El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

PRIMERAS IMPRESIONES REDACTORES SERIES

BIG LITTLE LIES TEMPORADA 2: NO HAY TREGUA EN MONTEREY

Visto su primer capítulo, confirmamos que necesitábamos la segunda temporada de Big Little Lies. Necesitábamos retornar a su excelente banda sonora, su característica paleta de colores y los espacios y localizaciones que prácticamente hemos sentido como nuestra casa al reencontrarnos con ellos. Y sobre todo necesitábamos retornar a esas maravillosas mujeres sacudidas por la onda expansiva de un accidente que no fue tal.

Lo nuevo de Big Little Lies promete, y si ya lo habéis visto, os invitamos sin más dilación a repasar con nosotros los puntos clave del regreso a Monterey, un lugar donde los secretos nunca duermen.

THE MONTEREY FIVE

Madeline, Celeste, Jane, Renata y Bonnie. Por diversas circunstancias estas cinco madres de la Escuela Elemental Otter Bay no eran precisamente amiguitas en la primera temporada. Y tras la magnífica introducción de cada una de ellas en el 2×01 podríamos decir que las cosas no han cambiado tanto. Todas ellas son cómplices que ocultan lo que realmente ocurrió en la noche de trivial, pero las tres primeras siguen yendo en pack mientras que las dos restantes se mantienen un poco por su cuenta. Renata, tan pijotera y loud como siempre, y Bonnie sumida en un perpetuo aislamiento por tener las manos manchadas de sangre, hecho que por lo visto hubiera preferido confesar en lugar de verse arrastrada a la mentira que las otras cuatro han orquestado (sin consultarle) para protegerla. Con todo, en el pueblo ya se refieren a ellas como “Las Cinco de Monterey” y ese es un título que esperamos ostenten con orgullo, dándonos muchas, muchas interacciones a lo largo de la segunda temporada.

MARY LOUISE

Eterna Meryl. Por muy altas que tuviésemos las expectativas, no estábamos preparados para el recital que nos ha dado la Streep. Desde la particular inquina contra Madeline, hasta la preocupación algo incisiva e incómoda por su nuera y sus constantes pesadillas. Mary Louise está con la mosca detrás de la oreja después del hipotético accidente de Perry, y da muy mal rollo. Big Little Lies nos ha regalado otro personaje con mucho jugo, que no se sabe demasiado bien de qué palo va (tan pronto riñe a sus nietos por portarse mal y no respetar a Celeste, como se pone a gritar en plena cena. Clásico instantáneo), pero que estamos deseando seguir viendo en acción.

CONVERSACIONES INCÓMODAS

Big Little Lies ha vuelto con un guión y unos diálogos tan disfrutables como la primera vez, y este inicio de temporada nos ha dejado varias perlitas de lo más interesantes. En el puesto número uno destacamos cada encuentro de Mary Louise con Madeline; los gratuitos dardos venenosos de la primera hacia la segunda ante las caras de incredulidad y cabreo de esta son oro. Por otro lado a nivel argumental nos ha gustado ver cómo se sienten Celeste y Jane con respecto al hecho de que la más joven fuese violada por el marido de la pelirroja. Este tipo de detalles son los que dan profundidad al desarrollo de personajes, avalando la necesidad de esta segunda temporada. Y por último, ¿qué nos decís de la breve conversación mantenida entre el marido y el ex de Madeline? No tiene desperdicio.

OTROS DETALLES QUE NO HAY QUE PASAR POR ALTO…

Para terminar con el repaso a este primer capítulo de la segunda temporada de Big Little Lies nos gustaría señalar un par de detalles que si bien no deberían tener mayor importancia, nos parece curioso rescatar y aclarar. El primero de ellos va dirigido a aquellos que no hayan entendido a qué venía la escena del marido de Madeline, Ed, en el supermercado hablando con la mujer de los pechos operados. Para quién no la recuerde, se trata de la esposa del hombre con el que está (o estaba) liada la rubia. ¿Querrán sugerirnos un “intercambio” de parejas venidero o simplemente decirnos que Ed está peligrosamente cerca de enterarse de la infidelidad de su mujer? Por otra parte (y tal vez solo nos haya pasado a nosotros), hemos echado de menos el Blue Blues. La cafetería frente al mar en la que se juntaban las chicas durante la primera temporada parece haber dejado paso a otro chiringuito de playa, y tal vez la razón no sea otra que hacer esfumarse al establecimiento junto con su propietario Tom. Recordemos que Tom regentaba la cafetería y además fue con Jane a la noche de trivial sugiriendo el probable inicio de una relación sentimental entre ellos. En la novela de Liane Moriarty así ocurre, pero como ya hemos podido intuir en el 2×01, el interés amoroso del personaje de Shailene Woodley en la segunda temporada será su compañero de trabajo surfero, Corey (Douglas Smith).

Con solo un capítulo emitido, podemos afirmar que Big Little Lies ha vuelto pisando fuerte, poniendo sobre la mesa temas como la culpa, la recuperación de una situación de maltrato, los dramas familiares, y por supuesto, las mentiras. Los responsables de la serie han dicho estar muy satisfechos con el cierre a esta tanda de capítulos por lo que las cinco de Monterey podrían darnos el adiós definitivo con la segunda temporada. Aún tenemos seis capítulos por delante; disfrutemos de ellas mientras nos duren.

 

Aitziber Polo

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Criminóloga con sueños de directora. Pisé el cine por primera vez a los dos años. Con siete vi cómo un cocodrilo gigante se zampaba una vaca entera de un bocado en Mandíbulas, y empecé a leer a Stephen King (y así me he quedado). Mi película perfecta tendría guión de los Coen, banda sonora de Zimmer + Horner y plotwist made in Shyamalan.