Compartir

Ya es lunes otra vez, y volvemos con nuestro recap semanal de Teen Wolf. Este ha sido el capítulo 17, lo que significa que solo nos queda otro capítulo doble la próxima semana antes de llegar a la despedida final de la serie el día 25.

Pero no adelantemos acontecimientos. Hombres lobo de Londres ha sido un capítulo bastante completo, y nos atrevemos a mojarnos y decir que también ha sido uno de nuestros favoritos de la temporada. Sin más dilación, ¡dentro recap!

Atención: Contiene spoilers

¿Eres tú el príncipe azul que yo soñé? Jackson e Ethan seguro que son el príncipe azul de muchos, pero lo sentimos, chicos, han vuelto a Teen Wolf juntos y revueltos. Además, se han agenciado un piso frente al Big Ben y el parlamento londinense que para nosotros lo quisiéramos. Esa noche van a celebrar su aniversario, pero dos acólitos de Gerard les estropean la velada. Les ha llegado la hora de regresar a Beacon Hills para echar una ̶m̶a̶n̶o̶ garra (y eso nos encanta).

Después de la intro, ponen continuidad al 6×16 y nos sacan de dudas. La mano ensangrentada del final del pasado capítulo era la de Melissa. Nos alegramos mucho de que mamá McCall vaya a recuperarse, pero ¿dónde están las muertes impactantes que nos habías prometido, Jeff Davis? Porque heridos ha habido un rato: Melissa, Lydia, Mason, y también el padre de Scott. De Chris, sin embargo, no tenemos ni rastro ni mención.

El cualquier caso, este último ataque directo de los cazadores trae cola, y los más allegados a nuestros protagonistas quieren dar con el culpable, como es lógico. Por un lado, tenemos al sheriff Stilinski, que va directamente a por Monroe. Quiere convencerla de que entregue a Gerard, y para ello le muestra una completísima carpeta de informes policiales donde se recogen las fechorías de su jefazo. Por un momento parece que la orientadora se ablanda, pero nada más lejos de la realidad: tilda a Stilinski de incompetente, porque si hay alguien que está siendo imparcial allí es él, posicionándose claramente del lado de los sobrenaturales. Y no contenta con eso, se pone al frente de la comisaría, ya que el resto de agentes (quitando a Parrish) están ya comiendo de la palma de su mano.

El que sí que da con el verdadero culpable del tiroteo es Liam. Amedrenta a base de bien a Gabe y, aunque este no llega a confesarles a ellos que el del ataque fue él, les muestra los cuerpos de varios profesores a los que pusieron a prueba para ver si eran sobrenaturales o no. Todo ello propuesto por su amigo Aaron, que llegamos a la conclusión de que es el Anuk-ite buscando a su otra mitad.

Mientras tanto, después de ver mermado su pequeño ejército, Scott y Malia buscan más aliados. Y gracias a esto se suceden otros dos comebacks esperadísimos esta temporada. Primero Deucalion, que rehúsa ayudarles porque él puede protegerse solo y pasa de líos. Eso sí, les sugiere amablemente que bajen el listón y caché la próxima vez que busquen aliados. ¿Y eso a quién les lleva? Nada más y nada menos que a Peter Hale.

Peter tampoco está muy dispuesto a ayudarlos, ya que al igual que Deucalion, considera la batalla contra Gerard un caso perdido. De regalo, les hace una bonita demostración de que los cazadores luchan sin rendirse hasta morir, porque no solo les tienen miedo a los sobrenaturales, sino que los odian profundamente. “En una guerra no se puede salvar a todo el mundo, y tampoco se puede ir uno sin las manos manchadas”. Ya sabes, Scott.

Al final tienen suerte y Peter se acaba sumando a sus filas, básicamente porque ha buceado en los recuerdos de Malia y ha visto la grave amenaza del Anuk-ite. Y por encima de eso, también se ha pispado de que su hija siente algo por Scott, y sabe que no podría soportar perderlo.

Y siguiendo con este tema, Lydia, que recordemos está ingresada después del tiroteo, tiene una visión del hospital congelado a excepción de la cámara de la morgue donde está el sabueso del infierno muerto (nos remontamos al 6×11, aunque a juzgar por la siguiente promo volverá a hacer aparición la próxima semana). La pelirroja se fía de ese “mensaje” que le da el sabueso (encontrar la otra cara del Anuk-ite), y les aparece en plan chica de la curva a Scott y Malia, que también se dirigían al bosque en busca de otra manada para aliarse con ellos. Pero el Anuk-ite ha llegado primero y están todos muertos. Uno incluso tiene la misma pinta que el cuerpo sin cara. ¿Habrá encontrado por fin este ser la mitad que le faltaba?

Finalmente, cierra capítulo otra maravillosa escena Jethan. ¡Eso sí que es una entrada triunfal en el instituto! Y, como son tan “guays”, le dicen a la primera de cambio a Monroe quiénes son y que buscan a Scott. Como era de esperar, acaban en los subterráneos sometidos a electroshock. Aunque realmente no parecen demasiado preocupados. ¿No sería genial un rescate-reencuentro multitudinario en el próximo episodio?

Sin lugar a dudas, este capítulo nos ha convencido, y mucho. Nos encanta tener de vuelta a Ethan, a Jackson, y a Peter; además, nos han dado las mejores escenas del 6×17. Por otra parte, la presencia de los cazadores sigue ahí, pero parece hacerse más pequeña en comparación al resurgimiento del Anuk-ite que ya está a la vuelta de la esquina. Con todas estas cartas sobre la mesa, ¿qué le auguráis a nuestra querida manada? ¿Serán capaces de vencer a Gerard? ¿Caerán muchos en el camino? ¿Quién será la otra cara del Anuk-ite?

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta