El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

2021 ARTÍCULOS DESTACADOS CINE ENTREVISTAS

ENTREVISTA A EZEKIEL MONTES: “LA HISTORIA DEL CINE ESTÁ ESCRITA DE ESTA REBELDÍA, Y ME ALEGRO DE HABER ESTADO EN ESE LUGAR, CON ESTE EQUIPO Y CON ESTA LIBERTAD”

Apenas quedan unos días para que el gran público disfrute de una de las propuestas patrias revelación de esta temporada. Hablamos de Hombre muerto no sabe vivir, ópera prima de Ezekiel Montes, que fue una de las sensaciones del pasado Festival de Málaga y que haciendo honores al gran cine negro estadounidense, nos adentra en las entrañas de una ciudad, Málaga, y sus rincones más oscuros.

Para conocer más en detalle lo que ha sido y es está meritoria propuesta, hablamos con su director, Ezekiel Montes, que nos aborda líneas en torno a la producción de la película, el trabajo del equipo y la experiencia en el festival de Málaga.

Vivimos desde hace años en el cine español un proceso de descentralización de la industria, lo que se ha conocido como “cine periférico”. Tu trayectoria se encuadra aquí, en ese cine hecho al margen de los epicentros industriales ¿Cómo es hacer cine al margen del epicentro de la industria?

Ezekiel Montes: Creo que cada película tiene sus circunstancias concretas, y ha habido películas que de alguna manera se pedía que se rodarán aquí, en Andalucía, como es el caso de Hombre muerto no sabe vivir. Es una cosa realmente no intencionada, ya que hemos tenido proyectos en otros sitios como Madrid. Antes sí que había un gran salto entre producir en Madrid o en Andalucía, pero ya no. Ahora se puede hacer cine desde cualquier parte de España, porque realmente hay muchas oportunidades en cuanto al encuentro con la gente de la industria con la que quieres trabajar. Por ejemplo, para hacer esta película hemos recorrido los festivales de Cannes, Berlín, San Sebastián y el festival de Málaga, donde nos hemos encontrado con los agentes de la industria con los que hemos hablado. Antiguamente tenías que estar muy metido en Madrid para estar pegado a la industria, pero ahora los festivales abren mucho camino. Por ejemplo, para la gente de Andalucía el festival de Málaga nos pone en contacto con televisiones, distribuidoras. Yo he producido cuatro películas desde Málaga, y es el claro ejemplo de que se puede hacer cine desde cualquier lado.

Y hablando de periferias, y de Hombre muerto no sabe vivir. ¿Cómo ha sido la relación con la ciudad de Málaga en esta película?

La relación de esta película con mi ciudad es que está basada en unas vivencias y una forma de ver la vida que se veía en la época del ladrillo, durante el boom de la construcción. Casi todos los personajes de mi película se basan en personas reales que vivieron directamente de esa época, que fue buena en su boom, y nefasta en su crisis posterior. Conozco gente de 60 años que en aquel momento ganaba mucho dinero y ahora están bastante regular en ese sentido, y conozco gente que tenía entre 15 y 18 años y ganaba grandes sumas de dinero siendo albañil. El hacerlo allí cobraba sentido por hacerlo pegado a mi barrio y a la gente que conozco. Y esa es la principal vinculación que hay. Esta película realmente se ha hecho en Málaga como se podría haber hecho en otro lugar de España y Europa, porque el blanqueo de capitales con la llegada del euro fue algo común. Yo no pretendía que la película estuviera localizada en Málaga, ni que fuera localista, ni siquiera en la película nombramos las ubicaciones de Málaga que se ven, aunque haya una evidente vinculación con la ciudad.

Imagino que viviríais en el equipo de HMNSV con mucha ilusión la selección oficial del 24 Festival de Málaga. Cine en español. ¿Cómo fue la experiencia en el festival?

En 24 ediciones del festival, y mira que los productores de Málaga han realizado películas durante ese tiempo, creo que solo han entrado en sección oficial dos películas producidas por malagueños, y una ha sido una coproducción con Cataluña, que es Sin fin. La primera película producida 100% por un malagueño es la mía. Eso te marca lo difícil que es que un productor de Málaga haga una película y que sea seleccionada por el hecho de ser de mi tierra. Mis otras películas como productor estuvieron en secciones paralelas, pero nunca llegaron a sección oficial, así que cuando supimos que HMNSV, que es una apuesta muy grande porque es mi ópera prima como director, estaba en sección oficial a concurso fue una alegría enorme. Sobre todo porque sabemos lo difícil que es estar en Málaga. Pues creo que el festival ha hecho muy bien desde su comité de selección en no incluir películas por el hecho de ser de Málaga, al margen de su calidad cinematográfica. Ellos saben la repercusión que puede tener una película malagueña en su sección principal, y como una elección injusta podría jugar en contra de la película y del festival. Así que dada la dificultad, la ilusión ha sido mayor.

La película bebe del cine negro estadounidense y de algunas referencias patrias como Toro, de Kike Maíllo ¿Cuáles han sido tus referentes artísticos, sociales, humanos para esta película?

