Compartir

arco de las Hormigas Quimera de Hunter x Hunter Gon 2 - el palomitron

¿Es el arco de las Hormigas Quimera el mejor arco argumental de Hunter x Hunter? Puede que para muchos así sea pero, bajo mi punto de vista, dista mucho de serlo. A pesar de contar con momentos de épica y algunas de las mejores contiendas que se pueden visualizar en la adaptación animada, la saga en cuestión se antoja tediosa. Tarda demasiado en arrancar y el ritmo general es lento, quizá necesario para asentar y tratar todos los frentes abiertos o, quizá, simplemente debido a la propia incapacidad del autor para agilizar el desarrollo y aportar un mayor grado de dinamismo. Si hubiera que atribuirle un adjetivo, probablemente sería el de irregular.

Pero esto forma parte de la idiosincrasia de la obra. Porque, a pesar de todas las bonanzas del trabajo de Yoshihiro Togashi, Hunter x Hunter es irregular. Cuenta en su haber con arcos argumentales muy sólidos —alcanzando la cumbre en el de Ciudad de Yorkshin— y otros cuyo planteamiento, desarrollo y potencial caen en picado. No es una serie mediocre, ni mucho menos, pero sí discontinua. Sin embargo, a pesar de sus flaquezas cuenta con varios aspectos y algún que otro mensaje de gran valor. La profunda crítica hacia el comportamiento del ser humano, su mensaje ecológico y la humanización y deshumanización de los personajes más importantes hacen que esta saga sea más que sobresaliente en algunos de sus aspectos. A continuación habrá destripes argumentales sobre hechos relevantes del arco argumental citado.

Las consecuencias del aislamiento e independentismo

Analizar la invasión y exterminio llevados a cabo por las Hormigas Quimera es interesante desde el punto de vista de la localización de los hechos. Sin embargo, no lo es desde la razón o foco del conflicto. Estas criaturas no son más que otra especie más que habita el universo de la ficción, su evolución y posterior actuación está supeditada al irrefutable poderío de la naturaleza. No existe un motivo, una razón, la unión del código genético humano y el de las bestias es casual, no existe premeditación. Las características del contexto donde ocurren, por el contrario, sí son interesantes de analizar desde un punto de vista crítico respecto el comportamiento sociológico del ser humano. NGL (Neo Green Life) es un estado independiente donde la tecnología es inexistente y la entrada de compuestos tecnológicos o médicos está terminantemente prohibida. Estrictos niveles de seguridad protegen la frontera del estado, potenciando sus fortísimas barreras de entrada.

arco de las Hormigas Quimera de Hunter x Hunter Meruem - el palomitron

Esta retahíla de factores hace de NGL una nación desprovista de cualquier ayuda exterior, una debilidad muy fácil de explotar. ¿Qué hubiera pasado si Neo Green Life no se hubiese fundando desde el más absoluto hermetismo y aislamiento? Probablemente, la ayuda internacional habría actuado con rapidez para evitar el nacimiento de Meruem. Pero claro, entonces no existiría más de un centenar de capítulos de la obra original dedicados a esta saga. Ni tampoco tendríamos un profundo mensaje crítico hacia el individualismo del ser humano —además de la patente hipocresía de sus fundadores al constituir un estado de semejantes características y, por otro lado, dedicarse a la fabricación y distribución de armas y drogas—.

La huella del ser humano

Para Togashi las Hormigas Quimera no son más que una para nada sutil analogía del ser humano. En los primeros compases de la trama ya se puede entrever en cierto grado este enfoque, pero es a partir del consumo de personas y el consecuente nacimiento de Hormigas Quimera con comportamientos e inteligencia humanos donde termina cogiendo mayor fuerza. La cadena de mando o jerarquía dentro de la especie siempre ha permanecido equidistante respecto a los modelos de nuestra sociedad, pero desde la manifestación de las singularidades humanas la óptica se diversifica, el enfoque cambia diametralmente. La mezquindad, la inseguridad, el egoísmo, la supremacía del poder, el egocentrismo, la discriminación o el clasismo se instauran en el ADN de las Hormigas Quimera para cambiar el rumbo de su evolución como especie. Para llevarla, irremediablemente, hacia un funesto fin.

arco de las Hormigas Quimera de Hunter x Hunter Meruem vs Netero - el palomitron

La Phagogenesis o reproducción a través de la comida es la principal particularidad de las Hormigas Quimera como especie. Las posteriores generaciones se ven potenciadas gracias al conglomerado genético existente, consolidando así su evolución y conservación. Pero lo que durante muchos años fue supervivencia, ahora se transforma en capricho, en la supremacía de una especie sobre el resto. Como si los humanos simbolizasen la misma fruta del Edén y las Hormigas tomaran el papel de pecadoras. El nen termina por seducir completamente su paladar y marca el punto de no retorno. A partir de ahí, y poco a poco, el sistema jerárquico de las Hormigas Quimera comienza a sufrir claros síntomas de erosión. El individualismo comienza a aflorar y se abandona el pensamiento “colmena”. La caza a los humanos ya no es una necesidad, es la imposición del ego sobre el resto. Poder, poder y más poder. Un perfecto símil que cambia las tornas y sitúa en esta ocasión al ser humano en una posición de desventaja. Le convierte en la indefensa presa a merced del nuevo cazador que hace del lugar su particular coto de caza.

