guerra infinita, pero serán King y Diane quienes viajando 3000 años atrás en el pasado podrán conseguir, o no, que el camino de ambos cambie para siempre. Llegados a este punto, la obra no sólo cambia de época sino que nos plantea una nueva propuesta en base al juicio de los personajes que conocemos hasta el momento. ¿Quiénes son los malos? ¿Quiénes son los buenos? Los dados ya están lanzados sobre el tablero, pero parece que todavía no han conseguido caer dejando ver su auténtico lado. De nuevo, Nanatsu no Taizai se atreve a cambiar las reglas de su propio juego y, a pesar de no quedar claro en un primer momento la intención de este cambio de tornas, será con el devenir de los próximos episodios cuando descubramos la verdadera naturaleza de este viaje y esta propuesta. Dos aspectos que, al final, decidirán el futuro de los Pecados Capitales y encaminará a la obra a un nuevo arco que comenzará aproximadamente en el octavo episodio de la temporada.

En una guerra no existe ni el bien ni el mal

Una vez King y Diane aterrizan en el Reino de Liones 3000 años atrás ya cuentan con una primera misión en la que tendrán como aliado a Meliodas; algo que a ellos mismos les extraña pero que deben observar desde la perspectiva de Drole y Gloxinia, una que por el momento parece tener sentido frente a este viaje tiempo atrás. En su primera batalla en este pasado tan asolador, los tres se deberán enfrentar ante Calmadios de la Piedad. Un primer combate en el que Studio DEEN deja entrever su apuesta en pos de la censura y una calidad mucho menor a la que estábamos acostumbrados. Este será el punto donde el cambio de casa se hace de notar y, a pesar de que a nivel argumental no tendremos queja alguna, sí que es cierto que la epicidad hallada tiempo atrás y la fuerza en escena se desvanecen bastante ante la nueva dirección. Dejando aspectos técnicos de lado, el trío consigue abatir al Mandamiento y dar un paso al frente

La obra aprovecha este espacio para emprender un pequeño recorrido en el que nos presentará a nuevos personajes que nos parecerán viejos conocidos y a su vez nos recuerda qué es Stigma y en qué pilares se sustenta su alianza: Diosas, Gigantes y Hadas. Una alianza que pronto se verá comprometida y quebrada por las intenciones de alguien ligado, en cierto modo, a las Diosas y cuyo poder de decisión marcará un nuevo hito en la historia. Llegados a este punto, Nanatsu no Taizai nos sitúa ante Ludociel, uno de los cuatro Arcángeles y batuta del nuevo movimiento de la obra. Las intenciones de Ludociel no son otras que acabar con La Guerra Santa y para ello su plan, junto a Nerobasta y los presentes, es cesar finalmente con el clan de los demonios. Una propuesta que no es bien vista por todos y mucho menos por Elizabeth, quien se opone fervientemente frente al arcángel y su deseo de matar a un clan que posee el corazón y el alma de su amado. 

A pesar de no contar con la aprobación de todos y saber cuáles son sus probabilidades de éxito en esta guerra, Ludociel no mira atrás y, tras un breve periodo de entrenamiento en el que King y Diane todavía no consiguen dar sentido a cómo poder salir de esta prueba a contrarreloj, comienza la que se denominaría primera Guerra Santa. Un enfrentamiento en el que Diosas, Arcángeles, Gigantes, Hadas y Humanos lucharían contra el clan que demanda sus vidas y su lugar en el mundo, los demonios. Un clan en el que asola la intensa sombra de los 10 Mandamientos y bajo la que la obra consigue un nuevo grito de fuerza sobre el tablero.

Corazones rotos

Comienza la gran batalla y en ella también aparecen dos de los Mandamientos más poderosos del clan, Monspeet y Derieri. Un enfrentamiento mucho mayor de lo esperado se torna frente a Ludociel y el resto de personajes. Un combate en el que parece que todo esté acompasado por el mismísimo diablo e hilado por finas cuerdas hasta el cielo. Pues cuando todo se tinta del negro más azabache Ludociel presenta su verdadero plan junto a Nerobasta e inicia la apertura de su supuesta salvación. La apertura de la Luz de Gracia, la puerta que conecta con el Reino Celestial y que podría suponer la victoria para el clan de la luz. Un plan que pronto se verá mermado por la aparición de Gowther y Melascula, Mandamientos que conocían las intenciones de dicho personaje y juegan a su favor para dar por perdido el plan. Y es en esta situación donde la obra juega con nosotros como espectadores y nos hace dudar de todos y cada uno de los personajes y sus intenciones; nadie es quien aparenta ser y parece que las raíces han caído en el olvido de todos. Da igual ser Diosa, Arcángel o Demonio. En esta batalla entran en juego las emociones y serán los deseos ocultos de cada personaje los que verdaderamente guíen el destino de todos y cada uno de ellos.

