Compartir


33332

 

RIDLEY SCOTT es una figura controvertida dentro del cine y dentro de la ciencia ficción puesto que su regularidad ha sido inexistente a la hora de hacer películas; desde las obras maestras BLADE RUNNER y ALIEN en sus primeros años como director a sus onanismos mentales (EL CONSEJERO) o de efectos especiales (EXODUS).

Es por esto que se toma con suma cautela toda noticia sobre nuevos proyectos del realizador británico, si bien las críticas de su último trabajo, THE MARTIAN, han sido tremendamente positivas y entusiastas. Pero cuando se trata de volver a una saga tan querida y venerada por el público como ALIEN, éste saca sus garras, temiendo que el bueno de RIDLEY la líe (de nuevo).

Quizá no abundan demasiados defensores de PROMETHEUS. En su día a muchos les pareció una buena revisión del mito de ALIEN, una película que conseguía una atmósfera propia, alejada de la original, quizá más enfocada en la intriga que en el terror. Aun así es comprensible hasta cierto punto las furibundas críticas que despertó en gran parte del público, sobretodo en muchos fans de la saga original. Pocas películas se salvan de la quema cuando se trata de una secuela o remake de una saga tan querida y venerada como ésta. Por eso mismo, es fácil asumir que los ánimos están un poco tensos de cara a la continuación de PROMETHEUS.

 

3331

 

PROMETHEUS 2 ha pasado a llamarse oficialmente ALIEN: PARADISE LOST. Como si de una cinta sobre el narcotraficante colombiano se tratase, parece que el título es un primer indicativo de lo que podremos esperar. Ambientada entre PROMETHEUS y ALIEN, funcionará como secuela de ésta última, explicando las incógnitas que dejó PROMETHEUS y sirviendo de nexo hacia la nave Nostromo y la Teniente Ripley. De este modo, MICHAEL FASSBENDER y NOOMI RAPACE en sus respectivos papeles partirán hacia el planeta de los Ingenieros (continuación inmediata de PROMETHEUS) para desvelar los secretos de éstos y de su impacto en la vida en la Tierra, como ya sugería el prólogo de PROMETHEUS.

ALIEN: PARADISE LOST se empezará a rodar en febrero del año que viene, así que es improbable que podamos disfrutarla en 2016 (si acaso en Navidades). Lo más probable es que aparezca por los cines en 2017, y dado que además de esta precuela de ALIEN se está llevando a cabo ALIEN 5, dirigida por NEILL BLOMKAMP, es de esperar que RIDLEY SCOTT busque no solapar ambas películas y darle continuidad y coherencia al argumento de ambas. Por lo tanto es posible que guarden más relación de la que el propio nombre indica, y lo más seguro es que ALIEN 5 se estrene posteriormente a ALIEN: PARADISE LOST.

Todo este lío de fechas es susceptible de variar y ahora más que confirmaciones hay rumores. Pero de que una de las sagas más míticas del cine va a intentar recuperar su trono (y su tono) no cabe la menor duda. Si algo no se le puede negar a RIDLEY SCOTT es que sabe crear expectación. ALIEN y BLADE RUNNER son las dos obras a las que ha decidido otorgar una nueva juventud. El tiempo dirá si se redime ante sus más acérrimos aficionados o se convierte en un realizador aún más cuestionado.

 

 

Guillermo Martínez

Compartir
Artículo anteriorCONCURSO REGRESIÓN. ¡YA TENEMOS GANADORES!
Artículo siguienteLA BATALLA DE LAS SERIES: DOCTOR WHO
Intento de físico que descubrió demasiado tarde que el cine era su pasión. Desde entonces, compagino la carrera con el séptimo arte (el arte que más alegrías me ha dado). Desde los clásicos hasta el cine más actual, todo ha trascendido la mera afición para convertirse casi en una forma de vida. Y qué mejor forma de disfrutar algo tan grande que poder escribir sobre ello.

No hay comentarios