El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

depravación en Mushoku Tensei
ANIME / MANGA OPINIÓN REDACTORES

EL TRAUMA NO JUSTIFICA LA DEPRAVACIÓN DE MUSHOKU TENSEI

La narrativa de Tappei Nagatsuki hacía magia en el cuarto episodio de la segunda temporada de Re:Zero —sí, ese episodio. Hay una importante concepción en el isekai. La idea de complacer a la persona al otro lado ejerciendo de catalizador, utilizando a sus protagonistas como avatares y sus historias como representaciones ejemplares. Es el camino del héroe, una vez más, pero con un pequeño giro donde el héroe no es una figura anónima. Eres tú.

Yo no soy Subaru. Pero he sido Subaru antes. Re:Zero ejemplificaba la imagen del trauma. La incapacidad de abandonar cuatro paredes. El terror de cada mañana al saber que llegaba la hora de ir al instituto. No como algo apoteósico, sino como la imagen que viven cientos, miles de personas, en su día a día. Es un reflejo racional y representativo que roza. Que duele. Que hace herida una vez más. Un reflejo que convierte el camino del héroe en entendimiento personal, en el valor para seguir adelante. En aceptarse, en aceptar la ayuda, y dar un paso adelante.

Mushoku Tensei no habla de trauma

Se podría decir mucho más de ese episodio. Hay multitud de detalles que hablan, sin mediar palabra, de ese constante descenso personal que tanto caracterizaba su primera entrega. Se podría decir mucho más de lo que ha dicho, hasta el momento Mushoku Tensei. Una obra que toma el isekai por bandera para hablar, precisamente, del trauma y la evolución personal. Una serie de dos caras, la del fin de una vida de arrepentimiento y el inicio de una nueva llena de oportunidades.

La sorpresa es, entonces, que la segunda vida es todavía más ruin que la primera. Que el trauma no es parte de su conjunto, sino una simple excusa para defenderse de la depravación que envuelve una obra con una capacidad —tanto narrativa como, en el caso de su anime, a nivel de términos de producción— soberbia para jugar un nuevo movimiento en una género que se caracteriza, precisamente, por las negligencias emocionales y casi humanas que expone en sus líneas.

La vida de su anónimo protagonista es la vida del hikikomori. Un término que casi parece asociarse más a una figura narrativa que al problema sociológico que representa la ansiedad social y sus derivados y que se representa en el máximo esplendor de dicha consideración con un hombre dedicado exclusivamente al ocio y el placer en un reducido espacio donde caben poco más que sus vicios. Muchos de ellos derivados de infame contenido erótico relacionado con personajes de aspecto aniñado (aspectos que se evitan en su anime pero que aparecen en las obras originales. Gracias, Animefemenist).

¿Qué entendemos por redención?

La idea tal y como la plantea su anime, todo sea dicho, parece atractiva en un primer momento. Pese a sus contradicciones, no deja de ser una supuesta historia de redención. Incluso tiene momentos muy significativos. Con todo, el primer problema de Mushoku Tensei es confundir el término redención con justificación.

La redención, en un sentido figurado, se aplica a personajes que atraen a la audiencia pese a sus actos o convicciones. Más allá de ello, para que exista redención debe existir un mínimo arrepentimiento. Algo especialmente difícil cuando una de las primeras líneas de diálogo de Rudeus —como recién nacido, por mucho que mantenga la mente de un adulto— hacen referencia al pecho de su madre para no mucho más tarde mirar lascivamente a su sirvienta en el inicio de una cadena de depravación que se extiende a lo largo de todo lo que hemos visto hasta ahora.

¿Habrá redención más adelante? Es posible. Al menos esa es la idea que expresa la comunidad que, entiendo, ya ha pasado por sus novelas ligeras. Sin embargo, en estos momentos lo que se quiere hacer entender por redención no es más que una repulsiva justificación para seguir bailando con un excéntrico fanservice que para más inri rompe por completo con su idea inicial: la de comenzar una nueva vida en un nuevo mundo, lejos de las malas decisiones de su vida anterior.