Crítica de Nanatsu no Taizai tercera temporada capítulos 1-8 Meliodas, Elizabeth y Ludociel - El Palomitrón

Pero es aquí, en medio de esta gran batalla en la que hay tantos corazones hay en juego, donde reside uno de los secretos mejor guardados hasta ahora de la historia. Uno que mora en el personaje de Gowther y su verdadera naturaleza. Nanatsu no Taizai aprovecha el apogeo externo para centrar, por fin, a King y Diane —Gloxinia y Drole en apariencia— en el eje de su viaje. De esta forma, la historia nos muestra quién es el auténtico Gowther y cuál es su intención de cara a su presente, pero también de su futuro. Hasta ahora tan sólo habíamos visto a la marioneta que sentía a través de Gowther, pero no conocíamos a quien poseía pulmones y corazón. Un personaje que se encontraba preso en la Luz de Gracia por el propio Satán y que gracias a esta guerra ha podido salir para dilucidar así el destino de todos los personajes. Un destino que realmente recaerá en manos de Gloxinia y Drole pues tan sólo ellos podrán decidir qué hacer. De esta forma, Nanatsu no Taizai recobra uno de sus principales pilares y nos deja ante uno de los mayores acontecimientos de la temporada. Gowther desvela su naturaleza como Mandamiento, presenta sus intenciones para cesar la Guerra Santa y apuesta por la libertad entre clanes. Hechos ante los que la sorpresa es inminente pero también hechos que destapan la realidad existente en el interior de Drole y Gloxinia. 

Ha llegado el momento de tomar decisiones. De apostar por el caballo vencedor. Y es bajo la verdad y los sentimientos más puros como Nanatsu no Taizai hila su historia hacia un nuevo fin. A pesar de que este arco pueda suponer un camino algo abrupto para llegar hasta el nuevo punto de la obra, son sus intenciones y sus declaraciones las que lo convertirán en único e inolvidable. Drole y Gloxinia renuevan sus votos, cambian los hilos ya cosidos en tiempos pretéritos y conceden a Gowther el mayor de sus deseos: le dejan el libertad aunque sea a cambio de su propia muerte, pero al mismo tiempo serán ellos los que deban cuidar de esa marioneta —antes sin corazón, ahora con uno otorgado por su propio creador— hasta el último de sus días. El sentimiento provocado se conjuga en el mejor de los tiempos bajo los acordes de Hiroyuki Sawano, y es así como, de una vez por todas, dicha Guerra llega a su aparente fin. Uno precedido por el perdón, nuevas decisiones sobre el tablero y un nuevo camino todavía por definir.

Crítica de Nanatsu no Taizai tercera temporada capítulos 1-8 Gowther - El Palomitrón

Entre Hadas y Gigantes: De vuelta al presente 

Tras el encuentro narrado líneas atrás es cuando la adaptación de Nanatsu no Taizai retoma el presente como punto principal de su historia y deja atrás esos 3000 años en los que se cocinó los primeros movimientos de todo aquello que está por venir. Un pasado que cesa gracias a las decisiones que toman tanto King como Diane de forma acertada, ya que si hubieran errado en ellas habrían muerto en vano. King, a través de Gloxinia, aprende a perdonar; Diane, a través de Drole, es consciente que hay más personas que se sienten como ella. Sentimientos encontrados que les permiten volver al presente, dejar atrás a un Zeldris con una proposición de muerte incesante y obtener la prueba de que son válidos para librar la guerra que se avecina próximamente. Una guerra en la que posiblemente cuenten con más aliados y en la que los presentes Drole y Gloxinia obtienen un nuevo destino gracias a aquello que ambos cambiaron en el pasado.

Nanatsu no Taizai toma un nuevo rumbo en la historia y deja atrás viejos conflictos para presentar unos centrados en lo contemporáneo. King y Diane deciden ir en busca de sus compañeros, pero no sin antes dejar claro algo que ya se dejaba caer en las dos primeras temporadas. Gracias al trato que hicieron 3000 años atrás con Gowther, este le devuelve los recuerdos a Diane, y gracias a ello la gigante se atreve, de una vez por todas, a confesar sus sentimientos frente a King. Una confesión que es sellada en forma de beso y que obtiene como resultado la unión de sus corazones. Una unión que, según cita Diane, se sustenta en unos recuerdos que, a pesar de todo lo que pueda pasar, jamás se olvidan ya que cohabitan en el propio corazón. 

Crítica de Nanatsu no Taizai tercera temporada capítulos 1-8 King y Diane beso - El Palomitrón

Tras una declaración de lo más sincera, pura y emotiva, Diane y King se dirigen a Liones para conocer el paradero de sus compañeros. Un viaje que según citó el Rey Bartra en el primer episodio de la temporada, pasaría para cumplir una profecía. Y es así, cuando tras un intenso periodo de tiempo, se reúnen de nuevo los Pecados Capitales. Una reunión que les devuelve a King y Diane la confianza en sus compañeros y el conocimiento de que su capitán sigue vivo. Parece que ha llegado el momento de cantar victoria, de celebrar su reencuentro; pero es cuando se desvela aquello que King y Diane han vivido a lo largo de esta temporada viajando al pasado cuando Gowther decide huir sin motivo aparente. Una huida que por el momento no tiene explicación pero que consigue algo que se había perdido durante un tiempo: el grupo vuelve a estar unido y tienen un propósito común. Deben ir a por Gowther. Pase lo que pase, sin importar qué obstáculo se presente ante ellos; no pueden perder a un amigo, y menos ahora que han descubierto que dentro de él palpita un corazón hasta ahora no latente. 

Banner inferior temporada anime otoño 2019 - El Palomitrón

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicista aficionada de las películas, las series y el manganime. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Me encanta viajar, y si algún día consigo ir a Japón sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.