Compartir

A continuación vamos a repasar todo lo que hemos visto en las tres últimas jornadas del festival. En los últimos dos días, al no haber nuevos filmes de la sección a competición, hemos aprovechado para recuperar algunos títulos que no habíamos tenido el placer de ver y para mirar hacia otras secciones menos publicitadas de la Berlinale 2018, como Forum y Panorama. Antes de empezar debemos pediros disculpas, puesto que después de seis días de alta intensidad y concentración hemos bajado un poco la guardia y no hemos prestado a las cintas toda la atención que requerían, ya que hemos dejado de tomar notas durante la proyección. Coged nuestras opiniones con pinzas, ya que podemos haber pasado por alto alguna gran obra.

Día 7

UNSANE: Steven Soderbergh es reconocido por saber reconciliar cine comercial e indie (en el sentido original de la palabra). Unsane es un gran ejemplo de ello: rodada con un iPhone pero con Claire Foy de protagonista (está genial, por cierto; será una Lisbeth Salander estupenda). No damos detalles de la trama porque ir descubriendo los giros es uno de los placeres que proporciona la película. Tiene un tono malsano muy poco habitual en producciones de estas características.

GENEZIS: Hay poco que decir sobre el filme más allá de la sinopsis. Tiene un buen concepto que, además, está muy bien ejecutado, pero nos parece que le falta algo. En su defensa (y en la de Árpád Bogdán) diremos que la vimos bajo extremos síntomas de fatiga.

MUSEO: Ha ganado el premio a Mejor guion, pero podría haber ganado cualquier otro y hubiera sido justo. Es evidente viéndola que es un proyecto con muchos años de producción a sus espaldas y, en consecuencia, muchas escenas destilan una ambigüedad calculada y permiten múltiples lecturas. Museo es auténtica y humana, y fluye con gran naturalidad. No hay momentos que parezcan fuera de lugar ni forzados, pero tampoco parece que Alonso Ruizpalacios se haya esforzado para que sea así. Muy bien.

IN DES GÄNGEN: Este es un filme que te puede engañar si solamente has leído la sinopsis y visto el póster. Parece el típico crowd pleaser que cuenta una historia romántica entre dos personas “marginadas” de la sociedad, un poco seco al ser europeo. Pero aunque hay elementos así en ella, también tiene un pozo dramático y desesperanzador. Más que una alabanza del “hombre común” es una denuncia del tipo de situaciones al que se ve expuesto.

SONGWRITER: Un documental sobre Ed Sheeran hecho por su primo Murray Cummings podría haber sido un ejercicio congratulatorio vacío, pero, sorprendentemente, presenta una visión muy completa de todos los pasos en la producción de un disco. El parentesco le permite grabar al cantante en momentos íntimos, dándonos la oportunidad de presenciar en acción el fluir creativo de un artista en su momento álgido. Muy entretenido y solo dura 90 minutos. Si acaba en alguna plataforma de streaming, no dudéis en ponéroslo una noche tonta de un sábado.

Ed Sheeran - El Palomitrón

Día 8

TWARZ: Pese a ganar el segundo premio más importante merecía más, merecía el Oso. Despiadada crítica a nuestra Europa racista, llena de prejuicios y odio. Como han mostrado las feroces críticas hacia Touch Me Not, no hay espacio para la diferencia en nuestro continente. Hay mucho que analizar en Twarz, se harán largas disertaciones sobre ella. Nosotros nos conformamos con destacar un par de detalles sobre el excelente trabajo de Malgorzata Szumowska: primero, su especial sensibilidad (nada obvia) para crear momentos musicales memorables; segundo, su ingenioso juego con el enfoque de los planos. “Estoy orgullosa de ser una mujer directora”, ha proclamado al recoger el premio. Nosotros también estamos orgullosos de ti (y de todas las demás directoras).

YOCHO: Mejor no saber nada de ella antes de verla. La única información que necesitáis es que es un thriller fantástico (en ambas acepciones de la palabra) de la brillante mente de Kiyoshi Kurosawa. Puede recordar, por momentos, a algunas otras del género, pero en general es bastante original. Muy bien escrita, dirigida e interpretada.

AMIKO: 20 años ha necesitado Yoko Yamanaka para dirigir una película más fresca, rompedora y audaz que muchas otras de veteranos consagrados. Desamor y miedo existencial son las constantes que se van repitiendo a lo largo de los gags en los que se ve envuelta la protagonista. Hay una libertad inédita en la forma, pero esto no evita que la obra tenga cohesión temática y tonal. Tiene muy claro lo que quiere contar y cómo quiere hacerlo. La próxima vez que venga al festival, directamente a la sección oficial. Forum se le ha quedado demasiado pequeño para ella.

CASANOVAGEN: Una de las grandes responsabilidades artísticas que tiene la gente famosa es dar visibilidad a grandes obras que, por razones estrictamente comerciales, no la tienen. Sin John Malkovich no le hubiéramos dado una oportunidad a esta pequeña joya experimental de Luise Donschen que reflexiona sobre el ritual de la seducción a través de 5 breves historias muy variadas.

John Malkovich - Berlinale 2018 El Palomitrón

Día 8

3 TAGE IN QUIBERON: Desconocemos la razón por la que el jurado decidió ignorar deliberadamente una obra de tanta calidad. Sabemos que es una decisión consciente, porque si hubieran querido hacerle una mención tenían muchas categorías donde podían hacerlo: cualquiera de los tres premios de película, mejor actriz, mejor guion, mejor dirección y hasta mejor actor. La poesía y la belleza de las imágenes que captura Emily Atef con la cámara son incomparables con ninguna otra cinta de la sección oficial (aparte de Twarz). Nos alegramos de poderla haberla rescatado este último día de festival.

PROFILE: La película es la ganadora del premio del público de la sección Panorama y no nos sorprende para nada. Es una cinta vibrante que solamente mostrando una pantalla de ordenador consiguió tener toda la sala en tensión desde el minuto 1 hasta los créditos finales. Si queréis ir más allá de esta experiencia, el filme también ofrece unos cuantos temas para debatir al salir. En nuestra opinión, al no ser una producción norteamericana y tener un director ruso, Profile no es tan panfletaria e imperialista como Objetivo: Londres o títulos de este estilo.

Pau Jané

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.