El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Perdidos en París- Escena- El Palomitrón
CINE CRÍTICAS REDACTORES

PERDIDOS EN PARIS

Perdidos en París- Coreografía- El Palomitrón

LOS ANTECEDENTES

Una cinta de la que solamente sabíamos que era el cuarto filme dirigido por el matrimonio compuesto por Fiona Gordon y Dominique Abel (El hadaRumba, El iceberg) , que la pareja personal y profesional además de dirigirlo lo iba a protagonizar y que iba a llamarse Perdidos en París. Una producción franco-belga de comedia que viene como anillo al dedo, perfecta para pasar un buen rato de ocio en los tiempos que corren que recuerda al cine del gran Charles Chaplin.

LA PELÍCULA

Poco podemos decir de su sinopsis más allá de lo que describe el título del largometraje… Sí, efectivamente hay dos personajes (Fiona y Dom) que se pierden en la capital francesa para hacernos reír y bailar, dos de los puntos fuertes del largometraje de Gordon y Abel. Personajes algo extraños en el paisaje perfecto, donde poder perderse de forma literal alrededor de la Torre Eiffel. Nos encanta ver la similitud entre los personajes y la naturaleza en la película y contemplar, por ejemplo, cómo los personajes parecen hojas ligeras que se mueven con el aire cuando se caen de los árboles. El guion firmado por sus mismos directores resalta por su originalidad y ausencia de diálogos, y es que no hace falta expresar nada con palabras, ya que con la fotografía colorida de Claire Childeric y Jean-Christophe Leforestier y las coreografías de sus actores se dicen más que palabras, desde el comienzo en la biblioteca, hasta en el restaurante y calles de París. Perdidos en París es como coger una máquina del tiempo y teletransportarnos al cine de los años 20. Una maravilla adaptada a nuestra época actual, con móviles incluidos, y un pero, su duración: 83 minutos cuyo mensaje podían haberlo dado en menos tiempo, por tanto, la narración no es muy veloz que se diga…

Perdidos en París - París- El Palomitrón

ELLOS Y ELLAS

Las estrellas que resaltan en este largometraje son Fiona Gordon y Dominique Abel, sus directores y guionistas. Y es que estos profesionales valen para “un roto y un descosido” como se dice en el refranero español. Fiona hará de Fiona, una bibliotecaria canadiense, sensible, que hará todo por ayudar a su tía Martha. Una desaparición, la pérdida de su equipaje y mucho más, serán algunas de las vivencias que tendrá tras pisar suelo parisino. Su pareja artística y marido en realidad, Dominique Abel, interpretará a Dom, un vagabundo algo tozudo que se cruzará con Fiona y tendrán más que un baile. Un par de personajes (con sus mismos nombres reales) con personalidades dispares y con un flow que les hará tener algo en común y vivir una bonita historia. Lo que está claro es que la pareja de actores se nota que desborda química dentro y fuera de la pantalla, la escena del tango lo demuestra.

LA SORPRESA

Expresar sentimientos tan bonitos de felicidad y alegría, a través de imágenes sin apenas palabras, a través de constantes coreografías no todo el mundo está capacitado para hacerlo así de bien. En cada película Fiona y Dominique cada día nos sorprenden más y es que sus miles de facetas (clowns, bailarines, guionistas, directores, actores…) son dignas de resaltar.Perdidos en París- Baile- El Palomitrón

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

Un cine que podría ser perfectamente de otra época y que nos recuerda al séptimo arte de Charles Chaplin. Es más, nos da la sensación de cierta nostalgia… Esto se observa en una escena clara, en la que los pies de Emmanuelle Riva y Pierre Richard recuerdan a la escena que Chaplin hacía en La quimera de oro (1925). Otra escena que destacamos, en la que no paramos de reír, fue cuando Fiona pisa literalmente el Sena, tras su llegada a la ciudad.

TE GUSTARÁ SI…

Tienes ganas de pasar un buen rato en el cine y estás abierto a ciertas composiciones atípicas fuera de las historias comerciales.

LO MEJOR 

  • Gordon y Abel son unos grandes artistas con mayúsculas y en todas sus facetas.
  • Una narración coreografiada.
  • Homenaje al cine físico.
  • Expresar tan bien con pocas palabras.
  • Teletransportarnos a otra época.

LO PEOR

  • Narración lenta.
  • Un mensaje que se podría haber recortado en su metraje.
  • No apreciar la belleza del cine en esta película.

María Páez

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Periodista que considera que para ser una verdadera cinéfila tienes que ser una 007, con licencia para devorar todo el cine. Eso sí, prefiero quedarme atrapada en una cueva con Michael Myers, el payaso de It, Chucky, y la niña de El exorcista que en un palacio con princesas de cuento.