Compartir

impresiones de Double Decker! Doug & Kirill Kirill - el palomitron

Me aventuro a afirmar que vivimos una época donde la temática heroica y la figura del héroe copan demasiados titulares. Existe una sobreexplotación del género. Tanto dentro como fuera de la industria del manga y el anime. Esto no tiene que ser necesariamente nocivo, ya que dentro de la temática encontramos títulos como One Punch Man. Autores con la capacidad de retorcer los tropos de un género y hacer parodia. Y, para sorpresa, tienen éxito fuera de los nichos. Tienen el poder de alcanzar y conquistar a las grandes masas. Propuestas como la anterior o, sin salir de la firma de uno de sus autores, Mob Psycho 100, nos demuestran que no es necesario hacer del cliffhanger un recurso reiterado, que no todo es épico en la vida de sus protagonistas; que éstos mismos, a pesar de poseer un hercúleo poder, no tienen por qué tener pretensiones divinas o aires de grandeza. Sus cavilaciones e inquietudes en muchas ocasiones no distan de la de cualquier ser humano normal y corriente. De las de cualquiera de nosotros.

Por este mismo motivo, mi inclinación hacia los trabajos que enfatizan en la dualidad de la vida del héroe y se atreven a reírse de las raíces de un género suele ser favorable. Y, también, por este motivo creo que lo nuevo de Sunrise (Cowboy Bebop, Code Geass) es una de las propuestas más arriesgadas de la temporada. Además de ser una de las más divertidas y distendidas. Ideal para pasar un agradable rato. Sus reminiscencias a Tiger & Bunny —también producida por el estudio Sunrise— son más que claras. La columna vertebral de Double Decker! Doug & Kirill está compuesta por algunos de los miembros del staff de la producción anterior. Joji Furuta y Tomohiro Suzuki en labores de dirección y escritura de guion o Masakazu Katsura a cargo del diseño de personajes consiguen que ambas series compartan código genético. Algo que carece completamente de arbitrariedad, confirmándose la existencia de Double Decker! Doug & Kirill en el mismo universo que Tiger & Bunny.

impresiones de Double Decker! Doug & Kirill protagonistas - el palomitron

La ciudad con dos soles

Double Decker! Doug & Kirill ubica al espectador en la ficticia ciudad estado de Risvaletta, una urbe que hace gala de un remarcado aspecto industrial con algún que otro elemento de corte futurista. Sus habitantes luchan por sobrevivir en unas calles donde los índices de criminalidad, tráfico y consumo de drogas no paran de aumentar exponencialmente. El Anthem, una droga letal con la capacidad de alterar el genoma humano, se ha consolidado en el mercado y es de vital urgencia para el cuerpo policial controlar su circulación. Por ello se crea la unidad criminal especial ‘Seven-0’, un grupo de profesionales centrados única y exclusivamente a solucionar los casos con dicha droga como actor principal. Aquí entra en escena Kirill Vrubel, un novato agente de policía con la aspiración de convertirse en un auténtico héroe y con la increíble fortuna —o desdicha— de introducirse en una unidad especial tan eficaz como excéntrica.

Double Decker! Doug & Kirill ya demuestra en su arranque que tiene muchos de los elementos con los que el espectador medio ya está sobradamente familiarizado. Retazos de aspectos sobrenaturales fruto de los efectos del Anthem, un protagonista impulsivo que romantiza la clásica figura del héroe, el legendario inspector enigmático cuya fama le precede o una trama policial aparentemente liviana como agente conductor de los hechos. Un conjunto de ideas que ya se han explotado en numerosas ocasiones y que seguirán haciéndolo en otras tantas. La nueva producción de Sunrise es consciente de ello, pero también de lo que comentaba al comienzo de este texto. Y, expresamente, en los primeros compases de la serie ya deja patente ese tono de burla o parodia al propio género. El recurso del narrador omnisciente para narrar u ofrecer un punto de vista diferente —a menudo contrapuesto al del protagonista— dota a la obra de un mayor grado de cercanía y complicidad con el espectador. Otorga una visión más realista, sin idealización.

