Compartir

 

DIXIE2

 

Nadie duda de que la animación requiera una gran labor anterior. Conlleva muchos meses de postproducción, y la labor de los profesionales es encomiable, aunque a veces sea más infravalorada que otros géneros. No obstante, hay infinidad de títulos, y que están en diferente escala cualitativamente hablando.

DIXIE Y LA REBELION ZOMBIE es la secuela de PAPÁ, SOY UNA ZOMBI, con el mismo director detrás RICARDO RAMÓN, que en el mismo tiempo (unos 80 minutos) acerca de nuevo las aventuras de una chica que debe volver a hacer frente al mal.

 

DIXIE1

 

La vida diaria de instituto ya se ha visto y la conocemos, la de las castas dentro de las aulas: las populares maliciosas, los frikis buenazos, y una protagonista peculiar incomprendida que se rebela. Esta es Dixie, una chica diferente a la que ya conocimos en la precuela: es gótica (con el estilismo muy edulcorado) lleva mechas, maquillaje morado y rosa, calaveras con minifaldas… Vamos, como las futuras adolescentes que a día de hoy juegan con las Monster High. Su padre trabaja en una funeraria y tiene dos amigos zombis, Isis y Gooner, que le ayudan a luchar contra Nigreda, la líder de los zombis que espera conquistar el mundo de los vivos. La protagonista es una heroína muy guay, pero el guion, tan poco forjado, le hace flaco favor.

Los zombis son un recurso siempre recurrente y que nunca parece tener fin.  Se puede hacer uso de ellos en casi todos los géneros. Ahora bien, depende de cómo se les trate, el resultado variará. Y aquí no se les ha sacado todo el jugo necesario (cuando tratándose de animación y fantasía los límites eran más remotos).

 

DIXIE3

 

La producción resultante es insulsa, sin fuerza, como si no se hubiera cocinado del todo. Le falta algo más de chispa. Pese a sus buenas intenciones, no le saca el jugo necesario. Y eso que intenta añadir demasiados detalles y varios giros, pero que finalmente la película no puede digerir fácilmente. El argumento pega más en una serie de canal temático para niños que en una adaptación a la gran pantalla.

Los autores han bebido del universo de Tim Burton. La división de dos mundos recuerda irremediablemente a LA NOVIA CADAVER, con esas sombras y luces tenebrosas pero cálidas (los rosas y azules se entremezclan en la tenebrosidad).

La película se queda demasiado corta. Una vez vista y revisada, la evaluación queda de la siguiente manera: No recomendada para mayores de 12 años. Pero si de algo da fe esta adolescente de pelo rosa y su historia, es que la industria cinematográfica sigue trabajando poco a poco e intentando  hacerse un hueco donde es casi una quimera subsistir.

 

 

LO MEJOR:

  • La protagonista
  • Entretenida para los más pequeños
  • El argumento es genérico y puede llegar a diferentes culturas

LO PEOR:

  • Un guion poco elaborado
  • Escasa originalidad en el la historia

 

 

María Aller

Compartir
Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.