Compartir

 

 

sniper3

 

A menudo ocurre que, para poder hablar de la Historia, necesitamos varias décadas para poder describir los acontecimientos con perspectiva. Quizá sea algo de eso lo que le ha faltado a CLINT EASTWOOD en su nueva película, EL FRANCOTIRADOR. La cinta, protagonizada por un efectivo BRADLEY COOPER, cuenta el desarrollo militar y humano de un SEAL norteamericano, Chris Kyle, conocido por ser el francotirador más letal de los Estados Unidos.

EL FRANCOTIRADOR es una adaptación de la autobiografía del texano CHRIS KYLE, conocido en la armada estadounidense como La Leyenda, al ocasionar 160 muertes (confirmadas) en el conflicto iraquí. A lo largo de algo más de dos horas de metraje, EASTWOOD desarrolla no sólo los cuatro despliegues militares en los que el marine participó, también nos remonta a su infancia, el momento donde definitivamente se forja su personalidad. Y asistimos, paralelamente al belicismo del film, a los esfuerzos de su mujer Taya (SIENNA MILLER) por mantener un núcleo familiar estable para sus dos hijos.

 

OKbg05

 

El CHRIS KYLE que ha llevado a las pantallas EASTWOOD es una consecuencia de todo lo que rodea al joven marine, desde la amenaza de ser golpeado por el cinturón de su padre cuando era pequeño, a la justificación de la Guerra como pago a los daños causados a la nación. Desde niño, Kyle aprende a través de la figura paterna una lección a partir de la cual erigirá su vida y que establece que en la sociedad hay tres tipos de personas en el mundo: las ovejas, que han de ser conducidas, los lobos, que amenazan con devorarlas y los perros pastores, que han de velar por la seguridad y protección del rebaño. Kyle interiorizará este mensaje hasta el punto de sentir la llamada de la armada estadounidense a los treinta años de edad tras ver en televisión cómo grupos radicales islámicos atacan las embajadas de Estados Unidos en diferentes países. Un adoctrinamiento que salpica desde la pantalla hasta las butacas de la sala y que, si bien puede encajar entre el público estadounidense, en nuestras fronteras difícilmente podrá superar la barrera mental primera de que la obra a la que estamos asistiendo se trata de un ejercicio de propaganda. Hecho que se acentúa con los títulos de crédito, bandera ondeante e himno a los caídos inclusive (autoría del siempre fantástico compositor ENNIO MORRICONE).

 

OK american-sniper-is-not-an-army-recruitment-video

 

EASTWOOD consigue todo esto en una película que si bien integra a la perfección las debilidades familiares y las fortalezas en la batalla, acentúa aún más la deshumanización de un personaje que COOPER dota de realismo. El personaje interpretado por MILLER llega a decir: “quiero que vuelvas a ser un humano” y, si bien Kyle no sufre los horrores de la Guerra como muchos de sus otros compañeros, el ánimo del protagonista evoluciona hacia un estado intermedio e intermitente de euforia y apatía. El Chris Kyle al que da vida BRADLEY COOPER exhala adrenalina en cada decisión y en cada disparo, y se perfila como depredador cuando afirma que su puntería aumenta si el objetivo respira. Merecidísima nominación a Mejor Actor en los Oscars 2015 para el actor de Filadelfia.

 

OK Cooper_Sniper

 

Pero como en toda película bélica, la perspectiva que se tiene del conflicto es determinante para narrar los detalles del mismo. Y aquí EASTWOOD traduce las pérdidas humanas en ejecutados sin rostro ni voz, aunque partícipes de una rueda que se hace más grande y se lleva todo consigo. Kyle entiende la Guerra como uno más de sus planes de vida y su vida pasa por entregarse a América en primer término. La debilidad no llegará hasta el cuarto despliegue pero durante todo ese tiempo se granjeará la fama de ser el francotirador más letal de América y el número de muertes ejecutadas a base de apretar el gatillo y una extraordinaria puntería se traducirán en meras cifras donde mujeres y niños también suman.

En definitiva, CLINT EASTWOOD vuelve a realizar un trabajo de dirección formidable, donde hace grandes esfuerzos por dotar de ritmo y empatía a su historia, pero que funciona de manera parcial y no convence de forma total en su empeño de dignificar lo que está sujeto a la moralidad.

 

 

LO MEJOR:

  • La interpretación de BRADLEY COOPER
  • La construcción del personaje
  • La estructura y el ritmo

LO PEOR:

  • La parcialidad
  • La deshumanización de la muerte
  • El cierre mediante rótulos

 

 

Noelia Salcedo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.