Compartir

Evangelion es una obra importante. No hablo a nivel general, sino a personal. Si preguntáis sobre una obra que haya dejado mella es posible que la de Hideaki Anno suene aquí y allá, en múltiples lugares. No soy ajena a ella pero soy consciente de que Steins;Gate, en mi caso, sería una decisión mucho más sincera.

¡Sigue con nosotros Steins;Gate 0 a través de este enlace!

Resulta extraño abrir una crítica así, abriéndose. Pero Steins;Gate 0 lo necesita. Porque es emocional, es cercana y es familiar. Por eso resulta tan fácil identificarse con ella, porque es una épica personal. Una introspección sobre personas que se ven envueltas en una trama que les supera.

Sin ti, de nuevo

Steins;Gate siempre ha sido una obra de marcado carácter personal. No necesita hacer referencia a la parábola de Schopenhauer porque Chiyomaru Shikura parte de algo más cercano. No tan simbólico, pero si mucho mas corriente. Y al hacerlo es capaz de condensar la emotividad en una escena sin necesidad de referencias externas o connotaciones innecesarias.

Y, de hecho, lo hace con el inicio de este último episodio de Steins;Gate 0. El tema principal de la obra versionado a piano abre una escena lenta, de tonalidades grises que evoca a la distancia emocional. La gente pasa, de un lado a otro, pero Okabe es la única persona que sigue quieta, mirando como el amor viene y va. Una forma de decirnos que, aunque la línea temporal haya cambiado, él sigue siendo la misma persona de siempre. Cargando con el mismo sufrimiento. El mismo sacrificio.

Sin embargo, da la impresión de que el sacrificio es lo de menos. Quiero decir, la premisa principal de Steins;Gate 0 era la falta de Kurisu, la dicotomia entre Okarin y Okabe, entre pasado y presente. Pero la obra ha tomado un rumbo diferente en algún momento, se ha quedado sin espacio. Sin embargo, aún tiene fuerzas para lanzarse en picado hasta el final y levantarse, gloriosa.

Operation Starlight, start!

Steins;Gate 0 lo tenía difícil. Increíblemente difícil. Sus tempos no han sido adecuados, se ha perdido, ha retomado el rumbo y se ha vuelto a perder. Como el propio Okabe. Pero incluso así, igual que su protagonista, consigue recuperar el timón en último momento y convierte este vigésimo tercer episodio en un batiburrillo emocional que tiene la fuerza suficiente para concluir la obra de forma brillante.

Zero juega con su guión en este episodio de forma constante. Ese Okabe perdido no es más que él mismo haciéndose una promesa, prometiendo a Kurisu que volverá algún día. Pero, por unos momentos, todo parece una victoria pírrica. Leskinen aparece de nuevo y el sacrificio de Amadeus se entiende como algo vacuo. Pero la obra se remite a una cita, «por mucho que la línea del tiempo haya cambiado, parece que el destino siempre vuelve a unirnos».

La referencia bíblica, ese hombre contra Dios, vuelve a tomar forma y no solo empodera a Okabe, sino que lo hace con el resto de sus miembros para entrar en un arco con un potencial único que se toma el enorme permiso de dar la vuelta a la obra. La forma en la que él grita ese «Lab member 005!» tiene tanta fuerza que resuena a lo largo y ancho de ambas obras. Porque es el regreso de Okarin, una vez más, porque es la esperanza que necesitaban, pero hay algo más.

Porque se entiende que es algo conjunto. La entrada de Moeka en ese momento, la huida de Suzuha y Mayuri en el siguiente o como Kagari abandona a su madre para luchar por ella. Okabe no es la esperanza en si misma, pero si es el guía, quien debe poner todas las piezas en su sitio. E incluso cuando parece que, una vez más, todo está perdido, es él quien enmienda la situación.

Porque hay un conflicto de intereses. El de Suzuha, el de Mayuri o el de Kagari, que se remite a un deseo tan tierno como el de no querer perder a su madre en el futuro, su símbolo de identidad. Pero Okabe se superpone.

Y por una vez no es la decisión de Steins Gate. Es su propia decisión.

Es el hombre contra Dios.

[Hikoboshi y Orihime] La esperanza del mañana

Steins;Gate siempre ha sido una obra de un importante carácter introspectivo. Pero la escena que se sucede en ese momento es su propio summit. La convergencia entre Steins;Gate y Zero, el verdadero punto de inflexión. Ambas obras se abrazan para conectar de forma definitiva y todo cobra sentido.