Si con redención entendemos la idea de superar trauma, desde luego, Mushoku Tensei hace cosas bien. Y las hacemos realmente bien. La llegada de Roxy al plantel supone un pequeño cambio de conceptos. Por supuesto, no me refiero al fanservice, después de una innecesaria escena de masturbación seguida del hurto de la ropa interior de la chica a la que su protagonista pasa a considerar “un objeto sagrado”. Más redención, supongo.

Sin embargo, como decía, sí que supone un pequeño cambio al engranaje narrativo de la obra. Roxy es la primera persona que plantea la idea de la marginación social y el racismo en la obra, entendiéndose como punto de anclaje con la vida anterior de Rudeus y suponiendo un valor a combatir, ahora que su nueva condición lo permite. Más allá de todo esto, es la forma en la que el breve arco se cierra la que supone un nuevo sello para la obra.

Por un lado, Roxy consigue el aprecio de aquellos que la rodean. Una nueva moraleja para el chico, que le enseña a entender que las personas se valoran por lo que son y no por como son. Pero también resulta de un gran impacto emocional para el propio Rudeus, que alcanza esa nueva madurez al conseguir traspasar los muros de su casa. Ahora sí, y no con su reencarnación, el mundo se abre para él y puede dejar atrás su anterior vida. Aunque no sirva para nada. 

El lobo se viste de oveja

Pero no. Porque Mushoku Tensei, de nuevo, no tiene intenciones de utilizar el trauma más que como arma arrojadiza para exponer a un depredador sexual sin necesidad de sentir absolutamente ningún tipo de arrepentimiento por ello. Y eso es algo que se demuestra a través de los próximos capítulos que entran en escena: la llegada de Sylphiette y la primera muestra del sistema patriarcal a través de Paul.

Ambos son dos hojas de doble filo que, sin embargo, se pronuncian más hacia un lado que al otro. La llegada de Sylphie vuelve a suponer una pequeña oportunidad para enfocarse en aquello que parecía querer decir. La idea de recuperar el control de su vida, dejando de lado los errores de la anterior. Que Rudeus defienda a la chica mientras la acosan es un punto positivo, desde luego; hasta que minutos más tarde acaba acosandola él mismo.

Por una vez la obra pretende mediar en los actos de su protagonista y utiliza para ello la inmadurez, el suponer que no era una chica, sino un chico — repite conmigo: desnudar a la gente, indiferentemente de su género, no está bien. Es una excusa débil pero que, por primera vez, parece mostrar cierto atisbo de arrepentimiento. Algo que además se salda con la aparición de Paul y un breve discurso que sirve para aplacar ese supuesto desconocimiento de Rudeus al empezar, ahora, a descubrir la vida social. Un amargo punto positivo.

Y es que por lo general, Paul es un personaje que se antoja positivo. Su actuación denota una infancia difícil y la necesidad de llevar a su hijo por el buen camino; la idea de ser el padre que no tuvo. De hecho, la discusión interna de sentirse indefenso ante los argumentos de su propio hijo esbozan un personaje difícil, pero humilde y de un desarrollo interesante. Pero la incoherencia asalta de nuevo la obra cuando se descubre que su padre es un depredador sexual obsesionado con el cuerpo femenino. No solo a través de comentarios lascivos que comparte con su hijo de siete años, sino también a través de las numerosas referencias a sus ataques. Todos los personajes femeninos adultos han sido acosados por el hombre, todos.

Para más inri, el mismo Paul acaba manteniendo relaciones con Lilia, la criada de su casa, engañando a su mujer bajo el mismo techo y dejando a ambas embarazadas en un giro argumental más propio de una telenovela de las tres de la tarde de hace diez años. ¿La justificación? La lujuria de ella, por supuesto. De nuevo, no hay espacio para la redención en una obra tan estrictamente patriarcal donde la mujer parece ser poco más que el objeto del deseo del hombre.

Ni lobos ni ovejas, solo gatas

Otro salto, otro dato. La llegada de Ghislaine —que también había sido acosada por Paul, por cierto— supone la entrada de una nueva pieza en el juego. Podríamos hablar de cómo Rudeus tiene la oportunidad de remediar su vida, de enseñar a otres y de ganar su propio dinero para, romanticismo de por medio, asistir a la universidad junto a Sylphie. Pero no es difícil leer los pensamientos del guion cuando nos enseñan a la primera mujer bestia, con un abdomen de acero y apenas media tira de cuero para tapar un cuerpo hipersexualizado que no busca empoderarla, sino complacer.