Esta película está escrita mucho antes de que se escribiera Toro, y me siento bastante lejos de esa película, valorando muy positivamente la propuesta de Kike Maíllo. Al margen de esto, y de la existencia de la clara referencia del cine negro clásico estadounidense, hay muchas cosas realizadas de manera inconsciente, aunque evidentemente todo está inventado en el cine. Todos los directores bebemos de otros directores y todos los directores bebemos de otras películas, y he aprendido cine haciendo cine, equivocándome, y viendo películas. Entonces, para mí, no hay un referente claro y definido en HMNSV, aunque está claro que admiro enormemente el trabajo de Martin Scorsese, porque creo que hace una cosa clave. Cuando hace una película de cine negro la coloca en el tono en el que se tiene que hacer una película de cine negro. Y creo que esa puede ser la mayor referencia que ha tenido esta película. Había que contar la película así, aunque fuera dura, oscura, seca, con esos ramalazos de brutalidad.

También es verdad que a la hora de construir los personajes me he guiado por las cosas que conozco y he vivido en mi barrio. Hay figurantes que han vivido las situaciones de la película de manera real. No estamos ante un documental, pero sí que he vivido muy de cerca todo lo que hay en HMNSV. Estas situaciones que tristemente he vivido me llevan a colocarme en un lugar personal sobre el valor de la vida. Hemos querido ofrecer fidelidad al espectador, y creo que ahí está la clave de todo. Hay que valorar la inteligencia del espectador que guarda en su memoria audiovisual numerosas películas previas de cine negro, de ahí la importancia de ser fiel a la realidad en mi película.

Si hay algo que destaca en el film, además de su brillante ejecución técnica, es el reparto, un reparto de actores con mucha trayectoria intercalados con otros prácticamente noveles. ¿Cómo ha sido el trabajo con el reparto?

De cara al trabajo con el reparto ha sido clave que yo fuera el director de fotografía de la película. Pues eso me ha permitido poder rodar los planos que quería rodar, como los quería rodar, y sobre todo dar una libertad absoluta a los actores, pues cuando llegábamos al set nos poníamos hablar de la secuencia, teníamos nuestro tiempo para ensayar y en función de lo que montáramos así iluminaba la película. Evidentemente eso nos ha permitido el tener la cantidad de derroche técnico, de movimientos, de intensidad, para construir muy bien la interpretación de los actores. Hay algunos actores con los que hay un trabajo increíble detrás para poder sacar a la luz lo que habéis visto en la película, aunque no puedo dejar de admirar los trabajos interpretativos tremendos de algunos actores como es el caso de Antonio Dechent, Paco Tous o Elena Martínez que son actores que no hacían ni una toma mala.

Y el equipo técnico, con figuras tan destacadas como José M. G. Moyano en el montaje, ¿Cómo ha sido el trabajo con el equipo técnico?

Técnicamente hemos hecho un trabajo increíble. José M. G. Moyano y yo nos hemos puesto a sacar lo mejor de cada intérprete. José ha sido un hermano en el montaje. Desde la primera semana de edición, ya veíamos que hablábamos el mismo idioma, y como ves la película es muy complicada de montaje, pero no solo porque tenga secuencias de acción, que son siempre complejas, sobre todo en una ópera prima o una película que no tiene un alto prepuesto como sí tienen otras películas con las que se le compara, sino también por la enorme cantidad de material del que disponíamos. Estamos ante una película independiente y una ópera prima. Cuando llegué a montaje con José lo primero que traté de encontrar es un compañero que entendiera lo que estábamos haciendo y como lo estamos haciendo, y que le sacáramos el máximo rendimiento al material que teníamos.

Nosotros durante el rodaje estábamos construyendo todavía el guion, y cuando habíamos llegado a montaje el guion seguía construyéndose. O sea ha sido un proceso enorme. La reescritura de guion en montaje ha sido maravillosa. Tanto a nivel interpretativo como a nivel técnico hemos tenido una libertad y una posibilidad de rebeldía que admiro muchísimo y creo que hemos conseguido. La historia del cine está escrita de esta rebeldía y me alegro de haber estado en ese lugar, con este equipo y con esta libertad.

Es una película sumamente entretenida pero al mismo tiempo repleta de oscuridad y mirada social. ¿Qué esperas del público ante el inminente estreno de la película?

Lo que espero ya lo he conseguido. En cuando terminamos la película, Orange TV se incorpora a la misma, entramos en sección oficial del festival de Málaga, salimos en cine, estamos en prensa hablando contigo y otros compañeros estupendos. Cuando nos planteamos hacer la película, que ya era un regalo, con ese reparto, no esperábamos nada de esto, y todo lo que  ha venido después ha sido maravilloso. Entonces, estamos muy satisfechos, porque además el principal objetivo de esta película era poder seguir haciendo cine, seguir con la productora, con mi carrera como director, y eso lo hemos conseguido, pues estamos en marcha con el siguiente proyecto. Estamos llenos de satisfacción.

Lo que espero del público es que disfrute de la película, que se entretenga y que este film le haga hacer durante dos horas un viaje emocional. Creo que durante este tiempo van a estar inquietos y van a sentir emociones, y ese es uno de los objetivos que tiene plantearle un cineasta al público. El que esas horas que estés dentro de una sala de cine estés viviendo la vida de otra gente. Y en mi película creo que eso sucede, y van a vivir la vida de estos personajes que viajan en una tremenda oscuridad.

Hombre muerto no sabe vivir se estrena el 2 de julio.

Alberto Tovar


A FAVOR / EN CONTRA: HOMBRE MUERTO NO SABE VIVIR

#ContenidoRelacionado

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.