El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

Crítica del anime de Vinland Saga destacada - El Palomitrón
ANIME / MANGA CRÍTICAS REDACTORES

VINLAND SAGA: LA NO ROMANTIZACIÓN DE LA VIOLENCIA

Los pueblos originarios de Escandinavia alcanzaron nuevos horizontes, rebosaron ciertos límites —meramente geográficos— e irrumpieron en el centro neurálgico de Europa. Los registros históricos destacan su brutalidad, su fiereza en las artes de la lucha; unas que, por otro lado, ejercían de conducto para alcanzar la verdadera gloria, el propósito de todo acérrimo guerrero: sentir el cálido abrazo de las guerreras aladas, las valkirias, para posteriormente codearse con Odín, rey de Dioses, en el Valhalla. Las huestes vikingas, conocidas también por el sobrenombre de El Terror del Norte, fueron el azote de una Europa sumida en incontables contiendas bélicas. Su anhelo expansionista y colonizador les llevó a ser protagonistas absolutos de una amplia variedad de guerras entre los siglos VIII y XII; período histórico que llevó al pueblo vikingo a ser una más que manifiesta fuente de influencia en el devenir del continente europeo.

Aún a día de hoy, algunas facetas de la leyenda vikinga siguen suponiendo un fascinante misterio. Su historia, mitos y creencias —siempre impregnados por un halo de mística alrededor— se recogieron en lo que se conocen como sagas islandesas, relatos de origen oral que pasaron por un proceso de transcripción siglos más tarde. Escritos que funcionaron y funcionan como fuente para la creación de ficción en multitud de medios; la confección de un cómic superheroico como el caso de Thor (Stan Lee, Larry Lieber, Jack Kirby), una producción televisiva como Vikings (Michael Hirst) o al caso que nos ocupa, Vinland Saga, cuyo manga homónimo firmado por Makoto Yukimura aúna aspectos históricos con una ficción que no solo pretende ilustrar el rico y atractivo folklore nórdico, sino narrar con suma eficacia un angosto viaje con un mensaje muy claro: no hay romantización en la violencia.

Crítica del anime de Vinland Saga Vinland - El Palomitrón

Deserción y amor

Vinland Saga comienza con el sosiego que proporciona una vida alejada del estruendo de la guerra, del choque de aceros y escudos que eleva al máximo exponente el sentido de vida y muerte para muchos. Una estampa increíblemente cálida con cierto sentido onírico muestra a un hombre y a una mujer con un pequeño ser entre sus brazos. El enorme trigal sobre el que camina el hombre pronto experimenta un grotesco cambio; multitud de cadáveres pueblan un escenario que carece de la luminosidad y la esperanza del anterior. Aquí, la escasa claridad y la inmensidad del océano aumentan el clima de asfixia; el olor hediondo de la sangre y los cadáveres se entremezcla con el de la madera de las embarcaciones calcinándose. Thors y Thorkell avanzan inexorablemente de un punto a otro, segando cualquier atisbo de vida que ose ponerse en medio de su camino. No hay una explicación, un porqué, sólo son dos hombres haciendo su «trabajo», dos hábiles ejecutores. No hay mayor contexto, puede que tampoco fuera algo determinante en aquella época. Pero, en medio de todo ese caos, uno de ellos parece prestar atención a un grito de socorro que emerge desde lo más profundo de sus entrañas. El coste de una última muerte, el arrojo de abandonar gran parte de una vida en pos de llevar con orgullo una muy distinta. El acero sepultado en lo más profundo del océano.  

Quince años desde la deserción. Más de una década desde que tomara la única salida posible a aquella vorágine interminable de sangre y huesos rotos. La estampa del trigal era el único objetivo por el que valía la pena luchar; el nacimiento de su hija el acontecimiento que le haría —por primera vez— temer por su vida, sentir el miedo helando sus huesos en aquella bacanal de cuervos. Porque el Valhalla ya no tenía sentido para él, solo sentía la imperiosa necesidad de proteger a su familia. Y qué mejor manera de hacerlo que dejando atrás los ecos de la guerra. Ahora Thors vive plácidamente en una pequeña aldea de Islandia, dedicándose en cuerpo y alma al honrado oficio de la herrería y a los suyos: su mujer, Helga, y sus dos hijos, Ylva y Thorfinn. Un vida en calma, como el más manso de los mares, que no tardaría en sufrir los reveses del mal tiempo, en avistar la llegada de cuervos que traen mal augurio y de fantasmas del pasado que regresan para saldar deudas a un precio que tiene por pigmento el carmesí de la sangre.    