El problema, una vez más, no es solo la anatomía de absolutamente todos sus personajes adultos, sino la dinámica de la cosificación. Ghislaine es un personaje interesante, fuerte, ambiciosa pero que también esconde cierta humildad en su interior y se propone dispuesta a aprender y mejorar por simple voluntad personal. Pero no es eso lo que queremos destacar, ¿verdad?

Que Ghislaine tenga orejas y cola de gato es otro punto para el sistema patriarcal que gobierna la obra. No sirve como introducción de les demi-humanes, sino como otra repulsiva muestra de la idea reinante de la serie, que solo pone atributos animales a las mujeres de la obra. Todas sirvientas; no pretenderéis que el objeto del deseo no sea también de aspecto sumiso.

Por suerte Eris no entra en ese juego (un personaje fuerte y auto decisivo no podría encajarse en esa idea de sometimiento) pero se compensa siendo presentada como tsundere, cerrando el círculo de los tópicos afectivos femeninos en una obra que, recordemos, se supone basada en los graves problemas sociológicos y emocionales que sufre su protagonista. Incluso a través del mínimo arco evolutivo que le confieren en su presentación, la chica continua en un desarrollo basado en la afectividad violenta como caramelo para les seguidores de dicha corriente.

Por si fuese poco, la propia obra atenta una vez más contra su coherencia cuando el padre y el abuelo de Eris la obligan a adaptar una absurda posición de ¿chica-gata? mientras pronuncia un “meow” a modo de suerte de súplica. Ese es el nivel de complacencia al que llega con la intención de atraer al mismo remanente de siempre. Un nivel que se extiende en ese mismo capítulo, jugando con la idea de huir tras cometer un acto inmoral (la redención, de nuevo) y llegando al punto de tocar la pedofilia con Rudeus acosando a una dormida Erin.

Un círculo constante

Irónicamente hay quien asocia los problemas de Rudeus al tipo de ocio que consumía en su reclusión personal. Un tipo de ocio que, irónicamente, replica Mushoku Tensei en cada una de sus líneas, resultando una obra machista, depravada y muchas de las veces repulsiva, que tinta su fantasía de dulce y atractiva para introducir en sus recovecos un mensaje peligrosamente tóxico.

Si ese es el problema, la relación entre avatar y consumición, la solución es fácil: cerrad el círculo, dejad de consumir esas obras. Lejos de ser una imposición, este texto pretende reflexionar sobre ello, sobre qué consumimos y por qué lo permitimos. Si la excusa es el trauma, buscad una nueva. Yo también lo he sufrido y la simple idea de aplicarlo sobre otros me resulta inhumana. Si la excusa es la redención, la idea de adentrarse algo porque “después será mejor” es simplemente absurda.

Hay quien llegará con la bandera del «es que hay mucho más». Sí. Mushoku Tensei presenta un mundo interesante, un ritmo sorprendente, personajes sorprendentemente humanos y una firma conjunta nacida prácticamente de Dengeki Bunko y White Fox que se convierta, posiblemente, en la mejor animación del año. E insisto, porque la obra parece tener una intención genuina de mostrar ciertos conceptos —difícil olvidar el momento en que Rudeus abandona los muros por primera vez— es su forma de contaminarlos lo que hace que esta se pierda por completo. No hay nada que pueda justificarlo. Todo lo demás se esfuma cuando tu discurso es discriminatorio y sexista. Y eso, por desgracia, no parece entrar en sus plantes de redención.

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos a través de este banner y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner KoFi 2020 - El Palomitrón

22 COMENTARIOS

  1. Sinceramente hay tantos puntos mal con este análisis que no se ni por donde empezar, y de hecho no voy a empezar, porque escribir la parrafada necesaria para corregir todos los fallos que se han cometido desde el móvil probablemente acabaria en un esguince de pulgar.