Al fin y al cabo, se trata de recibir su propia medicina. De experimentar algo que el ser humano ha realizado a lo largo de la historia contra los de su misma especie. No son pocos los actos de depravación y genocidios que han moldeado la historia de la humanidad en forma de cruzadas invisibles u otras tan atronadoras como la detonación de una bomba atómica. Y esto se traslada a la contienda final de la saga. El intenso enfrentamiento entre Netero y Meruem, los dos baluartes de sus respectivas especies. Un duelo de ideales y visiones cuyo resultado ya estaba sentenciado desde el principio. Un jaque mate premeditado y estudiado cuyo último movimiento supone un sacrificio y una explosión. La “Rosa del pobre” es el equivalente a la bomba atómica, un arma de destrucción capaz de segar cualquier organismo de vida. Al final, la destrucción es algo innato en el ser humano, ya sea como medida de protección, provocación u ofensiva. Es la solución fácil, la única para muchos. Y, al igual que la especie de las Hormigas Quimera sentenciaron su destino, quizá nosotros también hayamos sentenciado el nuestro.

arco de las Hormigas Quimera de Hunter x Hunter Netero - el palomitron

El Rey que no quería morir en soledad

Se puede observar con relativa facilidad que Yoshihiro Togashi cimentó los pilares del arco argumental más longevo de su obra —por el momento— teniendo en cuenta muchos de los comportamientos erráticos e inherentes del ser humano. Sin embargo, no todo son sombras. También hay espacio para excepciones, para enemigos que dejan de serlo y hacen acopio del perdón, la redención o la bondad. Personajes como Colt, Meleoron o Ikalgo fueron un gran apoyo para que el bando protagonista pudiera completar su objetivo. Renegaron de su nueva condición para abrazar el lado más humano, para servir y ayudar a la consecución de un fin más justo acorde a sus ideales. Y es que si algo caracteriza el arco de las Hormigas Quimera es el proceso humanizador de sus personajes. Es capaz de mostrar las dos caras de una misma moneda. El ejemplo más claro de ello es el propio Meruem, el pináculo de su especie.

Desde sus primeros momentos de vida, Meruem se postula como el estandarte de la arrogancia y la crueldad. Un amasijo de increíble poder e inteligencia con la misión de comenzar un nuevo reinado. En su búsqueda, la diversión de aplastar a los humanos como meros insectos se torna en hastío, en tedio por no encontrar un rival a la altura. Algo que cambia cuando comienza a mostrar interés en los juegos de mesa y a retar a diversos campeones para batir en duelo sus respectivas inteligencias. Así es como conoce a Komugi, una joven con ceguera campeona de Gungi (juego ficticio basado en el ajedrez) capaz de conmover a la crueldad personificada, de despertar el lado más humano de la bestia. Meruem es incapaz de vencer a Komugi, siente por primera vez el sentimiento de la frustración. Pero, lejos de querer acabar con la vida de la joven como represalia, comienza a interesarse por su bienestar y potencial, comienza a experimentar un cúmulo de emociones que poco a poco le humanizan, le alejan de la demonización existente en su construcción inicial.

arco de las Hormigas Quimera de Hunter x Hunter Meruem y Komugi - el palomitron

La constante preocupación por la joven, la reflexión o el cambio de ideales, y la preocupación por descubrir su verdadero nombre son algunos de los pilares que construyen cierto distanciamiento con la élite de la especie. El nombre de alguien es algo distintivo, algo propio y personal, un factor que humaniza. Y Meruem ansía conocer ese conjunto de letras que lo conforman. Su enfrentamiento contra Netero está supeditado a este fin, a conocer aquello que le humaniza. A partir de cierto momento, Meruem entra en un continuo conflicto interno. La lucha entre su lado humano y su lado Hormiga no es una fácil de librar, y la principal “culpable” es una niña ciega incapaz de juzgar sus actos, de juzgarle a él. Al final, exhala los últimos suspiros de su breve vida junto a ella, junto a la única persona que no pudo derrotar y que despertó algo en lo más profundo de su ser. Dos luces que se retroalimentan y prometen seguir haciéndolo por siempre. Curioso de aquel cuyo nombre significa «La luz que lo ilumina todo» y de alguien invidente.

