Compartir

Mr. Turner Portada 01

 

Cómo hemos podido comprobar en el Especial Nominadas 1990-1999, casi todos los años se suele colar una película británica entre las favoritas para los más prestigiosos galardones del cine de Hollywood. Todos los focos de esta edición apuntan a MR. TURNER, y no es casualidad. MIKE LEIGH nos presenta un film que llevará a los fans del pintor londinense al más puro éxtasis.

Joseph Mallord William Turner (TIMOTHY SPALL) es un pintor de renombre que disfruta del reconocimiento de sus compañeros y de las instituciones académicas de la Inglaterra de principios del siglo XIX. Vive en la capital británica con su padre (PAUL JESSON) y una asistenta (DOROTHY ATKINSON) que a la vez es amante ocasional; ocupa las horas pintando y haciendo viajes por Europa en busca de inspiración. Entre estas idílicas escapadas pictóricas acabará encontrando a su segunda esposa (MARION BAILEY) y el maestro Turner deberá mostrar su cara más romántica y amable. Su carácter provocativo y su peculiar modo de ver el mundo y la pintura, conformarán un personaje lleno de matices y con una personalidad carismática que cautivará a seguidores y detractores de su obra. La intuición y las reflexiones que hace Turner sobre los inicios de la fotografía son dignos de admirar; otra confirmación de que era un visionario de los que ya no quedan.

 

Mr. Turner 01

 

MR. TURNER es uno de esos films que se recomienda ver en Versión Original. El hecho de que la palabra más repetida durante las dos horas y media de esta producción sea “INDEED” (algo así como “efectivamente”, pero dicho de la forma más clásica) no es fruto del azar, sino todo lo contrario. El acento, los estilos interpretativos y el tipo de vocabulario con el que se fabrica el guión; todos son elementos que nos llevan a la Gran Bretaña más clásica, la de la pompa, la de DOWNTON ABBEY, la del té y las pastitas, la de la lluvia y el olor a césped recién cortado, la de MIKE LEIGH y TIMOTHY SPALL. El director de Salford ha firmado doce largometrajes y ha contado con SPALL en cinco de ellos (LIFE IS SWEET, SECRETOS Y MENTIRAS, TOPSY-TURVY, TODO O NADA y esta última que ahora nos ocupa); es una obviedad que esta magnífica combinación funciona a las mil maravillas, pero también es sabido que el cénit de su carrera fue SECRETOS Y MENTIRAS (aunque sería todo un placer que estuviéramos equivocados). Por su lado, el inconmensurable TIMOTHY SPALL es uno de aquellos actores que cuando aparecen en pantalla siempre se escucha un “me suena mucho, pero no sé de dónde”, pues bien, ha sido el eterno secundario en casi todos los cines habidos y por haber. Si sois de blockbusters tenéis EL ÚLTIMO SAMURAI, de cine juvenil hay la saga HARRY POTTER (es Colagusano), en EL DISCURSO DEL REY interpreta al carismático Winston Churchill y, para acabar, comparte protagonismo con MICHAEL SHEEN en una de las joyas surgidas durante estos últimos años: THE DAMNED UNITED. Esta filmografía es una férrea demostración de su versatilidad, la gran virtud de la que hace gala este actor nacido en Wandsworth (pueblecito cercano a Londres). Pero, aunque seguimos viendo el estilo diderotiano en SPALL y la cuidada planificación de LEIGH, MR. TURNER se aleja contundentemente de los parámetros habituales en los que se suelen mover estas dos figuras del cine inglés. Como no podía ser de otro modo, el trabajo de los secundarios es impecable, y se vuelve a poner de manifiesto que el teatro anglosajón es la mejor escuela interpretativa del mundo.

 

Mr. Turner 02

 

Si la dirección de LEIGH y el savoir-faire de SPALL (esos gruñidos que va soltando bien le pueden garantizar un Oscar a Mejor Actor Protagonista) son dos grandes virtudes de MR. TURNER, no podemos pasar por alto la impresionante labor de su director de fotografía, DICK POPE. Hay muchas maneras de afrontar un reto como es este, pero la elección de POPE es simplemente perfecta. Cada plano, desde el más general al detalle más insignificante, está ideado fotográficamente como si fuera un cuadro del mismo pintor. Desde la sensibilidad impuesta en las secuencias interiores hasta la espectacularidad que muestran las imágenes en localizaciones naturales, todo es admirable en el trabajo estético de MR. TURNER. Es toda una lástima que no podamos deshacernos en halagos también con el guión (sino estaríamos hablando de la mejor película del año y la clara ganadora de todos los premios de la Academia). Este aparece dubitativo y deja la sensación de no tener las ideas principales del todo claras. Con una estructura serpenteante y, más obsesionado con las anécdotas que en encontrar un hilo argumental con substancia, se diluye con facilidad y aprovecha las otras virtudes del film para pasar desapercibido.

 

 

LO MEJOR:

  • Un TIMOTHY SPALL excelente.
  • Una dirección de fotografía que lidera la impactante estética. Para enmarcarla fotograma a fotograma.

LO PEOR:

  • Un guión que no arriesga y se acomoda en una tradición demasiado literal de hacer un biopic.
  • Un montaje que no resuelve los problemas de conexión que plantea el argumento.

 

 

Adrià Naranjo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.