El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

UNA VENTANA AL MAR

ANTECEDENTES

Miguel Ángel Jimenez es un director poco conocido debido a su escasa carrera, la cual consta de obras realmente notables: el más que interesante documental Un Lugar en el cine o el corto Las Huellas (que contó con la ayuda del aclamado director Aki Kaurismakï).

Una ventana al mar surgió de una idea formada en la misma localización de la película: la isla de Nisyros. El director decidió hacer una coproducción española-griega debido su gusto personal por los paisajes griegos. Jimenez y había rodado en otras ocasiones en Grecia y decidió crear este film en parte como una excusa para volver a rodar en este país.

LA PELÍCULA

La película empieza con María descubriendo que tiene cáncer de colon y decidiendo ir a Grecia contra todo pronóstico. En este nuevo escenario encuentra a Stefanos, un marinero autóctono y poco hablador. En pocos días conectan y se enamoran bajo la tesitura de que la muerte está cerca. Tanto el tema de los amores maduros como el de la muerte cercana e inminente, y cómo nos la tomamos, ha sido tratado inumerables veces en el cine, y aunque no sintamos que Una Ventana al mar aporta demasiado al tema, nunca está de más una nueva mirada.

En ocasiones sentimos que se trata de una película/viaje más preocupada por enseñarnos la inmensidad de sus localizaciones que la intimidad de sus personajes. Por otra parte, a medida que la película avanza y la idea de la muerte está más presente, vemos una mayor voluntad poética en las imágenes. La esperada referencia pictórica al cuadro de Dalí se ve envuelta de decenas de imágenes bucólicas pero con una enorme carga dramática. De todas formas, las posibles últimas imágenes de la vida de María rozan una enorme sensibilidad a ratos, mientras que en otros la carga simbólica se asemejaría más a un anuncio de Estrella Damm.

Entrevista con M.A. Jiménez, director de la película "Una ventana al mar" |  Noticias de Cine | EiTB

ELLOS Y ELLAS

Una ventana al mar tiene una protagonista que prácticamente hace olvidar al resto del elenco: Emma Suárez. Una actriz que despliega unos registros extraordinarios para demostrarnos las flaquezas y fortalezas de una mujer enfrentándose a los supuestos últimos momentos de su vida. Una mirada áspera pero llena de valentía que logra sostener toda la película gracias a su honestidad.

LA SORPRESA

La última media hora de la película. Unas imágenes cargadas de dramatismo que logran mantener al espectador en tensión de manera magistral.

www.gorkagomezandreu.com | UNA VENTANA AL MAR (WINDOW TO THE SEA)

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Cuando Emma Suárez se encuentra tumbada en la cama junto con Akilas Karazisis. Su hijo les encuentra pasando uno de los momentos más íntimos y potentes de la cinta: Cuando él inyecta la medicina en la pierna de ella mientras acaricia su pelo. Una suerte de La piedad de Miguel Ángel.

TE GUSTARÁ SI…

Si te interesan las historias de amor entre personas maduras y estás dispuesto a ver un drama con mayúsculas.

LO MEJOR

  • Emma Suárez.
  • Sus localizaciones casi mágicas.
  • Cómo solucionan el final de manera cinematográfica.

LO PEOR

  • Lo melosa que puede llegar a ser.
  • El personaje de Stefanos: Desdibujado y con una línea argumental que a ratos va a trompicones o no avanza en absoluto.
  • La sensación de que los escenarios tienen más protagonismo que la misma trama.

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Graduada en comunicación audiovisual y periodismo y cursando un máster en teoría del cine. Me gusta la animación, los documentales y las películas donde la acción se desarrolla en una sola noche.