Compartir

Han tenido que pasar 90 ediciones pero, por fin, en el año 2017, una mujer ha conseguido salir nominada en la categoría de Mejor dirección de fotografía de los premios Oscar. Su nombre es Rachel Morrison, y su sobresaliente trabajo en la película Mudbound (Netflix) le ha valido para este reconocimiento. En un año salpicado por la polémica del escándalo de Harvey Weinstein, son este tipo de decisiones, junto a otros movimientos como el de #MeToo, los que empujan a la industria del cine hasta una igualdad que parece más necesaria que nunca. James Franco (al que le ha costado su nominación a Mejor actor), Woody Allen y Louis C. K. son solo algunos de los casos que han salido a la luz en estos últimos meses. Y seguirán saliendo, estamos seguros.

Original de Massachusetts, Rachel Morrison no es nueva en esto de los premios. Nació en 1978 y con solo 27 años ya consiguió una nominación en los premios Emmy gracias a Ricker High, un documental sobre la educación en una prisión de máxima seguridad. La película Palo Alto, en el 2007, significó su primera incursión en el mundo del cine, largometraje que le impulsó a grabar otros proyectos, siempre como directora de fotografía. Trabajos como Sounds of My Voice y Fruitvale Station fueron reconocidas igualmente en Sundance, pero no ha sido hasta Mudbound cuando la directora ha dado el salto definitivo a Hollywood rompiendo todos los récords. Aparte de los Oscar, Rachel Morrison ha sido la primera mujer en ganar el premio a Mejor directora de fotografía del Círculo de Críticos de Nueva York y la primera en salir nominada en los premios de cine de la American Society. Pero su carrera no acaba aquí, y hace poco firmaba su primer contrato con una major: Rachel Morrison estará detrás de la cinematografía de la próxima película de MarvelBlack Panther.

Víctor Camarero

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.