Compartir

454808_113433_1

Editorial Minotauro (el sello del Grupo Planeta especializado en narrativa fantástica y de ciencia ficción) publicó el pasado noviembre el libro J. J. Abrams: La teoría de la caja. Escrito por el autor de La vida según Sheldon y Series de culto, el crítico de series (y profesor de guion de ficción televisiva en la Universidad de Barcelona) Toni de la Torre, este ensayo busca desentrañar las claves que convierten al creador de Perdidos, Alias y Fringe en uno de los activos contemporáneos clave para la ficción de masas. Sus facetas como guionista, productor y amante de las grandes historias quedan retratadas en esta maravillosa edición a todo color y tapa dura que no puede faltar en las bibliotecas de ningún adorador del hombre de las gafas de pasta y pasión por el misterio.

Toni de la Torre estructura las más de doscientas páginas del libro alrededor de una conferencia de J. J. Abrams en el TED el marzo de 2007, en la que el cineasta y showrunner norteamericano exploraba su amor por el misterio oculto hasta sus inicios, cuando el abuelo Abrams le regaló de niño una caja con productos mágicos que aún conserva sin abrir. “Ahora representa infinitas posibilidades, representa esperanza, algo potencial. ¿Y qué es una historia si no una caja que puede contener cualquier cosa?”. Aplicando este precepto como motor artístico a todas sus ficciones hasta sus últimas consecuencias, Abrams consigue que se manifieste en los espectadores la innata voluntad de aventura del ser humano, de indagar para desvelar los misterios.

portada_j-j-abrams_toni-de-la-torre_201507311220

El autor repasa toda la trayectoria del neoyorkino, empezando con el misticismo del que rodea su escritura, producción y promoción, comenzando con Perdidos, uno de los primeros fenómenos de la era internet que se convirtió en tal gracias a que Abrams lideró la comunidad online con tal de afianzar la mitología de la serie. Toni de la Torre señala al flamante director de la última película de Star Wars como uno de los primeros autores transmedia y una figura popular acaparadora de periódicos y revistas: un símbolo, una marca, una manera de hacer las cosas. Aunque esa “caja cerrada” con la que se identifica la isla más famosa de la televisión moderna no vivió solo de misterios: vivió de unos personajes con los que el público era capaz de empatizar, con un pasado y una forma de relacionarse con los demás que fue lo que convenció a la cadena ABC de comprar la idea de la serie a Abrams y Lindelof (cocreador de la serie), que en ese momento era literalmente humo.

De la Torre cuenta cómo Abrams llegó a convertirse en el director de la tercera película de Misión imposible, hace un análisis en profundidad de Super 8, y dedica un capítulo entero a su faceta como refundador de la saga Star Trek, algo que consigue no con una rotura narrativa total, sino con la creación de una línea narrativa alternativa, recurriendo a los juegos temporales que dieron éxito a Fringe. En el último capítulo del libro, el autor descubre la obsesión de Abrams por Star Wars (sin tratar el Episodio VII, puesto que el libro es previo a su estreno), y traza paralelismos entre la space opera de George Lucas y Perdidos, como cómo se alimenta la creación de Jack del arquetipo del héroe que encarna Luke Skywalker, o los conceptos filosófico-espirituales que guían a sus personajes y ambas ficciones comparten.

El libro J. J. Abrams: La teoría de la caja, ameno y entretenido, para nada denso, es un material indispensable para todos aquellos interesados en la carrera del que se ha dicho que es “el nuevo Spielberg” (entrecomillado, puesto que ese título no le ha ido demasiado bien a M. Night Shyamalan), un repaso milimétrico por todos sus trucos narrativos y su método de trabajo desde Alias hasta Star Trek: En la oscuridad.

Pol Llongueras

No hay comentarios