    Una vez más tenemos otra muestra de periodismo barato que intenta hablar de una serie tan profunda y extensa como MT desde el absoluto desconocimiento que supone ser un espectador del anime, simplemente para ganar clicks aprovechando la polémica, aunque al menos tú has intentado analizar lo que había en el anime (aunque equivocadonte) y no has inventado datos, al menos que recuerde, como otros periódicos, así que aplauso para ti en ese punto.

    • Esperemos que el esguince de pulgar no sea ni la mitad de duro que lo que debe suponer contar con un esguince ético y moral tan grande como para justificar el blanqueamiento de la pedofilia y el acoso sexual.

      Gracias por el aplauso 🙂

  2. Como os jode que tenga tanto éxito luego no criticáis otras obras, simplemente este anime es para gente más madura lo siento si todavía eres tan inmaduro que no la puedas entender en fin es lo que tiene la generación de cristal

    • Has tenido suficientes respuestas en redes como para saber que la única persona ofendida, inmadura y discriminatoria aquí eres tú. Si te sientes identificado con lo que se expone en el texto y te duele, haztelo mirar.

      Espero que esgrimas tu madurez con sensatez y no como el protagonista de la obra. Mucha suerte en tu intento de recibir notoriedad por justificar abusos sexuales. Aquí no vas a encontrarlo.

    • Hay muchos animes que no incurren en abusos y referencias sexuales a menores, entre muchas otras. Si quieres justificarlo por tu lado, hazlo, pero no busques excusas baratas. Suerte.

  3. cielos enserio eres demasiado grandecito para criticar obras ficticias ,pensando que las personas son demasiado estupidas como para no poder reconocer lo bueno de lo malo , pero siempre habra llorones y progres que levantaran su grito al cielo horrorizados de las series para jovenes tal cual mama cristiana de los 80s , jajajajaja

    • Pienso que las personas son demasiado estúpidas para aprender a escribir con coherencia, en algunos casos, visto lo visto. Sobre quienes defienden el abuso sexual y la pedofilia escudándose en la ficción pienso algo bastante peor.

  4. 1) Personalmente creo que no se entiende al personaje principal, la idea de redención de Rudeus parte del hecho de que no socializó y se volvió un hikikomori, no en el hecho de dejar de ser un pervertido (porque por eso nunca sufrió y por tanto no era el objetivo de su transformación), no es tanto que el personaje se degrade en ese sentido (ya estaba bastante desagradable antes, la idea es que sus cambios respecto a otros aspectos de su personalidad sean progresivos, se verá después, cuando el personaje crezca, será mucho menos pervertido, igual pasará con su forma de ver la vida familiar).

    2) Me parece algo ridículo asociar la escena de las bragas de Roxy con la redención (no sé como se retuerce tanto un hecho que claramente hecho para demostrar que el protagonista es un pervertido con la redención). Rudeus no busca ser un héroe, sólo aprovechar mejor el tiempo de vida y no ser un fracasado, como lo era en el otro mundo, la redención más “integral” vendrá mucho después (es un elemento que sí se introduce en la historia pero no ahora porque no tiene sentido, ya que él no se ha conmovido aún por el amor familiar y por la importancia de la vida de terceros, en mi opinión prefiero que sea así, la experiencia vital es lo que realmente hace caer en cuenta de esas cosas y poco a poco), por el momento lo único que ha hecho es optimizar su tiempo.

    3) Respecto a la crítica del acoso quiero aclarar varias cosas, no hay acoso con respecto a la empleada cuando trabajaba en la casa de Rudeus, les moleste o no fue recíproco (no entiendo a qué viene lo del feminismo ahí si un hombre puede ser promiscuo y eso no resta a la historia, si algo sería para las acciones pasadas de Paul, no para las presentes). A su vez la vida promiscua, en el que un persona tiene más de una esposa no está fuera de toda lógica, en el mundo han habido muchas culturas donde la poligamia matrimonial estaba permitida ¿Qué hace pensar que en una historia de otro mundo no pueda ser así? sumemos otro hecho, la poligamia en la que sea la mujer la que pueda estar con muchos hombres también se permite en el mundo de Mushoku (no es un “privilegio” exclusiva de los hombres, más adelante se introducirá un personaje con esas características tipo Paul, pero mujer, y no, no se acostará con Rudeus).

