Compartir

Cardcaptor Sakura: Clear Card sigue avanzando a ritmos lentos y pausados. Y lo cierto es que la obra se ha convertido en una suerte de slice of life que dista mucho de lo que ofrecía en primer momento. Es un plano que siempre ha estado presente en su historia —de hecho, en ello reside parte de la gracia, en conocer a Sakura y su vida— pero su guión ha comenzado a abusar de ello.

¡Sigue con nosotros CardcaptorSakura: Clear Card a través de este enlace!

Desde varias entregas anteriores hasta ahora todos sus capítulos se han resumido en un leve intento de llevarnos a buen puerto. Ahí está el final del décimo capítulo con la luna roja, la aparición de Kaito o su énfasis en recordar el pasado con capítulos prácticamente calcados a su historia original. Sin olvidar esos cambios mecánicos en las batallas, que han llevado a Sakura de acercarse cautelosamente a las cartas a pelear contra ellas como antaño. Unas incoherencias argumentales que han mellado la experiencia.

La semana pasada cerraba la crítica del episodio 11 divagando sobre si su metodología era la paciencia. El hacernos esperar para sorprendernos con algo grande. O, como mínimo, resolver sus múltiples incógnitas. ¿Lo habrá conseguido?

Misterios entre las sombras

Que la escena de presentación sea una de Kaito sirviendo el té mientras habla con Akiho sobre el desayuno no resulta sorprendente. La serie ha entrado en una espiral argumental que no se aleja a duras penas de este tipo de momentos. Pero que los protagonistas no sean Sakura y compañía augura algo. Un cambio sutil, a la vez que notable. Hemos llegado al epicentro de la obra y sus engranajes empiezan a moverse de nuevo.

Las intenciones son claras. Akiho habla sobre un extraño sueño que encaja a la perfección con las visiones de Sakura. No debería existir la sorpresa, pero el guión nos ha alejado tanto de esas suposiciones que, y aunque no sea de la mejor forma, lo consigue. Parece que Kaito trama algo grande y no sería algo descabellado afirmar que Akiho permanece ajena a ello.

Con todo, la escena vuelve al sitio que le corresponde y nos muestra a Sakura en plena carrera para llegar a clase tras dormirse — solo falta la clásica tostada en la boca para sellar con nostalgia. El capítulo de hoy la sigue a un festival de deportes, donde la chica vuelve a demostrar sus habilidades en baloncesto. Unas escenas cargadas de fuerza, que si bien no alcanzan el nivel de Haikyu!! consiguen mantenerse con la clásica fuerza de un spokonJunto a ello se nos muestra un duelo entre Syaoran y Akiho, que disputan un partido de batminton con la fuerza de Kira y L en Death Note. ¿Es un adelanto de un posible enfrentamiento entre ambos?

Regresando con fuerza

Como es un clásico en la serie, la mitad del capítulo marca el cambio y nos adentra en la batalla. El soleado día del torneo se oscurece bajo unas inmensas nubes que ametrallan a los asistentes con un intenso granizo. Es el poder de una nueva carta.

Más agresiva incluso que las anteriores (especialmente después de ver como Sakura capturaba a algunas de ellas sin mediar el más mínimo combate) la carta ataca con fuerza a nuestros protagonistas. Una nueva oportunidad de oro para Madhouse, haciendo uso de esos nuevos conocimientos de animación y kinestesia con Sakura rodando por el suelo y devolviendo proyectiles enemigos, aunque sin mucho éxito.

Esto lleva al regreso de Syaoran, acompañado de esa nueva introducción que parece magnificar los poderes del chico, como si quisieran asegurarnos que ha cambiado mucho desde la última vez que lo vimos en acción. Es él esta vez —un cambio de dinámicas que también se echaba en falta— quien pone fin al encuentro con un gran despliegue de medios, no solo propios, sino también en su animación.

Dejándonos con buen sabor de boca el capítulo se aventura a cerrarse pero antes de hacerlo nos regalan lo que equivaldría a un “bis” en un concierto musical. Tras una larga serie de capítulos sin aparecer, el misterioso encapuchado vuelve a los sueños de Sakura con la intención de hacerse con su llave. Pero esta vez las cosas quedan mucho más claras que nunca.

La voz de Akiho resuena desde el misterioso individuo y todo empieza a encajar. Incluidas las citas iniciales, donde hablaba del significado de su sueño. Incluso la propia escena lo deja claro al comenzar a mover los engranajes del onírico lugar donde se encuentran. Cardcaptor Sakura: Clear Card ha vuelto a ponerse en marcha.

Crítica de Cardcaptor Sakura: Clear Card 03

Óscar Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.