¿Por qué luchar? 

El comienzo de la adaptación de Wit Studio es uno que difiere en gran medida respecto al ilustrado por Makoto Yukimura en el año 2005. Mientras el autor nipón iniciaba la historia desde las vivencias de un Thorfinn adolescente con un claro objetivo en la vida, el estudio de animación opta por proyectar de atrás hacia delante en la cronología de la serie. Narra fugazmente el belicismo inherente a la vida de Thors para acto seguido potenciar el contraste, la dualidad de un guerrero vikingo que comete traición y huye. Los años posteriores se entienden como un bálsamo de paz, una vida que a pesar de no ser fácil sí tiene un denominador común diametralmente opuesto al anterior. Shūhei Yabuta y su equipo buscan que los espectadores empaticen con el personaje de Thors, que sientan el peso de sus acciones pasadas y presentes, además de su particular visión del mundo. Y, sinceramente, su empeño recoge sus frutos, pues cuando se atisba el conflicto el efecto es mucho mayor y, cuando termina explotando, es complicado no estar ya subido en una embarcación y dejar que el fluir de las aguas se vista de timonel. 

Si hubiera que establecer puntos clave en su esquema narrativo, se podría considerar que los cuatro primeros episodios de Vinland Saga son, en conjunto, el prólogo de una historia que extiende sus alas tras el mismo; una cuyo mensaje antibélico promete permear en el desarrollo de algunos de sus personajes y hechos. Porque si alguien cree que la obra de Yukimura es un festín constante de sangre y violencia gratuita no podría estar más desencaminado. Vinland Saga es un relato que entremezcla facetas de corte histórico con ficción, pero cuya pretensión es hablar del significado de la vida y la muerte, del valor de la vida humana, el sentido de la responsabilidad y la libertad. Y lo hace a través de una cultura y un contexto donde impera la violencia y donde los conceptos de vida y muerte difieren en gran medida de los existentes en otras. Por ello, el mensaje que subyace en Vinland Saga es mucho más efectista y el contraste entre ideologías y personajes golpea con mayor fuerza.

Crítica del anime de Vinland Saga Askeladd Floki - El Palomitrón

Porque cuando Floki acude a la aldea de Thors para «invitar» a su antiguo camarada de los Vikingos de Jomsborg a batallar en una nueva contienda, la obra incita a sobrevolar con mirada crítica los distintos pensamientos y actitudes. La invitación del antiguo hermano de armas de Thors es un golpe de efecto para los hombres de la aldea; sobre todo para aquellos más jóvenes y de mediana edad, pero también para los más pequeños. Lo anodino del día a día y los entrenamientos con armas de madera se interrumpen por promesas de lucha, sangre y la oportunidad de morir con orgullo como guerreros. El júbilo invade los ánimos de esa porción demográfica de la aldea, mientras el plano enfatiza en la marcha de Thors hacia su hogar, cabizbajo por verse obligado a exhumar fantasmas del pasado. Es ciertamente demoledor, más aún cuando Thors mantiene una breve conversación con el pequeño Thorfinn cuando éste descubre en un viejo baúl el armamento que empleaba su padre en el pasado.

«¿Quieres una espada, Thorfinn? Es una herramienta para matar ¿A quién quieres matar con ella?» 

«Al… Al enemigo.» 

«¿Quién es tu enemigo?» 

«Pues… Halfdan.» 

«Escúchame bien, Thorfin. Tú no tienes enemigos. Nadie tiene enemigos.» 