    4) Lo del saludo de gata, si bien es Fan Service, gran parte de la culpa que se vea exclusivamente en ese sentido de “denigrar a la mujer” se debe a que no se adaptó al papá y al abuelo de Eris haciendo el mismo saludo (sí, lo hacen y tiene más que ver con la obsesión por los furros que tiene la familia).

    5) Comenté cosas concretas porque quería señalar lo forzado que son algunos argumentos de esta crítica, eso sí, la pedofilia sí es un elemento de la serie, es muy asqueroso ese elemento en la historia (para mí sobra), aunque no estoy de acuerdo con el argumento de que la serie cosifica a los personajes femeninos, sé que está muy de moda en el discurso feminista radical hacer equiparable la sexualización de un personaje con su cosificación (sugerir que el valor de una persona, en este caso una mujer, se reduce únicamente a su sexualidad) sin embargo, esa última crítica de cosificación sigue siendo forzada por varios hechos, algunos ya se empiezan a ver en la adaptación del anime: Eris será mejor espadachina que Ludeus en toda la historia, igual Ghislaine, Rudeus terminará sirviendo a la futura reina como su subordinado (nunca tendrá un acercamiento sexual con ese personaje ni se sugerirá), habrán personajes femeninos más capaces que él que nunca tendrán una pareja sexual en la historia porque no les interesa.

    Como se puede ver, las mujeres en Mushoku tiene valor más allá del terreno sexual, de todas formas no sé de dónde viene la idea ridícula que si una mujer tiene un gran atractivo sexual deja de tener valor como persona en otros sentidos (esa asociación sólo la hacen las personas misógenas y las feministas que tanto critican a los misógenos) ¿si una persona quiere resaltar su atractivo sexual entonces tiene que sentirse mal y avergonzarse? hay que dejar ese puritanismo solapado, posturas feministas que parecen ideas del medioevo.

    6) Una historia no tiene que ajustarse a la retórica del feminismo más radical (afortunadamente), una obra está para provocar lo que se le venga en gana, pero además, no se puede exigir que una historia que no se basa en el mundo actual y en la época actual sea el reflejo de lo políticamente correcto del mundo presente ¿cómo se adaptaría entonces una historia que hable de esclavismo y que pretenda ser fiel a la época? ¿cómo sería el caso del mundo feudal profundamente machista? ¿qué hace diferente una obra de ficción donde las reglas sociales y comportamientos sociales son los mismos que los de la actualidad? Ese discurso “correcto” puritano se los dejo a los gringos, religiosos, conservadores y feministas, las obras de ficción e históricas no deberían pasar por ese filtro, una historia debe criticarse por su coherencia, estética y profundidad, no por si es más o menos feminista ¿se quiere educar por medio del contenido audiovisual? pues saquen obras con el discurso que quieren difundir ¿que el contenido no es el adecuado para la edad del público? eso ya es otro argumento que sí valdría la pena tener presente (en tanto la madurez mental llega sólo después de unos años del desarrollo biológico de las personas).

    • No voy a perder el tiempo leyendo un testamento a favor de la justificación de la pedofilia y otras. Si te sientes identificado, el problema es tuyo. Sí te voy a responder a las líneas que he captado por el final.

      El mensaje conservador es tuyo, creo que puedes notar por mis palabras que estoy bastante lejos. Informate antes de hablar porque has dado con una persona no solo atea, sino bastante contraria a la fe. Si niegas el femenismo niegas la igualdad y lo mismo también te estás negando como persona. De verdad, tenéis un problema. Por cierto, por si no te has dado cuenta, no es una crítica a la obra, es un artículo de opinión sobre la depravación de la serie. Suerte con la campaña de justificación.

      • ¡Ja! nos castigas con tu crítica rebuscada (igual o más larga que mi escrito), pero luego dices que no vas a leer un testamento y que es defensa de la pedofilia jajajaja lo que es hablar sin leer (prejuzgando) y ser un descarado xD

        • El verso en que el se castiga a la gente me lo he perdido; me lo citas si eres tan amable. Creo que la crítica es lo suficientemente respetuosa como para que nadie pueda sentirse atacade, incluso cuando se habla de conceptos tan graves como es la pedofilia o la violencia sexual. Tampoco es su intención, siempre debe haber margen y espacio para la rectificación y no seré yo una persona sin errores ni contradicciones.

