Compartir

Alien, el vecino del octavo - El Palomitrón

No es nada fácil erigir un mito cinematográfico. Trascender y convertirse en un referente cultural que logre sobrevivir al paso del tiempo, del género y de las modas no está al alcance de cualquier intérprete, personaje o historia, y aún es más complicado encontrar una película que lo consiga a todos los niveles. Por eso, casi cuarenta años después, Alien: El octavo pasajero sigue siendo un hito en el cine de ciencia ficción que muy pocos productos posteriores han logrado alcanzar. La repercusión de Ellen Ripley (Sigourney Weaver) y todo lo acontecido en la Nostromo sigue fascinando e inspirando a nuevas generaciones. Sin embargo, si hay algo que ha calado en el espectador medio ajeno a guiones magistrales y revoluciones feministas es, sin duda, el villano de esta obra maestra. El xenomorfo lleva años aterrorizando con su imponente e indestructible presencia, pero su reputación podría cambiar tras la publicación de Alien, el vecino del octavo.

Alien, el vecino del octavo - El Palomitrón

Publicada por Diabolo Ediciones, Alien, el vecino del octavo deja de lado la angustia y el horror espacial de la historia original para navegar por un terreno hasta ahora nunca explorado dentro del universo creado por Ridley Scott: la comedia. El xenomorfo se convierte en el auténtico protagonista de este cómic, dibujado por Joey Spiotto, que pretende retratar lo que sería el día a día del monstruo. Una rutina hilarante mostrada a través de postales individuales que sacarán el lado más divertido de uno de los mejores mitos del terror jamás creados.

Pese a su aparente sencillez, la propuesta de Spiotto logra cumplir con creces dos objetivos no tan fáciles de alcanzar en este tipo de cómics. Sus constantes y originales referencias a toda la saga lograrán sacar más de una carcajada a los fans de Alien. Y es precisamente ese humor ácido camuflado en tonos pastel el que también permitirá a los lectores más pequeños acercarse mejor a esta joya del séptimo para que, una vez crezcan, puedan seguir manteniéndola en el lugar que le pertenece.

Alien, el vecino del octavo - El PalomitrónA pesar de los temores que pueda suscitar inicialmente, Alien, el vecino del octavo tiene más de homenaje que de mofa. No es fácil cambiar el género de un producto sin perder la esencia original por el camino, pero en este caso cuesta creer que alguien vaya a sentir decepción sumergiéndose en el cómic. La labor de Joey Spiotto por aportar algo nuevo a este imaginario no solo es simplemente admirable, sino que afianza el estatus de Alien como mito. Un mito que, al igual que el xenomorfo, puede adaptarse a cualquier situación y seguir reinando sin problema alguno.

Jorge Bastante

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.