Compartir

 

maise

 

¿QUÉ HACEMOS CON MAISIE?, la última película de SCOTT McGEHEE y DAVID SIEGEL (UNCERTAINTY, LA HUELLA DEL SILENCIO)  es una adaptación de la novela de Henry James “Lo que Maisie sabía”. En ambas la visión inocente y desprovista de prejuicios de un niño sirve para juzgar el confuso y egoísta mundo de los adultos. Si en el caso de la novela este enfoque sirve como excusa para evidenciar una sociedad victoriana hipócrita y superficial, en el caso de la película la crítica se centra en la actual sociedad posmoderna en que el individualismo se impone sobre cualquier sentimiento. Incluso el más instintivo de los impulsos, el amor hacia los hijos, acaba reduciéndose a una fuente de autosatisfacción prescindible cuando no interesa. Pero se trata de una crítica mediatizada por la visión de una niña de seis años que aporta un enfoque original e inocente, aunque no por ello menos acertado.

 

maise2

 

En los últimos años esta nueva perspectiva de análisis que consigue desprenderse de los prejuicios y de las obligaciones impuestas por lo “políticamente correcto” ha permitido afrontar temas conflictivos que, con una fuerte carga sentimental, tratan de ofrecernos la visión de las víctimas directas. Así ocurre con la reciente LORE o EL NIÑO DEL PIJAMA DE RAYAS. En esta ocasión la víctima directa será Maisie y ella será la que nos cuente la difícil convivencia de sus padres y la lucha por la custodia que se desata tras la separación. Es por eso que no se entiende bien el cambio de título que realiza la película respecto a la novela. En realidad lo que nos va a contar es “lo que Maisie sabía”.

 

maise5

 

El argumento y los personajes que crea para su desarrollo son meramente instrumentales. Los padres de Maisie, una cantante que vive del éxito del pasado y un marchante de arte, representan estereotipos extremos para situar a Maisie en una situación de desamparo emocional y material que la empujan a tomar sus propias decisiones. Gracias a la siempre fantástica interpretación de JULIANNE MOORE (VIDAS CRUZADAS, MAGNOLIA) y a un muy correcto STEVE COOGAN (PHILOMENA) los estereotipos acaban funcionando. JULIANNE MOORE consigue crear un personaje creíble desde una mujer egocéntrica e irresponsable “que sólo quiere a su hija cuando la tiene delante” o cuando tiene que arrebatársela a su padre.  Por su lado COOGAN es el padre ausente que antepone sus proyectos personales a las necesidades de su hija sin que eso le suponga ninguna carga moral.

Por tanto la auténtica protagonista del film, ONATA APRILE (Maisie), nos muestra desde su perspectiva la convivencia en el odio de las dos personas que más quiere. Maisie no juzga, no toma partido, convierte en su rutina las peleas y enfrentamientos. Y el éxito de la película está en ella; en su interpretación y la sabiduría inocente que consigue conmover sin grandes gestos.

 

maise4

 

Los nuevos matrimonios de sus padres, realizados desde el egoísmo que les caracteriza, le harán conocer una alternativa a esa rutina de abandono e inestabilidad. Y Maisie sabrá que tiene que tomar decisiones guiada por su propio instinto porque debe defenderse de aquellos que se supone que tendrían que hacerlo. La pareja que da la réplica a los padres de Maisie está interpretada por ALEXANDER SKARSGARD (TRUE BLOOD, MELANCOLÍA) y JOANNA VANDERHAM. Ambos ofrecen a Maisie cariño y la estabilidad  pero a costa de unos personajes melosos e insulsos que acaban siendo lo más forzado de la película.

¿Qué hacemos con Maisie? supone una reflexión tierna y emotiva de la perversión de la paternidad y sus efectos sobre sus verdaderas víctimas. Resulta efectivo, con objeto de evidenciar los errores, el exagerado retrato de lo que está bien y de lo que está mal materializado en las dos parejas que acaban formándose en la película. Pero el análisis de Maisie sacrifica realismo por emotividad creando un personaje idílico. Nos hace preguntarnos que, si un niño en ese entorno alcanza ese grado de madurez, ¿tiene sentido la tan preciada estabilidad? Obviamente la intención de la película es tan sólo conmover, no profundizar en  la realidad de los problemas infantiles, y eso lo consigue.

Su estreno está previsto para el viernes 24 de enero.

 

LO MEJOR:

  • La interpretación de la actriz principal ONATA APRILE que consigue conmover desde la naturalidad y la inocencia demostrando que la mirada más razonable se encuentra en la honestidad de un niño
  • Es una invitación a la reflexión sobre la pérdida de valores en una sociedad que exalta un individualismo que acaba deshumanizando

LO PEOR:

  • La trama está excesivamente instrumentalizada para generar una situación forzada que resta credibilidad a la historia
  • Deberían haber respetado el título original de la novela y la carga de efecto que supone

 

Marina Calvo

1 Comentario

Dejar una respuesta