Wit Studio hace de la escena un momento único, un espacio de corte intimista aislado de los cánticos y vítores que apoyan el militarismo. Es la lección de un padre que agarra con fuerza el mismo filo del arma letal que hace palpitar el espíritu de lucha de su hijo mientras su sangre corre por el acero. El mensaje cobra mayor magnitud por lo bien medida que está la narrativa de la obra; porque son las palabras de anhelo de un padre que busca hacer entrar en razón a su hijo de seis años para que no cometa los mismos errores que cometió él en el pasado y entienda que su mundo no tiene por qué ser uno repleto de violencia estéril. 

Un verdadero guerrero no necesita una espada

Si bien es cierto que en los primeros compases de Vinland Saga se profundiza sobre todo en el personaje de Thors y su filosofía, también se abre la veda al desarrollo de importantes personajes históricos como Leif Eriksson, Thorkell o el propio Thorfinn, aunque el autor también recurre a otras figuras para interpretar su propia versión. De importancia capital es el viejo Eriksson, explorador considerado como el primer europeo en pisar territorio americano —cinco siglos antes que Cristóbal Colón— y en nombrar como Vinlandia el primer asentamiento vikingo en aquel terreno virgen que a día de hoy es parte de Canadá. Makoto Yukimura dispone de la figura de Leif Eriksson para vestirlo de cuentacuentos para los más pequeños, pero también supone la otra cara de la moneda. La que muestra ese ímpetu por la exploración y el descubrimiento, pero sin enaltecer el uso de la violencia como medio para la consecución de algo, compartiendo así la visión de Thors. Un personaje sumamente importante por sus hazañas que no deja de ser un punto de anclaje entre continentes; la exposición de un hito histórico que no suele tratarse en una ficción general que tiende a centralizar sus esfuerzos en las revueltas de la Europa medieval. 

Crítica del anime de Vinland Saga Thorfinn - El Palomitrón

La cuidada narrativa de Vinland Saga y la prominente labor en cuanto a worldbuilding se refiere están acompasados por el mejor de los aderezos posibles. Wit Studio despliega un arsenal técnico que capta a la perfección los matices con los que Yukimura dotó a la obra original. Eficazmente despiadado en los tramos donde la violencia más explícita copa el escenario; eficazmente intimista y detallista en las partes que, por sus características, así lo demandan. Un depurado estilo visual y artístico que consigue transmitir por el mimo y el cuidado dedicados, que emana una amalgama de sensaciones cuando las composiciones musicales entran en juego y encaja todo a la perfección. La armonización de todas y cada una de sus facetas audiovisuales no hacen sino servir de decoro para una trama que no titubea a la hora de dejar claro sus intereses.

Vinland Saga es en cierto modo el reflejo de una era, de una cultura, pero en ningún momento cae en la romantización de la Era Vikinga; no glorifica la violencia, todo lo contrario, su mensaje aboga por la supresión de ésta, por el avance como individuos y sociedad. Cree firmemente en ello, y por ello su personaje principal, por ejemplo, no duda un ápice en intercambiar ocho de sus ovejas a cambio de la libertad de un esclavo moribundo. Vinland Saga muestra cuán preciado es el derecho de libertad, pero también el peso y las consecuencias de nuestros actos. Y, también, es el recuerdo de que, al parecer, es necesario escarmentar primero para aprender una valiosa lección. Sufrir el descenso a los infiernos para posteriormente apreciar la calidez del verdadero significado de vida.   

Banner inferior temporada anime verano 2019 - El Palomitrón

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

2 COMENTARIOS

  1. Muy buen análisis. Yo haría incapie en la belleza expresiva de los dibujos, detalles profundisimos logran transportarme como espectadora,hacia las emociones más intensas de los protagonistas.
    De una gran riqueza está repleta esta obra, las transformaciones internas de los protagonistas se ven en cada capítulo, la trama con colores a tragedia es atrapante y no solo eso, sino que al ser tan onda consigue en los espectadores una mirada penetrante en la realidad, consigue que como público uno se haga preguntas y se queda ese sabor y sensación amarga pero esperanzadora…. La tierra prometida,existe Vinland???
    Seré una gran admiradora de esta obra de arte. Carla

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Intento de muchas cosas y una de las piezas que hacen funcionar la sección manganime. Ávido lector de manga, enamorado de la tinta y de la tragedia de Sui Ishida. Firme defensor de la industria como arte y la abolición de estúpidas etiquetas.