Compartir

Crítica de Junji Ito Collection 09 principal - el palomitron

Honorables antepasados y Llegó el circo protagonizaron el episodio de la semana pasada, unas historias realmente excitantes que nos invitaron a entrar en una nueva dimensión del terror de Ito. De nuevo el patrón se repite y la semana pasada tuvimos algo realmente bueno ante nosotros, un producto que puede que no sea perfecto visualmente hablando pero su trasfondo es perfecto. Y a pesar de que las últimas historias no fueron de las peores ni mucho menos y nos dieron a conocer más trasfondo acerca de su autor esta semana el maestro Ito vuelve con algo todavía mejor entre sus manos. Adéntrate con nosotros en El Pintor y Árboles de sangre.

¡Sigue con nosotros Junji Ito Collection a través de este enlace!

El Pintor

La primera historia de esta semana es justo lo que buscábamos en esta serie. Ha habido muchas historias, a pesar de las más flojas, realmente buenas en esta obra, pero en esta ocasión con El Pintor, Ito ha conseguido trasladarnos a otra dimensión incluso estando en el plano más real de todos. La historia se centra en un pintor famoso cuyos cuadros siempre tienen la misma protagonista. Dicen de él que sabe plasmar el arte, pero ante todo, sabe plasmar la belleza. Un obstáculo se antepone en su camino, Tomie (sí, es ella y posiblemente muchos de vosotros ya la conocéis). Una mujer realmente bella de cabello oscuro y con ojos embaucadores que le propone que debería cambiar de musa y que ahora debería ser ella. El pintor no se echa atrás, la dibuja pero el nexo no funciona. Tomie le advierte que no ha plasmado ni una pizca de lo que es ella.

Crítica de Junji Ito Collection 09 tomie - el palomitron

Ante esta situación nuestro protagonista se empieza a frustrar, e incluso algo todavía peor, se acaba obsesionando con Tomie e intenta plasmar su belleza constantemente. Algo parecido le ocurre a un compañero suyo escultor, aunque al final el pintor acaba matándole porque sabe que sólo él puede reproducir semejante ser. Loco y desquiciado no descansa hasta que, supuestamente, consigue pintar a Tomie. Pero una vez más, falla. Empieza una vorágine de destrucción y acaba incluso “matando” a Tomie y dándose cuenta que por mucho que lo intente, ella nunca morirá. Su tan codiciada belleza siempre estará presente, pero nadie logrará entenderla. Una historia realmente desquiciante y frenética que rompe esquemas y juega con una realidad distorsionada para presentarnos un nuevo rasgo del terror de Ito. Personalmente pasa a ser de mis preferidas y lejos de muchas otras, y a pesar de no haber muertes por doquier ni sentir la necesidad imperiosa de no mirar, me ha provocado auténtico miedo psicológico.

Árboles de sangre

Y para no decaer, la segunda historia que se presenta en el episodio de esta semana es otra realmente buena. Parece que se ha terminado el patrón un capítulo bien, otro regular / mal. Parece… Para cerrar el episodio Ito ha apostado por un tipo de zombie que nadie conocía hasta el momento. Unos zombis que necesitan alimentarse de sangre, aunque sea la de su propio cuerpo. Dichos seres se encuentran en un campo alejado de la civilización, un campo que acaba descubriendo una pareja a la que por ciertas circunstancias uno de esos seres infectados, acaba mordiéndole. Buscando ayuda acaban en una casa algo extraña pero que parece que el hombre que vivía allí podía ayudarles. Todo parece ir bien, hasta que este hombre les cuenta la historia de su amada y la sangre.

Crítica de Junji Ito Collection 09 árbol - el palomitron

Les aterroriza textualmente con su historia donde su mujer acaba convirtiéndose en un monstruo que podríamos definir como árbol de sangre. La pareja necesita descansar y acaban durmiendo allí, sabiendo que su la historia de aquel hombre seguramente sería mentira o en todo caso aquella mujer moriría. Pero en medio de la noche el hombre empieza a oír ruidos y acaba en la habitación donde está dicho árbol. Una escena realmente magnífica que, personalmente, me ha recordado sin duda alguna al temible asesino Hannibal Lecter. Una escena digna de admirar y un ser realmente admirable. Dejando mis pequeñas alabanzas, la mujer le confiesa toda la verdad y le advierte que deben huir. Acaban marchándose de la casa, pero la sorpresa llega cuando el hombre se da cuenta que el accidente que había tenido previamente su mujer acaba mutando, llegando a convertirla en otro árbol de sangre. Un nuevo tipo de zombie aparece en pantalla e Ito nos deja expuestos ante una dimensión que no sabemos si algún día se hará realidad. 

Crítica del anime Junji Ito Collection banner reviews semanales - el palomitron

Marisol Navarro

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.