Es la Mayuri de 2011 quien debe guiar —siguiendo los pasos de un Okabe que ha recorrido cientos, miles de líneas temporales para ello— a su ego del pasado para que pueda, a su vez, guiar a Okabe hasta Steins Gate cuando pierde a Kurisu.

En este momento la obra nos demuestra hasta que punto estaba todo calculado. El porqué de esas tantas escenas de distensión, de exploración. No es una justificación en si misma, y siguen habiendo muchos agujeros. Pero ahí están los momentos entre Okabe y Mayuri, la metáfora de Hikikoboshi y Orihime (Altair y Vega) o la importancia del encuentro de Suzuha con sus progenitores.

Al final todo han sido pequeñas piezas, pequeños movimientos que nos han guiado hasta el final. Pero Steins;Gate no se conforma con ello, con ese aluvión emocional que barre a todos sus personajes. Porque ahí está Ito con su Hacking the Gate en versión vocal en el momento exacto en que Mayuri cambia las tornas del mundo. Y, de nuevo, todo ocurre en el episodio 23, el mismo episodio que en su obra original. Al final todo es parte del juego. Un movimiento maestro capaz de unir todos los cabos sueltos.

Desafía a Dios, engaña al mundo

Así Steins;Gate 0 pierde la condición de secuela, también la de spin-off. Al final resulta que no es más que una de sus múltiples ramificaciones. Pero también resulta ser la verdadera. Es todo lo que ocurre entre el episodio 23 y 24 de la obra original. Todo lo que Okabe debe realizar durante incontables saltos en el tiempo para recuperarla. Para volver junto a Kurisu.

Y es precisamente por eso el que la obra sigue avanzando con una escena que resulta difícil de encajar. Porque no hay rastro de Reading Steiner, la línea temporal no ha cambiado y hemos llegado al año 2025, la fecha en la que la convergencia debe matar a Okabe.

Y entonces alcanza su clímax y vemos como el hombre se encuentra grabando el mensaje. Ese mismo mensaje que salvará a Kurisu. Ese mismo mensaje que su yo del 2010 vería en el punto de inflexión. El mismo que eliminaría todo el recorrido de Zero en esta paradoja temporal que define su argumento.

«Engaña al mundo a tu otro yo. Esa es la única forma de alcanzar Steins Gate. El Psy Congroo»

Pero no es solo el hecho de que sea en Zero, quince años después, cuando él mismo grabe el mensaje, sino que se convierte en una muestra de madurez por parte de ambos, la obra en si misma y el propio Okarin. Porque que reconoce que Steins Gate no es más que una invención suya pero incluso así no duda en mencionarla y acaba con su clásico “El Psy Congroo“.

Es una muestra evolutiva del recorrido de la obra, de como ha madurado y cambiado hasta llegar a este punto en el que converge de forma definitiva para cerrar todo su argumento.

Un último movimiento [Operation Altair]

Peo incluso así, aún queda un último movimiento. Porque el mensaje llegará, pero para ello es necesario que alguien lo entregue. Y es en este punto cuando Steins;Gate 0 deifica a Okabe y se diferencia por completo —recurriendo a su juego argumental principal— de su original, a la vez que las conecta y cierra el último agujero que quedaba entre ellas.

Porque la convergencia debe matar a su protagonista en ese punto, en el año 2025. Pero en vez de eso, decide enfrentarse una vez más a Dios, al destino. Porque si Okabe Rintaro desaparece de la línea temporal es, en esencia, lo mismo que morir.

«Engaña al mundo, conecta todas las posibilidades. El mundo puede ser engañado»

Un tema vocal da paso a sus momentos finales. El final de Okabe Rintaro, de Okarin. De Hououin Kyouma. Un viaje que desafía a los límites del hombre. Un viaje para recuperar lo que se perdió. Algo que se zanja con una gloriosa escena, seguramente la más poderosa de toda su obra, con un Okabe caminando frente a ellas. Frente a Dios y el destino.

En la crítica de Rinascimento of Projection —Project Amadeus— me compadecía de acabar en un tono negativo y hablaba sobre la esperanza de no hacer lo mismo aquí. Pero, de alguna forma, lo ha conseguido. El recorrido de Steins;Gate 0 ha sido duro y ha dejado mucho tras de sí, pero eso tendrá espacio en el próximo texto. En lo que ahora pertoca, Steins;Gate 0 brilla como una verdadera obra maestra.

