Compartir

 

Misericordia-2-MagaZinema

 

El thriller nórdico, cuyo contraste entre el bienestar y la oscuridad tuvo su punto álgido en la trilogía MILLENNIUM, vuelve a nuestras pantallas con MISERICORDIA, LOS CASOS DEL DEPARTAMENTO Q, de nuevo una adaptación literaria, como ocurre con la mayoría de las películas que vienen del norte de Europa, firmada por JUSSI ADLER-OLSEN, el autor de novela negra más vendido en Dinamarca, gracias a Departamento Q, una saga publicada en más de 30 países.

MISERICORDIA, LOS CASOS DEL DEPARTAMENTO Q es un thriller policíaco muy interesante, en el que se desarrolla perfectamente la tensión y la frialdad tan característica de las películas nórdicas. Gracias a un buen guión firmado por NIKOLAJ ARCEL, con una atmósfera sórdida y austera que crea cierta tensión, algo indispensable para un buen thriller, y  la dirección de MIKKEL NORGAARD, que debutó en el cine en 2010 con KLOVN: THE MOVIE nos atrapa en una intriga de crímenes no resueltos y suspense casi gótico.

 

21050079_20131016150032538

 

Carl Morck, un inspector de policía que tras un fatal error es relegado a un nuevo departamento de casos sin resolver, obtiene la oportunidad de exonerarse enfrascándose en el caso de Merete Lyngaard, una joven política desaparecida durante un viaje y a la que la policía en su momento dio por muerta, algo que Carl no tiene tan claro. Carl, en su particular búsqueda de la paz interior, por el oscuro pasado que le atormenta, se toma el caso como algo personal, es la única manera de hacer algo útil para redimirse. El personaje interpretado por NIKOLAJ LIE KAAS (ÁNGELES Y DEMONIOS, LOS IDIOTAS) se desborda magistralmente, enganchándonos con una personalidad llena de tópicos recurrentes del detective estándar: interesante, intratable, malhumorado, escéptico y antipático, pero a la vez tan humano que hace que el espectador empatice con él en cada fotograma. Su compañero Hagez Al-Assad, el atípico ayudante de origen Sirio, interpretado por FARES FARES (LA NOCHE MÁS OSCURA, EL INVITADO) es la otra cara de este tándem policial ampliamente popular pero que vuelve a funcionar de manera perfecta.

 

image

 

El film sigue una rigurosa y buena estructura narrativa que va alternando el presente y el pasado, evolucionando de una manera trepidante, manteniéndonos en tensión hasta el punto álgido, sin dejar ningún cabo suelto, un camino tortuoso pero nada brusco que nos acercará a la resolución del caso y al inquietante final, sin ningún tipo de giro enrevesado, una disposición lineal y simple totalmente digna de disfrutar. De esta manera, MIKKEL NORGAARD nos presenta de principio a fin un thriller sobradamente conocido pero que engancha desde el primer minuto, una completa y bien elaborada comunión entre una realización perfecta y una narración amena que convence al cien por cien, dejándonos pegados a la pantalla.

Para este buen thriller la factura técnica es impecable. La música envuelve los momentos dramáticos y la sensación incómoda gracias a la ambientación claustrofóbica es alucinante, sin apostar fuerte, atrae y acierta en todo. Un thriller puro y duro para amantes del género muy recomendable y ojito, ya no veremos a los dentistas del mismo modo.

 

LO MEJOR

  • La perfecta comunión entre narración e intriga.
  • La temática aunque sobradamente conocida atrapa desde el primer momento.
  • Las interpretaciones convincentes.

LO PEOR 

  • Alguna escena extremadamente dura que aunque no gratuita, no es apta para todos los espectadores.
  • El guión poco arriesgado se acomoda en los tópicos del thiller.

 

 

Silvia Estivill

1 Comentario

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.