          Igual que la intención es no escupir a nadie, como comprenderás, no voy a permitir que se haga lo mismo conmigo. Así que no, no voy a perder el tiempo en leer el resto del texto cuando lo primero que me encuentro son ese tipo de ataques.

          Por si quedaba alguna duda, por supuesto que me identifico con el feminismo, la igualdad y la inclusión deberían ser esenciales y este medio todavía se encuentra muy falto de ellas. La radicalidad la has puesto tú, tus motivos tendrás.

  5. Hola, si estoy de acuerdo en que la serie cae en estereotipos básicos y conductas muy machistas, pero entiendo que el prota de esta serie, mientras va madurando, entiendo que sus actos no son correctos y cambia mientras crece, eso se puede leer en el manga. Una consulta, q un niño de 9 años acose a una niña de 10 años se considera pedofilia?? por muchos que los lectores entiendan que la mente del prota es de un adulto de X años, para el mundo que lo rodea es un niño de 9 años.
    Por ultimo, me parece una falta de respeto que siendo que muchos lectores nos tomamos el tiempo de leer tu articulo, y de comentar en algunos, tu solo contestes comentarios en donde solo defiendes tu punto de vista, el post de Mastil, es un comentario con argumentos, en el que se puede generar un debate muy entretenido, sin necesidad de caer en el insulto, tal como lo hiciste en tu respuesta, solo escogiste unas líneas para contestar, siendo que ella, o el, utilizo de su tiempo para contestar con argumentos parte de tu opinión. Mínimo un poco de respeto hacia esta persona y contestar como corresponde.

    • A mi también me parece una falta de respeto que se ataque a otra persona y llevo días respondiendo ataques y acoso. En ningún momento he abierto un debate, la pedofilia y la violencia sexual no son puntos de vista, son aspectos muy graves que no pienso rebajarme a discutir. No hay justificación. El mismo mensaje que comentas incluye ataques a mi persona, lo que igual deberías considerar también una falta de respeto.

      Igual que si pones a un mujer adulta con cuerpo de niña es una apología a la pedofilia, lo mismo es que utilices a un hombre de 40 años en el cuerpo de un niño. Otro método más para excusar y blanquear este tipo de actos.

  6. Osea, en resumen:
    La critica: “No me gusta este anime”
    Los comentarios: “No me gusta esta critica”

    Cada quien tiene opiniones validas, yo me guardo las mías sobre este anime, primero porque solo he visto dos episodios, y segundo porque si no le gusta mi opinión al autor me dirá que encubro pedofilia y abuso sexual cuando no puedes abusar sexualmente de un dibujo que no tiene edad.

    Ahora no todos los recursos narrativos ni las acciones del protagonista en una obra son para que el publico se identifique, aveces es la propia interpretación del autor de un “que pasaría si…?” en este caso, de una persona con poca moral que renace en un nuevo mundo con magia y conservando sus recuerdos.

    No porque me gustase Attack on Titan, encubriría y justificaría canibalismo o genocidio.
    No porque me gustase la música de Snoop Dog, encubriría y justificaría el consumo de drogas.
    No porque me gustase la musica de Burzum adoraría a Odin y buscaría quemar iglesias.

    Ahora si bien mi opinión del anime no la comparto aquí, mi opinión de esta critica es que esta sesgada en la que el autor quiere hacerse notar en su falsa superioridad moral, y digo falsa porque esta acusando una obra FICTICIA de acciones inaceptables en su propio sistema de valores, tal cual como paso en 1988 cuando la comunidad musulmana criticaba al escritor Salman Rushdie.

    Y para terminar aclaro, yo creo que la pedofilia y el abuso sexual son inhumanos e inaceptables, simplemente no veo que exista en un anime la acción real de llevar a cabo esos crimines a otro ser humano.

    • O sea en resumen, “no te has leído la opinión porque su autora no dice que «no le gusta este anime» como resumen”.

