Compartir

BARCOS, AL RESCATE, PUERTO

LOS ANTECEDENTES

Cuando intentamos abordar el punto de antecedentes en Barcos, ¡al rescate!, nos encontramos con el problema de que ni su director (Simen Alsvik) ni su productor (Steamheads Studios) cuentan con un bagaje que nos prepare de cara a lo que nos va a mostrar la producción. Así pues, debemos apoyarnos en el antonomásico gigante de la animación, Pixar. Así, ya tanto por el título de la película como por los primeros trailers, vemos que se trata de un trabajo que no deja de ser una continuación de la línea ya iniciada hace doce años con Cars o con Aviones.

LA PELÍCULA

Como decíamos en el punto anterior, no deja de ser una película que ya todos hemos visto, aderezada con todos los ingredientes de la clásica película de cine infantil: autosuperación del pequeño, barco conoce a barca, trama y antitrama y, por supuesto, el rescate final. La película está conformada por el conjunto de tópicos y recursos que caracterizan a este género.

Es por eso por lo que se le puede achacar a la obra la recurrencia de sus creadores a una serie de ingredientes tipo que aseguren la aceptación por los pequeños. Sin embargo, en un momento en que muchas de las películas de “dibujos” o animación esconden (y no hablamos a películas tipo Shrek) algún mensaje o lectura de calado más profundo para los adultos, en Barcos, ¡al rescate! no solo no encontramos ningún guiño a los adultos, sino que, probablemente, no consiga llegar de una manera efectiva a los mayores de 7 años. La cinta cuenta, pues, con un target muy limitado.

BARCOS, AL RESCATE, GAVIOTAS

ELLOS Y ELLAS

Tratándose de una película de animación, no podemos enfocar este apartado desde el carácter interpretativo, por lo que nos limitaremos a decir que el reparto se encuentra perfectamente compensado en cuanto a los personajes: héroe, heroína, némesis y un elenco de lo más variopinto que cubrirá todas las facetas y personalidades existentes. Asimismo, existirán, como en toda buena obra de animación, dos personajes cómicos, interpretados en esta ocasión por dos gaviotas de pequeño puerto a las que no les faltarán anécdotas en la gran ciudad.

LA SORPRESA

En esta ocasión, más que la sorpresa, la podríamos definir como la decepción, por ser esta la poca valentía y atrevimiento, tanto por parte de la dirección como de producción, para buscar un resultado más novedoso y original.

No obstante, más allá del poco arrojo a nivel de guion, es cierto que contamos con una presentación excelente, tanto a nivel técnico como de montaje y con unos encadenamientos de recursos y planos que solo la animación permite y que presuponen, sin duda, que Steamheads Studios será, más pronto que tarde, una de las principales marcas de este tipo de películas.

BARCOS, AL RESCATE, AURORA

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Como no podría ser de otra forma, y aunque nos cueste reconocerlo, la guinda y ese cosquilleo que nos llega a todos los espectadores se produce en el desenlace. No destriparemos a nadie el final si decimos que siempre serán igual de efectivos, para todos los públicos, los recursos de amistad, valentía, tensión y triunfo de los héroes.

TE GUSTARÁ SI…

Eres adulto y no sabes cómo callar a tu hija, sobrina o hermana en estas fechas donde nos damos cuenta de lo mal pagados que están los profesores. Y para los más pequeños, tanto por trama como por extensión, es una película muy recomendable para acercarlos a las salas de cine.

LO MEJOR:

  • Resulta agradable para los más pequeños.
  • Su corta duración, poco más de una hora, gran aliciente para los adultos.

LO PEOR:

  • Es una película que ya hemos visto.
  • Su poco atrevimiento.

 

Aramis Guerrero

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.