El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

ANIME / MANGA OPINIÓN

FRUITS BASKET, EL REGRESO DE UN CLÁSICO INOLVIDABLE

Hay obras que marcaron un antes y un después. Quizás sea, y no lo niego, fruto de una frágil nostalgia sobre la experiencia personal de una infancia acompañada siempre por obras de este carácter. Y es que posiblemente me dirija a un nicho con estas palabras, pero la llegada de la tarde frente a la televisión, esperando a la entrada del 3XL siempre fue una constante y las vigas del preludio al hecho de estar escribiendo estas líneas.

Fruits Basket también era una constante dentro de esa premisa. Una obra con cierto tono distintivo, quizás por su uso del harem inverso, quizás por esa tendencia en abandonar la acción, la muerte y la crudeza del género medio del momento. O quizás, por la tendencia de la obra en hablar en un tono al que todos podíamos acceder. Ahora, casi 20 años después y aunque cueste creerlo, la obra de Natsuki Takaya tiene una nueva oportunidad para brillar.

El regreso de una obra inolvidable

Era inevitable, antes de pasar por el teclado, el hacerlo sobre el episodio original emitido durante el año 2001. La sorpresa es breve, si es que existe. Pero lo cierto es que apenas hay diferencia entre las dos versiones producidas por Studio Deen y TMS Entertainment, sino que nos encontramos con un revisionado que no pretende cambiar, sino pulir una puesta en escena que ha quedado completamente obsoleta a nivel técnico.

¿Y lo consigue? Por supuesto que lo consigue. Esta nueva versión de Fruits Basket es un tierno abrazo basado en la más pura nostalgia. El regreso de una obra que supuso un antes y un después sobre el género pero que nunca consiguió concluir con su cometido. Es pronto para hablar de su recorrido, pero tranquiliza saber que esta vez el estudio se encargará de adaptar los 23 volúmenes de su manga original.

Un regreso que, de nuevo, se erige sobre las mismas escenas que la entrega original pero que llega con un amplio cambio de valores. Apenas hay cambios en su dirección, pero el juego de cámaras y la representación general —que se hace notar especialmente a nivel de expresiones— consiguen que la obra gane mucho en su factor más humano. Una presentación especialmente directa sirve como toma de contacto, el hecho de que Tohru vive sola, en una tienda de campaña. Pero, al margen de lo que se esperaría, Fruits Basket no se apoya sobre el drama, sino sobre el optimismo.

El de una chica que mira al cielo y se promete un nuevo día. El de una chica que sobrevive, huérfana y ahora también sin un lugar en el que vivir, sobre su propio valor y la fuerza de un optimismo contagioso, que renueva el potencial de la obra y le ofrece una columna sobre la que apoyarse y construirse. Y es que estas son las bases del remake de Fruits Basket, el como Tohru se relaciona, no solo con la familia Soma, sino también con el mundo que le rodea.

La principal diferencia radica en cómo TMS juega ahora con los planos, en los cambios en la iluminación —que añaden cierto factor capaz de amplificar el posicionamiento de Tohru sobre sus problemas— y una maravillosa puesta en escena por parte de Manaka Iwami, que sustituye a Yui Horie en papel de Tohru pero que, rompiendo con la nostalgia, consigue adaptarse a la perfección y lidera el protagonismo de la obra con gran elegancia.

El resto se escribe solo. El estudio demuestra un respeto casi absoluto por el material original y construye su remake de la forma más inteligente posible, sobre el papel de la nostalgia, recordando porque Fruits Basket ahora se considera una serie de culto. A ello se suma una gran capacidad para delimitar la personalidad de todos sus personajes y la habilidad para abandonar el formato estático de la original y ofrecer cierto dinamismo que suma a la fluidez de la obra. La escena de Kyo, sin ir más lejos, se observa como un conjunto, relatando la fuerza del personaje y consiguiendo una entrada estelar; mucho más allá de la superposición de breves escenas y fundidos que ejemplificaba en su día.

Fruits Basket está aquí, una vez más. Para recuperar lo que nos enseñó en su día. Pero también para ir un paso más allá. Un regreso, de nuevo, rayano en la nostalgia, que llega con una calidad acogedora, una producción totalmente renovada y la premisa de enamorar a cuantos se abran a ella, hayan pasado o no por sus líneas antes. Bienvenida de nuevo, Tohru.

Banner inferior temporada anime primavera 2019 (inferior) - El Palomitrón

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribo más que duermo. Ávido lector de manga y entusiasta de la animación japonesa. Hablo sobre ello en mi tiempo libre.