Compartir

Perdida-189954804-large

 

DAVID FINCHER (SEVEN, EL CLUB DE LA LUCHA) no es desconocedor de la perversidad de la naturaleza humana. Al contrario, ha cimentado su carrera con personajes complejos, oscuros e inteligentemente diseñados para que el espectador sutilmente apoye la crítica a su propio comportamiento, y para mostrar la faceta de un director en ocasiones más estudioso del comportamiento humano y psicólogo que cineasta. Fascinante transición de un director de género extraordinario a un magistral cronista de nuestros tiempos, FINCHER vuelve, y lo hace ofreciéndonos una incisiva disección del matrimonio y las relaciones enfermizas, bajo una salvaje y entretenida sátira de la cultura de la obsesión por los medios y la telebasura enmarcada en el contexto de la crisis económica. Historia simple en apariencia y compleja en contenido, asistimos a la representación de la vida de dos infelices manipulables y manipuladores, atrapados en su propia perversión, inocentes y culpables de protagonizar el thriller noir del año, la provocación hasta límites inimaginables y la vuelta a Hollywood de la audacia y el aura de sofisticación adulta que ya creíamos olvidadas. Perdidos en sí mismos y en su relación, en el comportamiento (i)rracional humano y, como nosotros, perdidos en PERDIDA.

Escritor en paro él, escritora en paro ella, la vida de Nick Dunne (BEN AFFLECK) y su esposa Amy (ROSAMUND PIKE) se desmorona el día de su quinto aniversario de boda, tras la misteriosa desaparición de ella. La presión policial y mediática y el extraño comportamiento de Nick, unidos a una serie de variables a añadir a la ecuación, pronto dejan de concordar con el retrato de felicidad doméstica ofrecido por el protagonista, convertido ahora en sospechoso. ¿Nick ha podido matar a su mujer? ¿Dónde está Amy? Basada en el best-seller “Perdida” (“Gone Girl”) de GILLIAN FLYNN, PERDIDA nos ofrece en la gran pantalla todo lo que fue el libro y más. En manos de FINCHER, lo inteligente de la historia se convierte en algo aún más salvaje, desconcertante, perverso y provocador. Control y precisión quirúrgica dentro de su fingido descontrol, es imposible no quedar hipnotizado por el puro delirio narrativo y visual que ofrece, y el imparable ascenso en clímax en que se convierte PERDIDA, un thriller febril, una fascinante historia que cambia constantemente de estilo, cubriendo sus pistas y sin dejar huella.

 

316893.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

 

Redimida la fe en la inteligencia de los grandes estudios, es tan extraño encontrar obras que no sólo cumplen tus expectativas sino que te ofrecen más, como raro encontrar clásicos instantáneos a los que el tiempo, la crítica y el público juzgarán como tal. Y este lo es. PERDIDA es al matrimonio lo que ATRACCIÓN FATAL fuera a la infidelidad, lo que CUANDO HARRY ENCONTRÓ A SALLY fuera a la reinvención de la comedia romántica. Un melodrama inteligente, un entretenimiento perfectamente diseñado, convertido en una crítica gélida de la dinámicas matrimonial. Una actitud magistralmente cínica ante las relaciones y la presión mediática, perfectamente compaginable con la impresionante labor que lleva a cabo GILLIAN FLYNN en su debut como guionista. Respetando las dos versiones y los paralelismos de la historia, la estructura bitemporal y los giros de trama, mantiene la materia prima que tanto caracterizó a su novela y otorga el factor sorpresa sin alterar la historia, contentando a lectores y espectadores por igual. Una labor que debería ser reconocida en los próximos meses en materia de premios y que es el mayor baluarte de la producción, como también lo son la labor de montaje excepcional de KIRK BAXTER o la banda sonora de TRENT REZNOR y ATTICUS ROSS.

Hablar de materia de premios es hablar de la que con toda probabilidad y mayor mérito compondrá una de las figuras del quinteto de actrices nominadas al Oscar a Mejor Actriz Protagonista. ROSAMUND PIKE es puro magnetismo. Aprovechando al máximo el papel más jugoso de su carrera, y de la carrera de los Oscars de este año, la actriz posee un carisma que atraviesa la pantalla y hechiza a todo aquel que se atreva a observarla durante un breve periodo de tiempo, capaz de mostrar el rango emocional tan diverso y complejo que caracteriza el papel de Amy. BEN AFFLECK cumple bajo una dirección actoral ejemplar, en un papel absolutamente hecho para él. NEIL PATRICK HARRIS, KIM DICKENS o especialmente la actriz revelación gracias a THE LEFTOVERS, CARRIE COON, todos ellos cumplen de forma ejemplar y acompañan al dúo protagonista hacia un clímax que llevará al espectador a la histeria.

 

Perdida-247809368-large

 

Porque ese es el efecto PERDIDA. Excitante misterio, satírico humor negro. Salir con una sonrisa enfermiza en la cara. Querer más de ello. Como un libro que no quieres ni puedes parar de leer, puro ingenio, fascinación, provocación y entretenimiento. Lo lees, te gusta, te encanta, te engancha. Y cuando lo haces, cuando terminas, sólo quieres más. Más aún. Y PERDIDA se convierte en una droga. FINCHER, en nuestro camello favorito. Como ya lo era. Como para delirio nuestro, lo seguirá siendo.

 

 

LO MEJOR:

  • ROSAMUND PIKE. Espectacular.
  • La historia en sí, y la capacidad para adaptarla dentro de la complejidad que ofrecía su formato sin perder la esencia que posee.
  • La magistral labor de montaje y música, y el guión de GILLIAN FLYNN.

LO PEOR:

  • Que después de dos horas y media, seguimos queriendo más.

 

Lydia Martínez

3 Comentarios

  1. Igual en comparación con la novela de Flynn, la película de Fincher es UN POCO de derechas. Nunca se llega a sentir el descontento con la crisis económica o el miedo a no llegar a fin de mes (entendible, porque Fincher nunca ha tenido estos problemas, y para él la crisis económica es algo desconocido para él: no se puede hablar de algo que no se conoce), y hay un par de escenas que rompen con la coherencia interna del guión (igual tenemos que aceptar que SPOILER vaya al hospital y la dejen marcharse aún con la sangre seca cubriéndole el cuerpo para que tengan una excusa para ducharse, o que el abogado diga que va a compartir información con la policía y luego no lo haga FIN SPOILER). Muy entretenida, una sátira muy acertada al matrimonio y al amarillismo televisivo, giros de guión sorprendentes y un buen final, pero para mí no es lo mejor de Fincher por este par de problemillas. Donde esté Seven…

    Para acabar decir que aunque no comparta tu entusiasmo, felicidades por la crítica!

    • Hola Jorge! Gracias por la aportación, es un interesante punto de vista. En mi caso, si que sentí en el personaje de ella el desasosiego que produce la crisis económica, pero interpreto esto como que Fincher quiere dar más importancia a la crítica a los medios de comunicación o al matrimonio que a la crisis económica como tal, y la relega a un papel más secundario por eso. Muchas gracias por leernos y comentar, muy bienvenido ese nuevo punto de vista!

Dejar una respuesta