Lealtad, piedad y orgullo

El reflejo de la humanidad no termina en el personaje de Meruem, es algo que puede atisbarse también en su guardia personal. Sobre todo en los personajes de ShaiapoufMenthuthuyoupi. Neferpitou muestra un sentimiento de lealtad único e indestructible durante todo el desarrollo. Su misión es proteger a su rey pero, por encima, acatar sus órdenes. Por esta misma razón se juega la vida para sanar el cuerpo destrozado de Komugi, porque a pesar de su propia opinión, sabe qué significa para Meruem. Pitou guarda un perfil muy similar al de un soldado, es la mano ejecutora que no titubea en cumplir órdenes. No cuestiona y no duda de su rey. Es un perfil que se aleja bastante de la evolución experimentada por sus otros dos iguales o el propio Meruem. Su lealtad podría considerarse una propiedad humana, pero su existencia ya queda patente en el comportamiento de su especie.

arco de las Hormigas Quimera de Hunter x Hunter Pitou - el palomitron

Y sí, tanto Shaiapouf como Menthuthuyoupi también guardan una inapelable lealtad a Meruem, pero tienen comportamientos ocasionales que les acercan —para bien o para mal— a una versión mucho más humana que la de su compañera. El fervor y la pasión de Pouf hacia Meruem finalmente se convierte en algo perjudicial, dañino. El orgullo termina por brotar y el sentimiento de odio hacia Kogumi por distraer a su rey de su legítima misión le llevan a atentar contra los intereses de aquel que tanto idolatra, de traicionarlo por su propio bienestar. Shaiapouf es la clara demostración de un orgullo herido. Por el contrario, el caso de Youpi es totalmente distinto. A pesar de ser el integrante de la Guardia Real sin ningún tipo de genética humana, tiene la virtud del perdón. Sus diversos enfrentamientos le llevan no solo a reconocer la valía y poder de sus enemigos, sino a perdonarlos en última instancia. Se trata de un acto altruista que le honra y que, en definitiva, le hace más humano que muchos que se hacen llamar así.

Una luz que brilla con demasiada intensidad

arco de las Hormigas Quimera de Hunter x Hunter Gon - el palomitronTogashi consigue crear un puñado de personajes ricos en matices bajo un contexto que esconde variados mensajes de crítica. Aspectos que, acorde a la demografía y género de la obra, otorgan un valor añadido y la sitúan muy por encima de la media. La recta final de la saga de las Hormigas Quimera se antoja como el final de algo más, la antesala a un punto de inflexión. La muerte de Netero tiene su peso en el devenir argumental de la obra pero, sin duda, es la separación de Gon y Killua el hecho que marca un punto y aparte. Una disolución totalmente coherente ciñéndonos a su desarrollo dentro del arco. Porque, a pesar del detonante que supuso la particular venganza de Gon, su fiel escudero ya había tomado una decisión con anterioridad. El arco de las Hormigas Quimera termina humanizando por completo a un personaje que comenzó denotando cierta frialdad y apatía. Le da el espacio y el progreso necesario para madurar, le despoja de sus miedos e inseguridades y le otorga las alas que necesita para echar a volar por sí mismo.arco de las Hormigas Quimera de Hunter x Hunter Killua - el palomitron El caso de Gon es muy distinto, le sitúa en la más absoluta desesperación y le hace sucumbir a la abismal oscuridad. El asesinato de Kite a manos de Pitou ejerce tal presión que termina consumiéndolo, le arrastra a un final donde tan solo existe desesperación. La mirada y el semblante del joven cazador se transforman, no hay resquicio para un ápice de luz, ni tampoco espacio para amigos. El arco en cuestión es uno de sacrificios, y el último es el suyo. Sacrifica su futuro, a sí mismo, para poder superar los límites lógicos y humanos, destruirlos de un plumazo para así obtener un hercúleo poder que roza lo inhumano. Es el perfecto ejemplo de que hasta la luz más pura puede ser engullida por la oscuridad. Y el de que, como todo en esta vida, tiene sus consecuencias.

«Eres una luz. A veces, brillas con tanta intensidad que debo apartar la mirada. Pero, aun así, ¿está bien que permanezca a tu lado?»

