Compartir
Fotografía: Cinema Jove

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Eso es lo que se suele decir, ¿no? Y en lo que respecta a nuestra estancia en Valencia durante el primer fin de semana de la 32.ª Edición del Festival Internacional Cinema Jove, el dicho no podría tener más razón. Tres días dan mucho, muchísimo de sí…

Pablo Trapero, Premio Luna de València

Hay ocasiones en las que, irremediablemente, las galas de inauguración de un evento suelen traducirse en un acto tedioso: presentación por aquí, presentación por allá y, así, una sucesión de informaciones durante una hora o dos sin demostrar mucho interés por siquiera rozar la originalidad. Por suerte, la organización de este festival valenciano debió de pensar diferente y decidió hacer de su gala de inauguración un acto para todos los públicos, con buena música en directo y dos anfitriones que supieron sacar lo mejor de sí mismos y las carcajadas del público: Alejandro Portaz y Javier González, actores de la compañía de teatro Guerrilla Impro.

Fotografía: Cinema Jove

Entre resultado y resultado del cómico estudio que emplearon como hilo conductor de la gala (¿El cine mejora tu vida?), el dúo fue presentando todo lo que le espera al público durante la presente edición, tanto en las secciones veteranas como en las novedades (Art & The City, por ejemplo); y por supuesto, dio paso a la entrega del Premio Luna de València a un emocionado Pablo Trapero que comentaba que no podría haber tenido un premio más idóneo, ya que desde pequeño su abuela siempre le había repetido la expresión (muy típica en la Comunidad Valenciana) de: “¡Es que estás en la luna de Valencia!”.

Animal Crackers, cinta inaugural

La gala culminó con la presentación en nuestro país de Animal Crackers, una coproducción animada entre Estados Unidos y España con sello patrio en su dirección, ya que uno de los tres encargados es el valenciano Jaime Maestro. La cinta, cuyo estreno en Estados Unidos está previsto para el último tramo de este 2017 y que ya tuvo su première allí en un festival de animación, cuenta la historia de un circo con mucha trayectoria… y mucha magia: su bien más preciado es una misteriosa caja de galletas con formas de animales que transforman a quien se las come en el animal que han ingerido.

Fotografía: Cinema Jove

Con un inicio quizá un poco más inusual de lo que estamos acostumbrados a la hora de consumir animación para niños, lo que nos ha parecido más destacable de la cinta (además de su innegable entretenimiento) y por lo que tanto su productora Nathalie Martínez como Jaime Maestro están más que orgullosos (y ya podemos empezar a estarlo también todos nosotros) es que la animación de la cinta se ha llevado a cabo, prácticamente en su totalidad, en unos estudios de Paterna. Como ambos comentaban durante la rueda de prensa del filme, “rodar una película indie que sea estadounidense y se produzca en España es casi insólito”. Quisieron resaltar, asimismo, un dato que alienta a todos los jóvenes talentos que en nuestro país todavía están por descubrir y que hace de Animal Crackers una cinta merecedora de tener su presentación española en el Cinema Jove: la media de edad del equipo que llevó a cabo su animación no superaba los 36 años.

Llama la atención también la cantidad de voces conocidas con las que cuenta la animación de Animal Crackers: Emily Blunt, Danny de Vito (cuya imagen del personaje está inspirada en él directamente) o Sylvester Stallone son algunos de los actores con los que el director de casting pudo contar para el proyecto, y el resultado, sin duda, no pudo ser más acertado. Por negociaciones con distribuidoras en España no nos pudieron adelantar si tienen ya alguna voz pensada para la versión española, pero como adelantaba Maestro, “a ellos mismos también les gustaría poder interpretar a algún personaje, pero siempre sin mimo y, sobre todo, sabiendo no maltratarlo”.

Por último, tanto productora como director quisieron resaltar la libertad que han tenido a la hora de rodar Animal Crackers: “A nivel de guion hemos tenido que adaptarnos, pero no ha habido peso de ninguna gran productora detrás, por lo que no ha habido gran presión y hemos tenido mucha libertad”, declaraban. Eso sí, Jaime Maestro quiso dejar clara una afirmación con la que no podemos estar más de acuerdo: “La animación también es cine y ha de funcionar como lo hace el cine de imagen real. Si incluyéramos giros de guion sin cuidado desprestigiaríamos a la animación”.

Y desde luego ese pensamiento se plasma totalmente en Animal Crackers, una cinta que nos recuerda que no todo en la animación viene de las grandes empresas de producción y que, por supuesto, en España tenemos talento para crear dibujos animados… ¡y para mucho más!

Silvia Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.