Compartir

Pilou Asbæk y Tuva Novotny protagonizan "A War (Una guerra) - El Palomitrón

Casi dos décadas después de los atentados del 11 de septiembre, es difícil creer que haya historias o matices que no se hayan visto reflejados en la gran pantalla. Con A War (Una guerra)Tobias Lindholm lo consigue. El ya célebre guionista y director danés se carga de sus diálogos sorkinianos y de sus actores insignia en Borgen para ofrecernos un relato dramático sobre un soldado forzado a decidir bajo presión. Krigen (batalla, pero en su acepción más ambigua), que así se llama el filme en danés, es una reflexión grave sobre la ética, la moral y cómo estas se entrelazan en momentos de tensión.

Todas las cartas de presentación sobran cuando hablamos de una película que fue nominada en 2016 al Oscar a Mejor Película en Lengua Extranjera y que arrasó en los premios de su Academia nacional. A War (Una guerra) llega ahora a los cines españoles como un fiel reflejo del estado del bienestar danés, en el que se mantienen debates morales que en otros países se calificarían de absurdos. La película intenta mantenerse firme en su empeño de mero espejo, y su altura filosófica deja en pañales los acercamientos de Kathryn Bigelow o Stephen Daldry al subgénero de la lucha con las consecuencias de los conflictos.

Pilou Asbæk destaca, sin lugar a dudas, como el próximo gran titán escandinavo de la interpretación. No en vano, esta película disfruta ahora de una segunda vida gracias a su papel como Euron Greyjoy en Juego de tronos. Más allá de esto, merece un comentario especial el papel de Dar Salim. El que interpretara al ministro más ecologista del mundo en Borgen se transforma en la oscura voz de la ética profesional, con una actuación contenida que alcanza cotas de magnificencia durante el último tramo de la cinta, el del juicio.

A War (Una guerra) en El Palomitrón

Las virtudes de A War (Una guerra) pasan más por el contenido que por el continente, como todo lo que ha hecho Lindholm. El director que en 2012 maravilló al mundo con el guion de La caza se centra otra vez en lo que subyace en las mentiras, en su contexto y en sus implicaciones. Visualmente no inventa nada, y una mezcla de sonido más decente hubiera mejorado mucho el clima de tensión en las escenas de combate, pero todo ello se pone al servicio de un guion escrito a la perfección. Obsesionado en todos sus trabajos con la explotación de las diferencias entre lo que ocurrió y cómo se contó, Lindholm logra mantener la atención del espectador durante un metraje más que generoso pero al que no le sobra un solo minuto (si acaso algún “diálogo de besugos”). Por debajo del tono general de la película está la historia del primer tramo, en el que vemos como la mujer del protagonista lo pasa realmente mal teniendo que criar a sus hijos sola. Pero, otra vez, el guion se autocorrige y rompe con este cauce de raíz justo antes de volverse tedioso.

A War (Una guerra) es una película altamente recomendable. Consigue aunar de manera extraordinaria los géneros bélico, familiar y judicial en tres actos casi perfectos. Por otro lado, en ningún caso peca de la pedantería habitual que suele inundar las películas que intentan invitar a la reflexión, sino que logra que el espectador abandone la sala con un debate interno que es puro cine de altura.

LO MEJOR:

  • El debate moral y ético que plantea.
  • Las actuaciones. Huir del histrionismo es tan danés como la película.
  • La crudeza con la que relata las consecuencias de la guerra.

LO PEOR:

  • Mucha gente se quedará solo con la polémica decisión final.
  • La mezcla de sonido deja mucho que desear, sobre todo en las escenas bélicas.

 

Matías G. Rebolledo

No hay comentarios

Dejar una respuesta