Compartir

Twin Peaks 3x08 - El Palomitrón

Esta noticia contiene spoilers sobre el episodio 3×08 de Twin Peaks 

“El Twin Peaks de esta semana es la hora de televisión que había estado esperando toda mi vida. Solo que no lo sabía” (Noel Ceballos, crítico de GQ). Se suceden las reacciones al episodio número 8 del regreso de Twin Peaks. Showtime emitió anoche un capítulo dedicado a explicar buena parte de la mitología de la serie y el origen de su propia historia, con un David Lynch que dejó liberar toda su creatividad y surrealismo para ponerlos al servicio del espectador.

“La serie de Showtime emite su episodio más surrealista y se vuelve aún más rara”, publicaba hoy mismo The Hollywood Reporter en su review semanal. Entertainment Weekly ha sido más expresiva en su titular: “Wow, Bob, wow!”.

No hay medio de entretenimiento que no se haya hecho eco de un episodio que pasará a la historia de la televisión. En él, Lynch viaja hasta 1945 para explicar el origen de la maldad, encarnada en Bob, y relacionándola con las denotaciones nucleares que se produjeron en Nuevo México como pruebas previas a Hiroshima y Nagasaki. Mezclando escenas oníricas con pasajes surrealistas y expresionistas, nos parece un milagro que se haya emitido en 2017 uno de los experimentos creativos más interesantes que se recuerdan en televisión. Así mismo, asistimos al nacimiento de Laura Palmer como concepto de bondad, en una de las secuencias más bellas de toda la serie.

David Lynch ha conseguido seguir sorprendiendo a los espectadores que continúan fieles a la historia, en lo que los compañeros de Espinof denominan “un hito de la televisión diseñado para aterrar y reventar cabezas”. Debido al parón de la próxima semana, tendremos que esperar hasta el 9 de julio para seguir adentrándonos en ese universo paralelo llamado Twin Peaks.

Fon López

Compartir
Artículo anterior12 PELÍCULAS QUE NO TE PUEDES PERDER ESTE VERANO
Artículo siguienteEVEN LOVERS GET THE BLUES: LA NATURALIDAD DEL SEXO EN LA GRAN PANTALLA
He crecido viendo a Pamela Anderson correr a cámara lenta por la arena de California, a una Carmen Maura transexual pidiendo que le rieguen en mitad de la calle, a Raquel Meroño haciendo de adolescente con 30 años, a Divine comiendo excrementos y a las gemelas Olsen como icono de adorabilidad. Mezcla este combo de referencias culturales en una coctelera y te harás una idea de por qué estoy aquí. O todo lo contrario.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.