Compartir

Una television con dos cadenas portada

“Todos los libros tienen un motivo. Este tiene muchos; al menos, varios. El primero es positivo en sentido pleno: ofrecer, por primera vez, un conjunto estructurado y sistemático de estudios sobre los programas y la programación de televisión en España hasta la llegada de las cadenas privadas: la desregulación. En segundo lugar, se ha de mencionar la consecución de un logro poco frecuente en nuestro país, en el ámbito de las ciencias sociales y, más en concreto, en el de la comunicación: el trabajo en equipo”.

Julio Montero

Ese apartado que encontramos en la introducción de Una televisión con dos cadenas: la programación en España (1956-1990) sirve como idóneo resumen de lo que encontraremos entre sus páginas. Como su sinopsis define, nos encontramos ante un ejemplar único, sin antecedentes en la bibliografía española: este trabajo para Ediciones Cátedra del profesor Julio Montero Díaz, catedrático de Comunicación y vicerrector de Investigación de la UNIR (Universidad Internacional de La Rioja), supone no solo la investigación definitiva sobre los primeros casi cuarenta años de la televisión en España, sino que, como él mismo reconoce, dado lo atrevido de su empresa: “Este libro es el fruto de un trabajo comprometido de unos autores que saben que van a someterse, por su novedad y amplitud, a una severa crítica”.

Julio Montero Una television con dos cadenas

Así pues, a lo largo de sus 38 capítulos, y más de 800 páginas, el conjunto de autores nos desarrollará cada una de las piezas de este complejo puzle que supuso la televisión desde sus inicios en 1956 hasta los años 90. Está estructurado en tres grandes bloques: el primero centrado en la televisión en el franquismo; el segundo, sobre la televisión en la transición; y el tercero, sobre la etapa socialista. Parte, pues, como punto concéntrico de la inexcusable variabilidad política. Política que en muchos momentos la condicionó, así como en muchos otros fue aquella, la televisión, su único testigo y medio de llegar a la población.

Entre anotaciones, gráficos y estadísticas que no pueden faltar en un estudio de tal rigurosidad como la pretendida en este trabajo, no pueden obviarse capítulos más amenos, como los dedicados a aquellos programas que reunían a toda la familia alrededor de la (cada vez menos) “caja tonta”. Desde la música (Gran Parada) hasta los concursos, como el inolvidable Un, dos, tres. Y todo ello pasando, por supuesto, por aquellas magistrales entrevistas, algunas de las cuales es imposible recordar sin pensar en la reciente pérdida del presentador José María Íñigo, el acercamiento a la naturaleza de la mano de Félix Rodríguez de la Fuente en El hombre y la tierra o aquellas series imborrables como Verano azul, que con sus innumerables reposiciones ha convertido a Chanquete (Antonio Ferrandis) en el abuelo de este país.

Chanquete

Esta profundidad en contenidos, así como su diversidad temática, convierten a Una televisión con dos cadenas: la programación en España (1956-1990) en un manual, no ya solo inexcusable e imprescindible para futuros historiadores e investigadores sobre la tan denostada televisión, sino que su directa y ligera redacción, las múltiples entrevistas a protagonistas del medio o el recuerdo de los innumerables programas que creíamos ya olvidados lo acercan a cualquier tipo de público con cierta curiosidad por conocer los primeros años de la televisión de nuestro país.

 

Aramis Guerrero

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.