Compartir

 

NINJA TURTLES. Crítica. Cine comercial. Cine y estrenos en el Palomitron.

 

El reboot es una reincidencia asidua dentro del género de acción y adaptación de comics. Los últimos en repetirse provienen de las alcantarillas, y aunque en 2007 pasaron sin pena ni gloria, los nacidos en los ochenta recordamos la cinta de 1990, esa que visionada hoy, uno no entiende cómo pudo gustarle semejante trama. Sin embargo, una vez vista la que llega ahora, NINJA TURTLES, uno rememora con cierto cariño aquel título (además de alucinar, una vez más, con el rápido transcurso del tiempo).

La historia vuelve pero la esencia es la misma: Nueva York está golpeada por bandas violentas, pero unos misteriosos justicieros defenderán la urbe. El cuarteto de tortugas mutantes nombradas con pintores renacentistas lo da todo a base de patadas, catanas y nunchakus. Luego recuperaran fuerzas comiendo pizzas rebosantes de queso y escuchando música rap en su acogedora cloaca. Allí cómo no les esperará estará Splinter, su maestro y mentor.

 

NINJA TURTLES. Crítica. Cine comercial. Cine y estrenos en el Palomitron.

 

MEGAN FOX luce palmito en la nueva versión. Ella es April O’Neil, la típica periodista al uso dentro de la gran pantalla: ya se sabe, una joven intrépida que va a las bulliciosas calles de la ciudad en busca de la noticia para conseguir el reconocimiento. La actriz brilla sólo por lo exterior, pero no molesta interpretativamente hablando.

Entre otros secundarios, está WILL ARNETT, el cámara acompañante de la chica, o WILLIAM FICHTNER, que hace de antiguo compañero de trabajo del padre de April, además de una breve aparición de WHOOPY GOLDBERG, donde repite el papel que hace siempre. Y cómo no, también estará el antagonista Shredder (TOHORU MASAMUNE), así que el combate está servido.

En cuanto a la complexión de los quelonios, ahora son más corpulentos, poseen más gadgets y atuendos más actuales. Tienen más detalle y aspecto de mercenarios; eso sí, las personalidades siguen intactas. Rafael (o Ralph) es el más líder y áspero de los cuatro, Miquelangelo, Mike, es el vacilón gracioso, Donatello, Donny para los amigos es el cerebro del grupo y ahora está más actualizado, más cibernético, y Leo (Leonardo) es el responsable. Splinter sigue igual, no ha perdido la respetable calma que emanaba en la cinta de los noventa.

 

NINJA TURTLES. Crítica. Cine comercial. Cine y estrenos en el Palomitron.

 

El guion no es el fuerte de la cinta. El atractivo de la película está en la agitada historia ya conocida entre la cultura popular, y en la acción. Aunque los diálogos no reflejen alta calidad, desprenden el carisma necesario que una obra de superhéroes merece. El desarrollo funciona, pero la película tarda en arrancar. La introducción es larga y nuestros queridos protagonistas se hacen esperar. Interesantes –que no originales- son los flashbacks que explican su origen mutante y su adiestramiento en al arte ninja (Ojo, los inicios son diferentes a los ya vistos, pero resultones).

Los dispositivos son los mismos y los compuestos también en lo que al género se refiere. Hay veces que se origina el factor sorpresa que provoque la mutación y conseguir el producto estrella dentro de la industria. No es este caso, aunque su combinación sea muy óptima. Siendo uno de los muchos productores de la cinta MICHAEL BAY, las altas dosis de acción no pueden faltar a la cita. Ni siquiera en los títulos de crédito, que evocan los orígenes del comic, fácil de olvidar dado las versiones en tele y cine.

 Este filme posee también el punto épico de los largometrajes de aventuras. Puede que los amantes de lo retro echen pestes de la nueva versión; tampoco es eso. Esta película está a la altura. Su ritmo en las escenas de acción –la última dura una media hora- es vertiginoso, y mantiene entretenidos al público durante su centena de minutos. El binomio acción-comedia funciona una vez más.

 

 

LO MEJOR:

  • Su argumento es más que asequible para los chavales (y ameno para los mayores)
  • Un 3D de diez
  • Los aires de superproducción no defraudan

LO PEOR:

  • Un guion flojito y predecible
  • Los chistes que más que graciosos son cargantes
  • No es un trabajo repleto de originalidad

 

 

María Aller

No hay comentarios

Dejar una respuesta