El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

a stormy night portada - el palomitron
CINE CRÍTICAS REDACTORES

A STORMY NIGHT

a stormy night - el palomitron

ANTECEDENTES

El guionista y director David Moragas iba a presentar su opera prima, A Stormy Night. en el Festival de Málaga. Pero como tantos y tantos eventos previstos este año, no ha podido ser. En cambio sí que va a ver la luz en otro certamen: la película clausura la décima edición del D’A Film Festival, celebrado en Filmin a causa de la crisis del coronavirus. Producida por OberonMedia en coproducción con Aragonés Media Consulting (AMC), el filme narra curiosamente la historia de otro confinamiento, el de dos chicos que, por carambolas del destino, deben pasar juntos una noche de tormenta en Nueva York.

Como expresa el propio director en la presentación virtual de la película, A Stormy Night es una declaración de amor a su género favorito, la comedia romántica. “Básicamente me crie viendo películas como Notting Hill, Novia a la fuga, Cuatro bodas y un funeral y, una de mis favoritas, La boda de mi mejor amigo”. Por eso escribió el guion como “una declaración de principios” en la que pone sobre la mesa los temas que más le han preocupado a lo largo de sus 27 años. De ahí no solo ha salido una historia romántica, sino una reflexión muy lúcida sombre asuntos tan terrenales como “el amor, las relaciones de pareja, la preocupación por llegar a fin de mes o cómo vivir el día a día con una identidad al margen de lo normativo”.

david moragas - el palomitron

LA PELÍCULA

Vivimos en un tiempo donde el mundo a veces gira tan rápido como para no poder pillar su ritmo. Pasa también en el cine, contagiado por la fiebre de fabricar taquillazos. A menudo confundimos un filme trepidante, sostenido a base de meter 234234 efectos especiales y otros tantos giros importantes de guion, con uno atractivo. Sin embargo, aunque pasen desapercibidas en el circuito comercial, también se crean películas capaces de desmontar una superproducción, contando solo con los recursos más básicos, porque tienen detrás una barbaridad de talento. Para gustos los colores, y el cine puede contar muchísimo sin fuegos artificiales, como es el caso de A Stormy Night. Al debut de David Moragas le sirven unas interpretaciones auténticas, un guion la mar de interesante, más el plus una bellísima fotografía. Así, sabiendo exprimir el potencial de esos tres elementos, consigue hipnotizarnos.

Filmada entre Nueva York y Barcelona en tan solo 13 días, el primer largometraje de Moragas cuenta la aventura de Marcos (interpretado por él mismo), un cineasta español atrapado en la ciudad de los rascacielos cuando su vuelo de escala a España es cancelado a causa de una tormenta. Sin tener donde quedarse, acaba alojándose en el apartamento de Alan (Jacob Perkins), programador informático y amigo de una compañera de universidad. Aunque solo tienen una noche por delante, ambos van conectando poco a poco, mientras se cuestionan sus propias concepciones de la felicidad, el amor o la vida.

De alguna manera David Moragas consigue que ese proceso de enamoramiento narrado en la ficción luzca realísimo; como si viéramos a través de una cámara oculta a dos personas conocerse primero, y atraerse después. Mientras se refugian de una tormenta debaten de cuestiones de todo tipo, a la vez que ganan confianza de una forma orgánica y armoniosa. Su relación, como la de cualquier pareja de desconocidos, empieza basándose en conversaciones incómodas, en silencios, en miradas furtivas. Hasta que se va transformando en algo más profundo, llegando a crear una burbuja de calma e intimidad en la que su bonitísima fotografía en blanco y negro juega un papel principal. En definitiva, todo el conjunto de A Stormy  Night es tan natural, tan humano, que nos parece una película irresistible.    

ELLOS Y ELLAS

Más bien ellos. A Stormy Night cuenta solo con dos actores, aunque tampoco necesita más. El propio Moragas da vida a Marcos, un director de documentales español que viaja de San Francisco a Barcelona haciendo escala en la ciudad de los rascacielos. El otro factor de la ecuación es Jacob Perkins, Alan, con quien el cineasta catalán ya había trabajado anteriormente en su cortometraje Boyfriend (2019). La buena sintonía entre los dos es evidente detrás de la pantalla. Y eso es fundamental. No solo son capaces de recrear individualmente a dos personajes corrientes en el mejor de los sentidos, sino que, además, en sus escenas conjuntas (la mayoría) logran sustentar una atmósfera que incita a no quitar los ojos de la pantalla.

stormy night - el palomitron

LA SORPRESA

Cuando descubres que da igual si vives en Nueva York, en Barcelona o en Alpedrete: hay cuestiones universales que no entienden de idiomas ni de fronteras.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Un salón acogedor. Una tormenta infernal de fondo rompiendo el silencio. Dos personas conociéndose, hablando apaciblemente un poco sobre lo divino y mucho sobre lo humano. Todo está en calma.   

TE GUSTARÁ SI…

Te gustan las historias sencillas y cotidianas.

LO MEJOR:

  • El reparto. Menos es más
  • Cuestiona las infinitas formas de entender el amor, la felicidad y la vida, pero con una mirada humana y natural.  
  • La fotografía ¿Quién dijo que el blanco y negro está obsoleto?

LO PEOR:

  • Solo podrá verse durante 24 horas hasta nuevo aviso. Toma nota: el 9 de mayo a partir de las 20.00 en Filmin.

María Robert

#ContenidoRelacionado

101 PELÍCULAS ESPAÑOLAS PARA ENTENDER NUESTRO PRESENTE

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.