impresiones de Double Decker! Doug & Kirill Kirill 2 - el palomitron

El recurso del narrador es una de las mejores herramientas con fines cómicos de la producción, pero no es la única. La presencia de múltiples gags cómicos es notoria durante el desarrollo, pero sin alcanzar cierta sensación de saciedad. Se trata más bien de un complemento que logra amoldarse con soltura en el avance de la trama. Pero a pesar del componente humorístico del que hace gala la ficción, Double Decker! Doug & Kirill sabe cuándo cambiar el gesto y adoptar un semblante capaz de transmitir un mayor grado de seriedad. En poco más de dos capítulos es capaz de derrumbar la épica alrededor de la simbología del héroe tirando tanto de ironía como de dosis de realidad. Porque no todo el mundo busca reconocimiento o aspira a tener grandes convicciones. Incluso dentro del cuerpo policial, hay individuos que no buscan situarse en el foco de lo mediático, ni siquiera arriesgarían sus respectivas vidas si la situación lo requiriese. Y esto es totalmente lícito.

Derribando la épica

Agentes de calle, detectives, inspectores… Empleados de un organismo público o privado que tienen en común velar por la seguridad del ciudadano. Pero, también son empleados remunerados que reciben una contraprestación económica con el fin de sobrevivir, alimentar a sus familias o pagar facturas, qué se yo. Hay muchísimos factores que no están en su mano y cambiar la sociedad no es tarea fácil. No tienen por qué tener aspiraciones divinas y no siempre se puede salvar el mundo. El contraste entre la idealización de estas figuras y la realidad subyacente es uno de los aspectos más interesantes de los primeros compases de la trama. Algo que se extrae a través de la relación entre el dúo protagonista: Doug y Kirill. Experto y novato. Diferentes caras de una misma moneda. Ópticas dispares. La voz de la experiencia expone con sabiduría mientras la vehemente jovialidad poco a poco amplía su campo de visión. ¿De qué sirve ser un héroe si tu vida es el coste a pagar? Los actos tienen consecuencias y, en multitud de ocasiones, las sufren lo más cercanos.

impresiones de Double Decker! Doug & Kirill Kirill 3 - el palomitron

En cuanto a estructura y desarrolloDouble Decker! Doug & Kirill se nutre de un formato episódico centrado en casos independientes donde los efectos del Anthem crean estragos en la sociedad. El peso del protagonismo recae en la pareja del ‘Seven-0’ compuesta por Doug y Kirill. La interacción entre ambos es necesaria para asentar las ideas que comentaba anteriormente, pero sería una pena que el resto de integrantes del grupo especial tuviera una escasa o prácticamente nula repercusión a lo largo del desarrollo. Double Decker! Doug & Kirill cuenta con una calidad de animación más que notable que, tristemente, se ve ensombrecida por un uso del CGI que en determinadas situaciones lastra la experiencia.

Ya no es una mera cuestión estética en cuanto a diseño de vehículos y armas, sino que los propios personajes en numerosas ocasiones están realizados bajo esta técnica. La transición entre la animación tradicional y el 3D resulta demasiado forzada y antiestética, además de ser totalmente innecesaria en multitud de secuencias. Esta faceta, junto a un diseño de personajes que no termina de encajar del todo con el contexto de la obra, son quizá las únicas pegas de un producto que a nivel técnico cumple con creces; destacando un estilo gráfico muy singular, una paleta de colores con identidad propia y un nivel de detalle sobresaliente en los backgrounds.

Es probable que Double Decker! Doug & Kirill no termine siendo la serie revelación de la temporada, y tampoco una de las más seguidas y valoradas. Sin embargo, a pesar de contar con elementos congéneres al de otras producciones recientes como Kekkai Sensen o Bungou Stray Dogs, ofrece una propuesta que se atreve a cuestionar, a reírse de sí misma y a poner los pies en la realidad. El trabajo a nivel de composición musical de Yuki Hayashi (My Hero AcademiaHaikyū!!) acompasa a la perfección tanto los momentos de adrenalina como los de la quietud rutinaria. El acompañamiento idóneo para una ficción disfrutable, amena y con un mensaje claro: ser un héroe tal vez esté sobrevalorado.

Primeras impresiones anime otoño 2018 (inferior) - El Palomitrón

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.