Compartir

 

600x200_insidious3

 

El cine de terror ha experimentado una de las evoluciones de género más relevantes de los últimos tiempos. Así, parece que la importancia de esta categoría cinematográfica concreta reside en dar al público unos cuantos fragmentos que logren hacer temblar a quien los ve pero que realmente no consigue asustar, sino que hagan de la experiencia frente a la gran pantalla un rato en el que se suceden más las risas nerviosas que los verdaderos gritos de terror. Esto ha supuesto que el cine que centra su temática en el miedo haya sufrido un cambio bastante interesante en los últimos años, quizá porque los espectadores ya no se encuentran en disposición de asustarse con cualquier personaje ensangrentado que aparezca ante ellos o quizá porque realmente los largometrajes que utilizan el miedo como principal arma para atraer al público apenas rozan el nivel de ejemplos anteriores que lograron aterrorizar a gran parte de aquellos que se atrevieron a sentarse en una butaca de cine.

 

insidious-3-imagen-4

 

En cualquier caso, un hecho que sí parece tomado como costumbre es la creación de sagas de terror a fin de intentar conseguir el éxito logrado con una primera entrega con la proyección de una, dos o más partes que poco o nada tienen que ver con la notoriedad anterior. Este es el caso de INSIDIOUS: CAPÍTULO 3. Dirigida por LEIGH WHANNELL, quien apareció como intérprete en INSIDIOUS (2010) e INSIDIOUS: CAPÍTULO 2 (2013), esta precuela de una saga que sí logró aterrorizar en gran parte al público no logra rozar el nivel de las dos películas que le preceden. Probablemente, resulte la cinta más innecesaria de este conjunto de terror dadas sus intenciones de asustar y no lograrlo, recurriendo a tácticas tan manidas y desgastadas como el empleo de efectos de sonido atronadores o algún que otro movimiento de objetos, lo que nos hace pensar si es cierto que está todo inventado en el cine de terror o es que realmente no hay hueco para la innovación y para la originalidad en un género que rara vez ofrece sorpresas, lo que supone, una vez más, el desacierto de intentar asegurar un efecto posterior que realmente se ha visto agotado debido al exceso de uso.

 

insidious-3-imagen-5

 

No obstante, y a pesar de la repetición y de la mala gestión del terror en prácticamente todo el largometraje, el guion sí parece estar bien edificado, dando algún que otro giro a la historia ya impuesta por las dos entregas anteriores, utilizando la precuela como un elemento que despierta novedad aunque de forma demasiado sutil. El rescate de uno de los personajes más relevantes de la primera película supone una vuelta a los orígenes y a la insistencia de intenciones, lo que significa un tropezón en un argumento que ofrece secuencias que resultan un tanto divertidas debido la buena construcción del guion pero, dada su falta de sentido con la historia que se presenta, es un tanto dispar pretender que este relato que se supone anterior a los expuestos en los otros dos largometrajes puedan llegar al nivel de aquellos. Sin embargo, y a pesar de los elementos que disciernen del propósito principal que se supone tiene una película de terror, resulta curiosa la forma de rescatar anteriores elementos que aparecieron en las otras dos entregas y relacionarlos con una historia que, a pesar de presentarse como novedosa, supone una reiteración de elementos tan vistos por el público que probablemente no les satisfaga realmente.

INSIDIOUS: CAPÍTULO 3 sí ofrece un entretenimiento que va más allá de la búsqueda del terror autoimpuesto debido, en gran parte, a la búsqueda de elementos que atraigan al público hacia lo que se proyecta en pantalla sin olvidar la inclusión de efectos repetitivos y sutilmente terroríficos. Sin embargo, resulta un largometraje bastante ameno en varios sentidos relacionados con las interpretaciones que, aunque no resultan del todo brillantes, sí ofrecen una atisbo de luz a una película en la que muchos de sus elementos principales resultan un tanto desconcertantes.

 

 

LO MEJOR:

  • La trama resulta interesante en ciertas partes de la película
  • Es una película que cumple una función básica: la de entretener al público.

LO PEOR:

  • Resulta inevitable compararla con las dos entregas anteriores, lo que supone que esta es la peor película de la saga.
  • La repetición de recursos propios del cine de terror resultan manidos y con poco espacio para la sorpresa.
  • No aporta nada nuevo al cine de terror.

 

 

Sheyla López

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.