Compartir

Broadchurch  - Series 2 - Temporada 2 - PORTADA

 

Con un gran éxito de público y crítica en una primera temporada, BROADCHURCH, la serie británica creada por CHRIS CHIBNALL anunció una segunda temporada y muchas voces se posicionaron en contra pues todos los enigmas habían sido resueltos y no tenía mucho sentido proseguir una historia que ya estaba resuelta. Este lunes terminaba en UK por la ITV la segunda temporada y bueno… sí, es cierto que nadie hubiera agonizado esperando una continuación, ni se hubiera instalado una duda insuperable en el corazón de cualquier seriéfilo preguntándose sobre el futuro de alguno de sus personajes. Pero si entendemos las series de televisión como lo que son, un entretenimiento con mayor o menos nivel, tenemos que decir que la segunda temporada de BROADCHURCH cumple su cometido, no decepciona: entretiene, mantiene el mismo nivel de interés y calidad que la anterior temporada y nos aporta algo más. Pero si todavía no has visto BROADCHURCH, vayamos paso a paso.

La serie gira en torno al asesinato de Danny Latimer, un niño de 11 años que aparece una mañana muerto en la playa de Broadchurch, una localidad rural tranquila en el condado de Dorset, donde un hecho tan inusual conmueve y sacude violentamente a cada uno de sus miembros. El caso lo llevarán los detectives Alec Hardy (DAVID TENNANT) y Ellie Miller (OLIVIA COLMAN). El primero es un escocés trasferido que huye de un caso que le atormenta y se refugia en esta apacible lugar. Su compañera Ellie Miller en cambio, es miembro de la comunidad, y está muy enraizada en ella. A partir de entonces y a través de las investigaciones, saldrán a la luz secretos de sus vecinos, porque BROADCHURCH más allá de desvelar la identidad del asesino, de lo que trata es de las vidas de sus habitantes. Un drama rural con una dosis de misterio que se mantiene a lo largo de ocho capítulos de la primera temporada hasta desvelar la identidad del asesino, a la vez que queda claro que con este suceso se ha producido un punto sin retorno en la vida de cada uno de los personajes. Y lejos de resultar plomiza, quizá por el entorno, por el empleo de la música, por el color de las imágenes y sobretodo por la variedad de personajes y sus excepcionales interpretaciones, se disfruta de esta serie como de un helado en verano. Así que si no la has visto, desde EL PALOMITRÓN te recomendamos que lo hagas, y los BAFTA nos avalan: mejor drama, mejor actriz para OLIVIA COLDMAN (que es buena hasta decir basta) y mejor secundario (DAVID BRADLEY). Ésto en la primera temporada. Vayamos ahora a lo que nos ocupa: la segunda temporada (a partir de aquí spoilers).

 25

 

En la segunda temporada, lejos de plantear otro caso criminal para los detectives protagonistas, en lo que sería algo bastante extraño pues no olvidemos que Broadchurch, es una localidad apacible donde estos sucesos no ocurren con normalidad… los guionistas optan por continuar con el procedimiento posterior a desvelar la identidad del asesino: su juicio. Además, abren otra trama resucitando el caso sin resolver por el que Hardy huyó a Broadchurch. Y éstas son las dos líneas argumentales que se desarrollan durante los 8 capítulos y de las que nos ocupamos a continuación.

EL JUICIO

Lo que en principio iba a ser un procedimiento sencillo, pues nos encontrábamos ante un asesino confeso, da un giro de 180 grados al comienzo del primer capítulo cuando ante el tribunal el sospechoso se declara no culpable. Y a nivel de guión, ésto es una delicia. Se incorpora al reparto MARIANNE JEAN BAPTISTE como Sharon Bishop, abogada de la defensa que está soberbia en su papel y que desde luego, cualquier persona querría tener en caso de ser juzgado. La acusación tiene sus armas en Jocelyn Knight (CHARLOTTE RAMPLING) una prestigiosa abogada que ya había optado por la retirada, cuando este caso llama a su puerta y ante las circunstancias, se siente con la responsabilidad de hacerse cargo del él. El juicio ante un jurado popular transcurre entre testimonios policiales y familiares, que Bishop tratará de desmontar en beneficio de su defendido. Es cierto que quizá falten testimonios periciales que den un mayor realismo al procedimiento, pero lo que interesa en BROADCHURCH es el concepto de la duda a la hora de juzgar a alguien, lo que nos trae a la memoria la maravillosa película de SIDNEY LUMET, DOCE HOMBRES SIN PIEDAD en la que un jurado debía juzgar si un adolescente había matado a su padre. Todos estaban convencidos de la culpabilidad del menor menos uno, HENRY FONDA, que discrepa con el resto amparándose en la idea de la “duda razonable”. En BROADCHURCH no veremos al jurado u oiremos sus deliberaciones pero sí podemos imaginar lo que les puede rondar por la cabeza a la vista de cómo se va desarrollando el proceso. Y aquí entra el debate sobre las trampas en la justicia, sobre la dificultad de aplicarla y sobre si en bueno o malo que un jurado popular lo haga. “Una pelea callejera pero con pelucas” es como en un momento define Bishop el juicio y ahí lo dejamos. Pero finalmente, la lectura positiva de BROADCHURCH es que la unión de una comunidad puede ser más justa que un sistema judicial.

 Broadchurch-temporada-2-2

 

UN NUEVO ASESINO

El caso que le quita horas de vida a Hardy y por el que huye a Broadchurch vuelve a su vida. Lee Ashworth (JAMES D’ARCY), el principal sospechoso aparece en busca de su mujer Claire (EVE MYLESS) a la que Hardy tiene protegida. El detective está  bastante seguro de la culpabilidad de Lee pero perdió la prueba que le imputaría por lo que se castiga con asiduidad. Con la ayuda de Miller, se conocerán nuevos datos, conoceremos más sobre la vida de estos nuevos personajes y aparecerán nuevas sospechas. El caso se reabre y esta vez para resolverse con claridad. La trama entretiene, es equilibrada y sorprende en la misma línea de la primera temporada.

En conclusión y por finalizar diremos que el final de la temporada es redondo. Las tramas se cierran perfecta y razonablemente. No obstante, ITV anunció tras finalizar el último capítulo la renovación para una tercera entrega. Desconocemos por donde irán los tiros, sólo se abre un pequeño camino con los personajes de Bishop y Knight, asuntos judiciales pero la trama es insuficiente. Seguir con la familia Latimer sería ya un tanto cansino. No obstante, la misma sensación se tenía antes de comenzar esta temporada y definitivamente, ha valido la pena. Tendremos que esperar para ver si nos sorprenden o no. Y a ti ¿qué te ha parecido? ¿crees que la tercera temporada estará a la altura?

 

Elena Martín

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.