Compartir

CRÍTICA GIRL LUKAS DHONT CONSULTA - EL PALOMITRÓN

LOS ANTECEDENTES

En 2009, Lukas Dhont se sumergía en las páginas de un periódico para conocer la historia de una joven bailarina y los baches que encontraba en su progreso profesional debido al género con el que había nacido (masculino). Fue entonces cuando decidió la historia que quería contar, aunque desde aquel momento haya pasado del género documental a una ficción realista.

A pesar de su inexperiencia en el terreno cinematográfico, la sensibilidad con la que Dhont narra la historia de Lara (Victor Polster) le ha llevado a competir en la sección “Un Certain Regard” del Festival de Cannes y convertirse en el representante de Bélgica para el premio Mejor película de habla no inglesa en los próximos Premios Oscar. Estos días, y hasta su estreno el 28 de septiembre, la ópera prima de Dhont podrá disfrutarse en el 66SSIFF.

LA PELÍCULA

Girl habla sobre el proceso de transición de Lara, una joven de dieciséis años nacida en el género masculino. También narra la vida de Lara, una joven cuya pasión es el ballet clásico y que está dispuesta a todo para dedicarse a ello en cuerpo y alma. Estas dos vertientes de la protagonista chocan una y otra vez, marcando una lucha entre la salud mental y la salud física de la bailarina.

La cinta dirigida por Dhont no es una película especialmente reivindicativa en lo que a derechos del colectivo se refiere. Sí reivindica el derecho a ser ellos mismos sin ser sometidos a juicios externos de forma constante, pero sobre todo habla del sufrimiento de la protagonista al mirarse al espejo y no verse reflejada. Por otro lado, intenta poner en evidencia el conflicto social que existe a la hora de separar identidad sexual e identidad de género, cómo ambas se confunden y asumen, sobre todo en el caso de las personas trans.

Según declaraba su director, Girl no es una película que pretenda generalizar el proceso por el que pasan todas las personas transgénero, sino que cuenta una historia concreta. Sin embargo, el enfoque que realiza sobre la sociedad podría adaptarse perfectamente a cada grupo minoritario. La entrada de Lara en la nueva academia está marcada por la aceptación de todos sus compañeros y profesores, pero conforme esta progresa en clase y pasa más tiempo con ellos, se ve forzada a mostrar su cuerpo y es objeto de burlas. Se intuye una aparente aceptación social, pero en el fondo siguen tratándola como alguien externo al grupo social.

CRÍTICA GIRL LUKAS DHONT ESPEJO - EL PALOMITRÓN

ELLOS Y ELLAS

Lukas Dhont no es el único que se estrena en los largometrajes con Girl. El actor que interpreta a Lara, Victor Polster, también comienza su carrera interpretativa con la cinta. Tras la infructuosa búsqueda de un protagonista que pudiera actuar y desenvolverse con soltura en el aula de baile, decidieron comenzar a trabajar con los bailarines. Fue entonces cuando descubrieron el talento de Polster.

Logra mostrar la ambición de Lara por convertirse en la mejor bailarina a pesar de su corta experiencia y su frustración por no ver cambio alguno en su cuerpo. Retrata la impaciencia de la adolescencia, el deseo de pasar por completo de niña (o niño) a mujer, unido al problema del cambio de género, y la sensación de no sentirse aceptado.

El actor y bailarín belga encandila al espectador desde la primera secuencia. El resto de personajes se convierten en mera anécdota y en accesorios para enfatizar la profundidad del dolor y lucha de Lara. Solo Milo (Oliver Bodart), el hermano pequeño de la protagonista, y Mathias (Arieh Worthalter), su padre, logran acercarse a la complejidad del personaje manteniéndose como pilar en la vida de Lara.

LA SORPRESA

Sin duda alguna, la sorpresa de Girl es el talento que desprenden tanto Dhont como Polster y cómo consiguen con la dirección e interpretación sumergir al espectador en la historia de Lara. De no ser por ellos, la película resultaría larga e insulsa y el factor de la empatía con el personaje principal quedaría arruinado por completo.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

La mayoría de las películas construyen una estructura argumental que acaba por romper en algún momento cercano al final. Girl sigue este esquema basándose en las emociones de Lara, que rompen con una escena visceral capaz de llegar al punto más recóndito de nuestro cuerpo.

TE GUSTARÁ SI…

Disfrutas con largometrajes centrados en un único personaje bien construido. Si crees que las minorías deberían estar más representadas en el séptimo arte y disfrutas del género dramático, no puedes perderte la ópera prima de Lukas Dhont.

LO MEJOR

  • La actuación de Victor Polster.
  • La banda sonora como complemento a los sentimientos de Lara.

LO PEOR

  • La frialdad de la escena final, a pesar de su significado.

María Reinoso

1 Comentario

  1. Con todos mis respetos, el contenido de la película se puede resumir en 6 escenas. El 75% de la película es un primer plano de Lara en el metro que no aporta nada.

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.