Compartir

13229-H

 

JEAN-LUC GODARD (AL FINAL DE LA ESCAPADA, ALPHAVILLE), maestro de la Nouvelle Vague, nunca ha dejado de sorprender, de dejar al público boquiabierto, con esa sensación inherente a su cine que causa al mismo tiempo admiración y estupor, logrando además provocar reacciones diferentes entre aquellos que se han atrevido a adentrarse en el universo cinematográfico que él ha creado. Su forma de entender el cine, de romper con las barreras a las que nos hemos acostumbrado a través de la pantalla y de contar historias que mezclan a partes iguales surrealismo y realidad pura, le han otorgado un puesto en las altas cumbres donde se encuentran los mejores cineastas, los que miran hacia abajo con desdén a los que intentar escalar y llegar a su mismo nivel. Y, a veces, con razón.

GODARD, como no podía ser de otra manera, ha vuelto a dejar sin palabras al espectador con ADIÓS AL LENGUAJE. Para bien o para mal, el título es una descripción clara y muy evidente de las intenciones que el director francés tenía con este largometraje. La ruptura con el lenguaje cinematográfico convencional es, probablemente, la característica más indiscutible de esta película, la que hace de ADIÓS AL LENGUAJE lo que es. No se puede negar que la capacidad que tiene JEAN-LUC GODARD  para crear narraciones cinematográficas que encuentran su propio sentido en el sinsentido es brillante, con una mezcla de realidad y de deconstrucción narrativa que funciona en un sentido cinematográfico ilógico.

 

Adieu-Au-Langage

 

Con ADIÓS AL LENGUAJE, la expresión narrativa del cine se rompe totalmente. La línea del relato deja de ser recta para tornarse sinuosa y quebrar todas las barreras de guión que provocan la linealidad convencional cinematográfica. La falta de sentido lógico que se le otorga a la cotidianidad de la vida en pareja, de las relaciones sociales, de la política, de la literatura y de los demás temas que se tocan de un modo superficial a lo largo de los setenta minutos de duración de la película hacen del desarrollo del largometraje un exceso de locura que con bastante seguridad perderá la atención del espectador en varios momentos de la película. No por ello la intención del director varía en algún momento. Al contrario. Si la intención máxima de GODARD es sorprender, lograr la ruptura del sentido lógico de la realidad, dar voz a la distracción poco habitual del público y a la muestra de la novedad que reside en el discurso ilógico, desde luego lo ha conseguido.

Uno de los aspectos que más destacan y más deben ser venerados de ADIÓS AL LENGUAJE es la calidad de las imágenes que conforman la película. Estas, a pesar de la poca relación que parece existir entre unas y otras, muestran un trabajo de montaje y fotografía que dan lugar a la creación de unos planos que se caracterizan por la búsqueda del sentido onírico de la imagen. Si bien es cierto que la mayoría de los planos que GODARD utiliza parecen buscar la desestabilización de la imagen y también del propio espectador, estos parecen aportar un sentido lógico al conjunto ilógico que conforma todo el largometraje.

 

Adieu-au-langage-Trailer

 

Es difícil destacar un solo aspecto de ADIÓS AL LENGUAJE. Si el espectador busca en pantalla una película que le enseñe una metáfora sobre la realidad o el simple entretenimiento, se ha equivocado de sala. La intención primera de GODARD es la sorpresa. La sorpresa que deja al público sin nada que decir al salir del cine, porque realmente es difícil encontrar palabras para describir la nueva película de un director que siempre se ha caracterizado por su capacidad de llevar a un nivel superior la imagen cinematográfica.

 

LO MEJOR

  • La calidad de las imágenes que conforman ADIÓS AL LENGUAJE logran crear un espacio onírico solo digno de un genio del cine como es GODARD.
  • Que GODARD siga dando que hablar tras su larga trayectoria cinematográfica.

 

LO PEOR

  • La pérdida de la línea narrativa da lugar a un vacío en el discurso que apenas conectará con el espectador.
  • Su ambición se ve ensombrecida por la falta de coherencia.

 

Sheyla López

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.