El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

DOSSIER SERIES REDACTORES

EL COLAPSO. EL APOCALIPSIS QUE NO QUEREMOS VER

Se han producido muchas series y películas en este siglo acerca del fin del mundo. Sobre colapsos a nivel mundial que afectan a la sociedad en todos los terrenos, y desde todas las perspectivas y enfoques. Desde un punto de vista económico, sociológico, antropológico, cultural, con zombies, sin zombies… Es por ello que atreverse a producir una miniserie distópica bajo esta premisa puede no parecer una propuesta novedosa, pero quizá el oportunismo de El Colapso (L’Effondrement) haya supuesto un punto de interés que ha conseguido captar la atención del público e invitarnos a apreciar la calidad de esta propuesta.

Nadie imaginó que una pandemia mundial podía ser una realidad hasta que la crisis del COVID19 azotó al mundo este año. nadie imaginó que un colapso mundial podría estar tan próximo. Nadie excepto el colectivo francés Les Parasites, formado por Guillaume Desjardins, Jéremy Bernard y Bastien Ughietto. Canal+ Francia estrenó la serie en noviembre de 2019, y que desde el 14 de julio está disponible para el resto del mundo a través de Filmin.

El Colapso se basa en la teoría de la colapsología, que contempla la alta posibilidad de que en algún momento, el mundo tal como lo conocemos no sea capaz de abastecer de manera continua a todas las personas que viven en él. La serie narra los hechos con un tratamiento realista y sin heroicidades. Como reaccionaría el mundo si lo recursos se terminaran de un día para otro.

1×01 El supermercado

Lo que hace diferente a El Colapso

Si bien la serie no especifica el origen de este colapso mundial, se deduce una problemática vinculada al agotamiento de los combustibles fósiles y al cambio climático. La serie consta 8 capítulos de una duración aproximada de 20 minutos. Cada uno transcurre en un lugar diferente de aparentemente, la misma ciudad. Funcionan de manera independiente, si bien personajes de algunos capítulos aparecen de manera esporádica y subliminal en otros, en pos de transmitir una cohesión.

Los protagonistas de los capítulos intentan sobrevivir, y a medida que los días desde el colapso avanzan, el comportamiento de los protagonistas se vuelve más instintivo y violento.

Encontramos capítulos de calidad soberbia, y de naturaleza muy diferente tales como La residencia. Un capítulo pausado y profundamente emocional, dónde el guion es capaz de sostener una puesta en escena desasosegante. O La isla dónde la fotografía se luce y marca un punto de vista agitado, tenso, e intrigante, haciendo que el espectador se aflija de manera radicalmente diferente. Esta variedad en las localizaciones y los puntos de vista de los protagonistas transmite un mensaje de democratización ante el colapso, que afecta a todas las clases en todos los contextos.

Los capítulos dejan un final abierto, precedido de una nota de piano, que presagia un desenlace previsiblemente negativo en la mayoría de los casos. Los personajes se abocan al fracaso y a la destrucción, en muchas ocasiones por su propio egoísmo. Por parte de los guionistas, existe un esfuerzo por hacer que el espectador establezca un juicio de valores acerca de los actos de los personajes. Y la pregunta acerca de si una situación de este calibre es una realidad imparable.

1×07 La isla

El plano secuencia no es un reclamo

Es común encontrar a esta serie vendiéndose como una miniserie sobre el fin del mundo rodada en plano secuencia. Resulta curioso como un recurso cinematográfico como el plano secuencia tiene la capacidad de convertirse en un titular aun a día de hoy. Cuando cada vez existen más producciones que lo utilizan, y su uso abusivo llega incluso a desvirtuar el valor de la técnica.

Evidentemente, que cada capítulo de El Colapso se haya filmado en plano secuencia, por muy espectacular que pueda sonar, no es el mayor atractivo de la serie. El reclamo no debería ser la inclusión del plano secuencia, sino el uso que se le da a éste. En la serie, la cámara adquiere una componente plenamente psicológica, saltando de un personaje a otro y situándose en todo momento cerca de la acción. Se adapta a ritmos diferentes, en función de la naturaleza del capítulo y de la evolución de la tensión en el mismo. La cámara y el plano secuencia se convierten en elementos que favorecen la inmersión y aumentan la intensidad de la experiencia.

1×02 La estación de servicio

Una experiencia inmersiva

Si bien El Colapso podría parecer una propuesta atrevida, se sigue moviendo en los parámetros establecidos de lo que se podría esperar de un relato distópico y postapocalíptico en 2020.

Desde nuestro punto de vista, la serie gana cuando se concibe como una experiencia para ser vivida, más que como una serie con anhelo de trascender o causar una reflexión. Pues en este sentido otras obras han ahondado de manera mas incisiva y directa. Su mayor virtud radica en su componente inmersiva.

El Colapso cuenta con un más que elogiable trabajo de dirección y una resolución técnica brutal que consigue aportar ese realismo visceral que la caracteriza. Los personajes, aunque estereotipados (algo esperable en cortos de 20 minutos), consiguen marcar un retrato de la catástrofe social que se vive a diario en el mundo real.

¿Dónde y cuando?

  • Fecha de estreno: 14 de julio de 2020
  • Plataforma de emisión: Filmin
  • Número de episodios: 8
  • Duración aproximada: 15 – 25 min
  • Te gustará si te gustan… las emociones fuertes y las historias de supervivencia

Pablo Sánchez

¡Gracias por participar!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.