      Cada cuál tiene sus opiniones válidas. La defensa y normalización de la pedofilia no es una opinión válida 🙂

      Si lo consideras superioridad moral pero necesitas venir aquí a justificar que “como son dibujos no cuentan” lo mismo el problema no es que alguien se considere superior (y te aseguro que no es el caso), es que tienes un pequeño problemita ahí!

  7. Lamentablemente vivimos en una sociedad de cristal todo lo que ven les afecta como si estuviera pasando en la vida real, hablamos de un anime pero lamentablemente la gente vive su vida con los ojos vendados pensando que están en el mundo de la maravillas la obra como tal si tiene escenas crudas pero deben entender que es un tipo de humor negro si. No les gusta siempre no lo vean y ya y si piensas que es un daño a la sociedad estás totalmente equivocado son más los puntos positivos los que muestran que los negativos!!

    • Lamentablemente vivimos en una sociedad donde hay usuarios que normalizan la pedofilia, entre otras, sin despeinarse ni un poco.

      Hablamos de niñes, de humillar y cosificar el género femenino, pero nos da igual porque como nuestra figura sigue bien altiva como machos dominantes y patriarcales ya nos va bien. Si a alguien le duele buscar ficción y encontrarse una representación machista y humillante debería dejar de ver estas cosas y dejar que los machos sigan dominando el espacio de la ficción. Al resto de personas les puede caer un rayo.

      No sé, igual toca hacer cierta revisión de valores.

  8. Yo solo pienso que si nos tomamos el tiempo de leer tu critica. no debería molestarte la critica de otra persona. En el caso de la serie te puedo dar la razón en parte a la pedofilia ya que pienso que no esta bien sexualizar tanto a una chica que parezca menor, de igual manera lo que explica MASTIL tiene mucha razón hay mucho en el contexto de el manga que no se abarca completamente en la serie y que a pesar de que hay una cosa que no me guste, lo que hay que resaltar es su historia y de como se desarrolla el personaje o mejor dicho los personajes en toda la trama y no solo querer censurar algo si no te gusta… Estamos en un siglo donde si no te gusta te bloqueo, y soy creyente de que si no me gusta no lo veo y listo no hace falta hacer toda una revuelta por eso…

    • No tengo absolutamente ningún problema en leer críticas ajenas, todo lo contrario. Pero no pienso perder —ni hacerle perder a nadie— tiempo ante descalificaciones o ataques.

      Es un artículo de opinión, no una crítica. Incluso sin ser una crítica se habla de la obra en general y se alaba lo que hace bien, cosa que podría haber obviado para centrarme en lo que toca. El manga y la novela no tiene efecto en el texto, se deja bien claro. El artículo es sobre el anime. Pero eso lo sabéis, porque lo habéis leído, cierto.

      Estamos en un siglo donde la pedofilia y la violencia sexual están penadas por la ley y donde el espacio a una moralidad tan aberrante que no se incomoda ante cosas como estas cada vez se encuentra más reducido. Podéis ofenderos, pero vuestro espacio seguro vulnera la seguridad de muchísimas otras personas. Y eso es intolerable. Aquí todes valemos lo mismo.

  9. La verdad me gusto tu opinión, yo también pienso lo mismo vi el manga justo unas semanas antes de que saliera el tráiler y la confirmación del anime. Vi hasta el capítulo 25 si no me acuerdo mal, es en donde el protagonista roba y se masturba con la ropa interior de una niña, siendo un adulto en un cuerpo de niño. I incluso antes de toda la mierda de isekai era una depredador sexual, masturbándose con videos que filmaba de su sobrina, era una parásito que falto al funeral de sus padre por hacerse una paja con videos de su sobrina. Ah pero es el mc pobrecito sufrió mucho mis huevos desde lejos se nota que es una obra para y por pedófilos.

    • Sabía lo de que no iba al funeral de sus padres pero ni por asomo podría haberme imaginado que tenía algo que ver con su propia sobrina. ¡Gracias por el dato!

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escribo más que duermo. Ávido lector de manga y entusiasta de la animación japonesa. Hablo sobre ello en mi tiempo libre.