Compartir

 

pride4

 

Si en en la actualidad, no ser lo que la sociedad califica como “normal” sigue pasando factura (hay que recordar que todavía hay países en los que se asesina a los homosexuales), pensar en el sufrimiento que años atrás debieron pasar aquellos que “se salieron de la norma” es cuanto menos, complicado. Tampoco hay que remontarse muchos años atrás para comprobar como la intolerancia y la marginación se hacían protagonistas en un mundo plagado de apariencias y costumbres, donde los más valientes lucharon por dejar a las generaciones posteriores un mundo mejor. De esto, precisamente, habla PRIDE, la comedia de MATTHEW WARCHUS que ha arrasado en los Premios del Cine Independiente Británico.

 

pride2

 

El largometraje, basado en hechos reales, sitúa al espectador en el verano de 1984. Margaret Thatcher gobierna y el Sindicato Nacional de Mineros (NUM) ha convocado una huelga. Durante la manifestación del Orgullo Gay en Londres un grupo de jóvenes decide ayudar a las familias de los mineros recaudando fondos. Sin embargo, el sindicato no acepta el dinero por venir de manos de homosexuales. Es entonces cuando el grupo, bajo el lema “Lesbians and Gays Support the Miners”, decide ponerse en contacto directo con los mineros y viajan en su furgoneta a un pequeño pueblo del norte de Gales con la intención de ganarse la confianza de los mineros. Será entonces cuando comenzará una extraordinaria historia de cómo dos comunidades, totalmente diferentes, se unen por una causa común.

El guion de STEPHEN BERESFORD, que transita entre el drama y la comedia, deja momentos épicos y regala al espectador una buena dosis de emoción y ternura. La historia, basada en hechos reales, conmueve al público sin necesidad de exagerar gracias, quizás, a tratar temas universales que no han pasado a la historia y que son capaces de hacernos reflexionar como la intolerancia, el feminismo, las relaciones amorosas, la amistad, la enfermedad o la solidaridad. Resulta asombroso que estos hechos, que aportaron algo más que un granito de arena al cambio, hayan tardado tanto en dar el salto al séptimo arte, lo que demuestra que aun queda mucho que avanzar.

 

pride3

 

El reparto coral, formado por actores británicos de diferentes generaciones, es otro de los aciertos de la cinta, que se centra en varios personajes con personalidades muy diferentes. En estado de gracia los actores más jóvenes como BEN SCHNETZER, GEORGE MACKAY, SHOPIE EVANS o JESSIE CAVE y especialmente sobresalientes las caras más conocidas del filme: BILL NIGHY, IMELDA STAUNTON y DOMINIC WEST. El último, protagonista de la exitosa serie THE AFFAIR, protagoniza uno de los momentos más divertidos de la película gracias a un movimiento de caderas que pondría a bailar hasta a los más rezagados.

Es posible que PRIDE, a pesar de ser uno de los estrenos más recomendables del año, no pase a la historia de la industria cinematográfica. Sin embargo, siempre se recordará a aquellos que, como los mineros y la asociación LGTB que protagonizan la cinta, lucharon para dejar a sus descendientes un mundo mejor. Quizás, para seguir con el cambio, largometrajes como el de MATTHEW WARCHUS deberían ser de visionado obligatorio en los colegios.

 

 

LO MEJOR:

  • La historia en su totalidad en la que dos colectivos, aparentemente muy diferentes entre sí, luchan por cambiar las cosas demostrando así que la unión hace la fuerza.
  • Las interpretaciones tanto de los actores más consagrados como de las caras nuevas.
  • El baile de DOMINIC WEST.

LO PEOR:

  • Se ha tardado mucho en llevar esta historia a la pantalla.
  • Que en la actualidad siga siendo necesario luchar por la intolerancia.
  • Que pueda pasar sin pena ni gloria por la cartelera española.

 

Ángela Ruiz

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.