El epílogo de un preludio. El momento en que Okabe rescata a Suzuha y Mayuri marcará el verdadero cambio de línea temporal y el inicio de la Operation Skuld. Es así como todo vuelve a su lugar, con el último viaje de Okabe. Un regreso glorioso que pone fin a la historia de un hombre capaz de desafiar a Dios por amor.

El Psy Congroo.

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

Compartir
Escribo más que duermo. Ávido lector de manga y entusiasta de la animación japonesa. Hablo sobre ello en mi tiempo libre.

16 Comentarios

  1. Una pregunta, en el minuto 9:33 del capitulo 23, Okake recibe un mensaje RINE, luego al final cuando se va a buscar a Suzuha y Mayuri, alli tiene el mensaje recibido, osea ese mensaje lo ha mantenido por varios años hasta el 2025, ahora mi pregunta es en que momento se envio ese mensaje? En el capitulo pasado, un mensaje RINE se iba a enviar solamente a Daru para que destruya a Amadeus, entonces ese mensaje quien lo envio?

  2. Me encantó leer tus críticas cada semana. Son tan intensas y llenas de simpatía por el anime que me llegaron.

    “Un regreso glorioso que pone fin a la historia de un hombre capaz de desafiar a Dios por amor”. Amé esa frase.

    Mis felicitaciones mi amigo y esperemos la crítica final del OVA.

    El psy congroo.

  3. Me encantó leer tus críticas cada semana, son tan intensas y llenaste de simpatía por el anime que me llegaron.

    “Un regreso glorioso que pone fin a la historia de un hombre capaz de desafiar a Dios por amor”. Amé esa frase.

    Mis felicitaciones amigo mío, esperemos tu crítica final del OVA.

    El Psy Congroo.

    • Tendremos crítica de la OVA pero antes de ello habrá crítica final de la serie como mínimo. Muchas gracias por leernos y tomarte tu tiempo para comentar, ¡motiva mucho leer cosas como esta!

    • Habrá una OVA en diciembre, en nuestra guía de esta temporada tienes los detalles. Pese a todo si has visto la original seguramente te darás cuenta de que ya sabes como continua la historia, por lo que es casi imposible que haya más contenido en el futuro. Muchas gracias por comentar 🙂

  4. Que buena reseña. Estoy de acuerdo contigo. Es verdad que su amor por Kurisu es grande. Pero creo que lo era más por Mayuri. En varias líneas de tiempo dejo morir a Kurisu por Mayuri. Dejando fuera a quien amaba más. Su final fue magistral. unir así dos temporadas fue genial. Un genio el que hizo semejante obra maestra. Ojalá algún día vuelva con algún especial u OVA.
    Me quedo con la frase de Okabe ” Mayuri es mi preciosa rehén. ¡Iré a donde sea que esté y la traeré de regreso!”

    • ¡Muchas gracias por tu comentario! 🙂
      Desde luego, su amor por Mayuri es mayor (aunque también hemos visto la línea temporal en la que la sacrifica frente a Kurisu) pero no deja de ser cierto que todo lo que Okabe realiza en Zero es para salvar a Kurisu y alcanzar la Steins Gate. De hecho, se entiende que esta sección de la obra se refiere a la relación entre ellos, el como es el mundo sin ella (muy a lo La Desaparición de Haruhi Suzumiya) pero el juego que tienen con Mayuri es muy importante también. En diciembre tenemos una OVA, te dejo en enlace a nuestra guía de esta temporada, por si te sirve ;3

  5. Siento decirte que esto ya va aparte de la crítica en si misma, que trata planos más generales. No me había llegado a fijar en ello pero se entiende, creo, que es el Okabe del futuro avisándole de que Mayuri y Suzuha no serán capaces de cambiar la línea temporal, por lo que deberá engañar al mundo —de hecho es lo que decía en el D-RINE— en el 2025 para salvarlas y hacer así posible la Operation Skuld. Sin embargo, insisto, no es más que una hipótesis.

  6. Yo me quedé con una duda existencial y en su momento hice miles de teorías tratando de resolverla, pero no fue nada de lo que pensaba.
    Que onda con la mano herida de Yuki Amane?

    • Es solo un despiste para hacernos creer que es miembro de algún grupo estadounidense o ruso. La idea es confundirnos con Judy, que está al servicio de DURPA con los EE.UU.

  7. Es un puto animesaso una pasada una obra maestra steing gate 0 me lo chingue en una sola sentada frente al televisor guau y mas que todo comprendi ala perfeccion todo lo susedido en steins gate 0 es una verdadera pasada ese anime

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.