Compartir

doctor who

 

“PETER CAPALDI ha salvado DOCTOR WHO”. Así de contundente se mostró STEVEN MOFFAT (showrunner de DOCTOR WHO y SHERLOCK) en una de sus últimas entrevistas concedidas antes de la finalización de la octava temporada moderna de la longeva serie británica, argumentando que un producto tan conocido y prolongado en el tiempo necesitaba reinventarse, algo que se ha conseguido esta temporada. No obstante, desde El Palomitrón creemos que Capaldi aún no se ha mostrado al público en todo su potencial, y que esta temporada ha servido más como transición que como prolongación de la etapa anterior con MATT SMITH. Para argumentar esta tesis, vamos a indagar en los tres protagonistas de la entrega, en orden de importancia.

 

CLARA OSWALD.

Antes de empezar la temporada, conocíamos muy poco a la última acompañante del Doctor. Sabíamos que era maestra, que era la “Chica Imposible” debido a su sacrificio a final de la última temporada regular, y poco más. De hecho, ese sacrificio apenas tuvo connotaciones sentimentales de cara al público precisamente por esa misma razón: Clara era una desconocida, apenas había dado tiempo a encariñarnos con ella, y mucho menos empatizar con el personaje.

Sin embargo en esta temporada hemos podido conocerla un poco más, hasta el punto de convertirse en la verdadera protagonista de la temporada. Se nos ha mostrado la faceta más profunda de la acompañante del Doctor, sus defectos, los inicios de una nueva relación sentimental… Pero también sus virtudes como viajera del tiempo y espacio, de cómo ha ido aprendiendo a lo largo de estas temporadas, incluso de lo complejo que resulta ser el Doctor y tomar decisiones que podrían influir en el pasado, presente y/o futuro de todo el Universo. De hecho, Clara ha actuado como tal en uno de los episodios; y JENNA COLEMAN ha relevado a PETER CAPALDI en los créditos iniciales del último capítulo. Esto ha derivado en un distanciamiento entre Doctor y acompañante, ya frágil de por sí tras la conversión de un personaje que ha ido desde un MATT SMITH jovial, amable y hasta payaso en algunas ocasiones; a un alien que no pretende ocultar lo que es.

 

Doctor-Who

 

EL DOCTOR.

Aunque DAVID TENNANT con su magnetismo y MATT SMITH con su jovialidad nos hiciesen olvidar quién era el protagonista de la serie (el mismo nombre lo indica: DOCTOR WHO?), lo cierto es que, aun con aspecto humanoide, el Doctor no pertenece a este mundo: Es un alienígena con más de 1000 años con otras costumbres, otro modo de ver la vida y la muerte, con otra manera de actuar muy alejada de los estándares del planeta Tierra. PETER CAPALDI vuelve a representar esa esencia perdida de  un dios en un cuerpo mortal, capaz de discernir una decisión correcta de una manera que al resto se nos escapa, pero incapaz de entender el funcionamiento de una mente humana. Como bien explica Madame Vastra (NEVE MCINTOSH) en el primer capítulo, el Doctor se ha quitado el velo de juventud y humanidad para volver a mostrarse tal y como es en realidad. A eso se refería MOFFAT, la serie debe de ir cambiando para sobrevivir a un público fiel pero exigente, y para ello ha dado un giro en su etapa moderna acercándose sorpresivamente a la antigua.

 

MISSY.

La revelación, la antítesis, la antagonista de la temporada. Como una Mary Poppins infernal , este perturbador personaje aparecía en casi todos los cierres de capítulo, acompañando a los caídos en batalla, ya fuesen héroes o villanos.  MICHELLE GOMEZ nos ha deleitado con un personaje brutal y no sólo por la revolución de su verdadera identidad, sino por la compleja relación que mantiene con el protagonista de la longeva serie británica. Finalmente todo vuelve a reducirse a la eterna lucha entre el bien y el mal con un final más que predecible, pero el carisma de los protagonistas hace que nos olvidemos de ello y disfrutemos del camino. Un camino bastante más oscuro y tétrico que demuestra la apuesta por hacer madurar a la serie, y que algunos han considerado desafortunado, pero igualmente necesario para mantener la frescura agotada por el inevitable desgaste del tiempo e ideas.

 

Doctor Who (series 8) ep 12

 

En definitiva, la última temporada de DOCTOR WHO ha significado una transición hacia un personaje más oscuro, pero al que aun no se le han adivinado tantos matices como nos gustaría. PETER CAPALDI ha sido capaz, mientras las circunstancias y el guión le han dejado, de imponer su estilo al icónico personaje, y para ello no le ha hecho falta coletillas (los “fantastic”, “allons-y” y  “jeronimo” han pasado de momento a mejor vida), ropa característica o un buen guión. Todo depende de STEVEN MOFFAT y la potencia que quiera darle a sus historias: El showrunner escocés es un guionista sobresaliente, pero a veces peca de ambicioso a la hora de planificar una historia. ¿Conseguirá convertir a Capaldi en uno de los mejores Doctores? El tiempo y el espacio acabarán dictando sentencia…

 

David Soria Calero 

No hay comentarios

Dejar una respuesta