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

 

4 Comentarios

  1. estoy en contra de tu percepción general del arco argumental de chimera ant, especificamente en cuanto a la lentitud, ello no significa que sea tedioso, más aún si el análisis es mas detallado, ya que la linea argumental de HxH siempre avanza a un ritmo que permite conocer diferentes percepciones y progresos, contrario sería si es un circulo vicioso (One Piece, DB, Naruto).
    Ahora no es lenta y menos tediosa ya que el arco se compone en sí de pequeños hilos argumentales dentro de un todo
    1. Gon, Killua y Kaito buscan el nido de la Renia – Mientras la reina decide cazar humanos
    2. La matanza en NGL es censurada – Gon y el resto acuden para exterminarlo
    3. Los guardias reales aparecen – Kite muere
    4. Gon y Killua tienen que vencer a Knukle y Shoot para acceder a la mision (debe entrenar) – Netero empieza a cazar las hormigas
    5. Meruem nace, la reina muere, y Gon es derrotado
    6. Meruem invade el palacio en otro país, comienza la selección – Killua debe proteger a Gon
    7. Gon se recupera y se une a la misión – se adelanta la marcha
    8. Gon y Killua impiden que mas humanos acudan a la marcha
    9. Meruem conoce a Komugi y se humaniza – Los guardias empiezan a tener diferentes prioridades
    10. ocurre la invasión…..

    En pocas palabras tu soslayas la primera parte y te enfocas en la narrativa de la segunda parte principal del arco (invasión) sin ahondar en las causas de todo, perspectivas…; ejemplo de ello es la omisión para esbozar que Killua sigue a Gon porque carece de propósito, y es en la primera parte que se descubre que Killua ignoraba a su herman@ por la aguja enterrada en su cerebro, luego reconoce que debe Proteger a su herman@ e impedir que la conviertan en una especie de genio

    • Buenas, en primer lugar gracias por pasarte por aquí y dejar tu opinión al respecto, que de eso se trata 🙂

      La impresión de algo puede y, por qué no, debe diferir dependiendo de cada mirada. Personalmente, a pesar de ser un arco argumental maravilloso en muchos aspectos, se me atragantó en muchos momentos. El comienzo, algunas de las partes del entrenamiento de Gon y Killua y otras de la confrontación final se me hicieron bastante lentas y densas. Y sé que está todo explicado y calculado al milímetro, pero como espectador noté a faltar un mayor grado de dinamismo y agilidad.

      Por otro lado, dedico este texto a hablar sobre algunas de las ideas que a mí me parecen más interesantes. No es una opinión del arco en su totalidad, por lo que, por ejemplo, no puedo explicar con detalle la evolución de X personaje. Creo que en ningún momento digo explícitamente que Killua carece de propósito, ya que el hecho de acompañar a Gon en la búsqueda de su padre ya me parece un propósito propiamente dicho. Tan solo hago referencia a que este arco le hace madurar, valorar otras alternativas y librarse del control mental impuesto por su hermano Illumi.

  2. Hola, primero que todo felicitar por la critica, siempre es bueno leer nuevos puntos de vista de una obra y asi enriquecer el pensamiento.
    Yo veo a Neferpitou como el unico guardia que se preocupa o entiende los sentimientos de Meruem, como en la ocasion cuando el rey le pregunta a sus guardias por su nombre y le contesta que lo mas importante es como se siente él, o por supuesto cuando debe sanar y proteger a Komugi, que si bien fue por una orden, estaba preocupada por el bienestar emocional del Rey mas de que del bienestar fisico de este, el cual tenia enfrente dos oponentes poderosos, tampoco temia sacrificar su fisico al hacerle frente a Gon, todo esto para dar luego un confort afectivo a Meruem con Komugi, a la cual nunca en todo el arco tuvo intensiones hostiles, ya que no la veia como una amenaza. Esto sumado al emotivo lo siento que le da a Gon, tras este enterarse de que Kite no iba a volver. Creo que una caracteristica que se le puede atribuir a Neferpitou es la empatia, que no concederia a la raza de las hormigas.
    En el tema del ritmo yo encuentro necesario que no sea acelerado para asi cimentar bien las bases del extenso arco, pero puedo comprender si alguien le parece lento, asi como tambien encuentro que hay capitulos que estan de más, como el de las hormigas quimeras buho y murcielago, o el de la pareja de peces que “luchan” con Killua.

    Saludos

    • ¡Buenas! En primer lugar, me alegro que te haya parecido interesante la entrada y agredezco tus palabras y que te pases a comentar por aquí 🙂

      En cuanto a lo que comentas de Neferpitou, totalmente de acuerdo con tu percepción del personaje y la empatía. Quizá haya centrado mis palabras en alzar su lealtad por encima de otras cualidades como la que comentas, y que también suponen un hecho que humaniza en cierta medida al personaje.

      Sobre el ritmo del arco argumental tengo sentimientos encontrados, veo necesarios una sólida construcción y desarrollo del mismo (que los tiene) y se emplean recursos como el narrador externo en prácticamente la recta final del arco que me encantan a pesar de ralentizar el ritmo. Pero como dices, hay algunas partes que se extienden demasiado y aportan poco o nada.

      ¡Un saludo!

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.