Compartir

Wild

 

SIEMPRE ALICE no es el único filme del año salvado por una intensa actuación de su actriz principal. Del director que el año pasado se estrenó con su primera producción americana ganando tres premios Oscar (Mejor Actor Principal y Secundario, y Mejor Maquillaje) nos llega ALMA SALVAJE, un viaje de 1600 km que emprende la (ahora) escritora Cheryl Strayed (interpretada con dureza e intensidad por una renacida REESE WITHERSPOON) a modo de reencuentro con ella misma. JEAN-MARC VALLÉE huye del relato en línea recta en el que abundan los flashbacks sin orden cronológico que van tomando sentido a medida que nos acercamos al final de la historia. Flashbacks que, aún mostrando la carga emocional del viaje emprendido por Cheryl, terminan por resultar repetitivos e inocuos.

 

wild_laura_dern_still

 

El director de origen canadiense nos propone un viaje espiritual: una deconstrucción de la mente de Strayed (adaptada por NICK HORNBY de su libro autobiográfico) en su lucha contra ella misma y sus recuerdos. Y la propia Naturaleza que en un viaje de estas magnitudes siempre parece ponerse a la contra: se cruza con la sed, la hambruna y animales “salvajes” (una oruga peluda, una serpiente de cascabel y un zorro de terrible CGI). La tortura interior de la protagonista (esos pequeños e insistentes recortes de su pasado presentados en forma de flashbacks) se exterioriza en este viaje de búsqueda y aprendizaje, con una conocida (aunque no por eso menos cierta) moraleja: la fuerza necesaria para vivir y enfrentarnos al entorno se encuentra dentro de nosotros mismos, y el verdadero peligro en esta travesía que es la vida sólo son los desvíos que tomamos.

Como en DALLAS BUYERS CLUB (comparable sólo por ser del mismo director) las actuaciones de sus dos protagonistas (aquí, REESE WITHERSPOON y LAURA DERN; allí MATHEW MCCONAUGHEY y JARED LETO). WILD es más íntima, más introspectiva y más contemplativa que la que fue la sorpresa de la temporada pasada: VALLÉE intenta hacernos conectar con el paisaje y el personaje a un nivel casi lírico, pero ni el retrato del paisaje es lo suficientemente potente ni se puede empatizar fácilmente con el personaje. El encuadre de VALLÉE no es para nada preciosista (se asiste a un desfile abusivo de planos de paraísos naturales con indiferencia absoluta), y el exceso de uso de la voz en off acaba hastiando al espectador más que fluyendo con la narración. Por desgracia, la sensación final que trasmite ALMA SALVAJE es la de ser otro típico y tópico relato de superación, búsqueda y realización personal con una profundidad de baratillo. No es que los anteriores lo hicieran mejor (ni peor): simplemente lo hicieron antes, y todo intento por aportar novedad a un género aparentemente agotado resulta anodino y, desgraciadamente, convencional.

 

wild-2014-movie

 

JEAN-MARC VALLÉE escribe y dirige un filme pretendidamente conceptual (con evidentes reminiscencias de GERRY o INTO THE WILD) en el marco incomparable de la costa occidental de los EEUU, pero sin la suficiente potencia técnica, intensidad o reflexión introspectiva. Sin embargo, la actuación de WITHERSPOON (y las pocas pero brillantes apariciones de LAURA DERN) es lo suficientemente memorable como para darle una oportunidad al filme.

 

LO MEJOR:

  • La potente actuación de REESE WITHERSPOON. Por desgracia, se mide a JULIANNE MOORE.

LO PEOR:

  • Al intentar huir de la narrativa habitual del biopic, recurre de forma excesiva y exasperante al flashback.
  • El mediocre trabajo de fotografía de BÉLANGER.
  • La falta de cohesión entre técnica y narración.

 

Pol Llongueras

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.